Jeremiah


Jeremiah 1

1
Las palabras de Jeremías hijo de Hilquías, de los sacerdotes que estaban en Anatot, en la tierra de Benjamín.
2
La palabra de Jehovah le vino en los Días de Josías hijo de Amón, rey de Judá, en el año 13 de su reinado.
3
También le vino en los Días de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, hasta el final del año 11 de Sedequías hijo de Josías, rey de Judá, es decir, hasta la cautividad de Jerusalén en el mes quinto.
4
Vino a Mí la palabra de Jehovah, diciendo:
5
--Antes que yo te formase en el vientre, te Conocí; y antes que salieses de la matriz, te consagré y te di por profeta a las naciones.
6
Y yo dije: --¡Oh Señor Jehovah! He Aquí que no sé hablar, porque soy un muchacho.
7
Pero Jehovah me dijo: --No digas: "Soy un muchacho"; porque a todos a quienes yo te Envíe Tú Irás, y todo lo que te mande Dirás.
8
No tengas temor de ellos, porque yo estaré contigo para librarte, dice Jehovah.
9
Entonces Jehovah Extendió su mano y Tocó mi boca. Y me dijo Jehovah: --He Aquí, pongo mis palabras en tu boca.
10
Mira, en este Día te he constituido sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y desmenuzar, para arruinar y destruir, para edificar y plantar.
11
Entonces vino a Mí la palabra de Jehovah, diciendo: --¿Qué ves, Jeremías? Y Respondí: --Veo una vara de almendro.
12
Y Jehovah me dijo: --Has visto bien, porque yo vigilo sobre mi palabra para ponerla por obra.
13
Vino a Mí la palabra de Jehovah por segunda vez, diciendo: --¿Qué ves? Y Respondí: --Veo una olla hirviente que se vuelca desde el norte.
14
Entonces Jehovah me dijo: --Del norte se Desatará el mal sobre todos los habitantes del País.
15
Porque he Aquí que yo convoco a todas las familias de los reinos del norte, dice Jehovah. Ellos Vendrán, y cada uno Pondrá su trono a la entrada de las puertas de Jerusalén, junto a todos sus muros alrededor y en todas las ciudades de Judá.
16
Y proferiré mis juicios contra ellos por toda su maldad con que me abandonaron, pues ofrecieron incienso a otros dioses y se postraron ante la obra de sus propias manos.
17
Tú, pues, ciñe tus lomos y Levántate; Tú les Dirás todo lo que yo te mande. No te amedrentes delante de ellos, no sea que yo te amedrente delante de ellos.
18
Porque he Aquí que yo te he puesto hoy como una ciudad fortificada, como una columna de hierro y como un muro de bronce contra todo el País; tanto para los reyes de Judá, como para sus magistrados, para sus sacerdotes y para el pueblo de la tierra.
19
Lucharán contra ti, pero no te Vencerán; porque yo estaré contigo para librarte, dice Jehovah.

Jeremiah 2

1
Vino a Mí la palabra de Jehovah, diciendo:
2
"Vé, proclama a los Oídos de Jerusalén y diles que Así ha dicho Jehovah: 'Me acuerdo de ti, de la lealtad de tu juventud, del amor de tu noviazgo, cuando andabas en pos de Mí en el desierto, en una tierra no sembrada.
3
Santo era Israel para Jehovah, primicia de su cosecha. Todos los que le devoraban eran culpables, y el mal Recaía sobre ellos', dice Jehovah."
4
¡Oíd la palabra de Jehovah, oh casa de Jacob y todas las familias de la casa de Israel!
5
Así ha dicho Jehovah: "¿Qué maldad hallaron en Mí vuestros padres, para que se hayan alejado de Mí y se hayan ido tras la vanidad, haciéndose vanos ellos mismos?
6
No dijeron: '¿Dónde Está Jehovah, que nos hizo subir de la tierra de Egipto y nos condujo por el desierto, por una tierra árida y de hoyos, por una tierra reseca y de densa oscuridad, por una tierra por la cual Ningún hombre ha pasado, ni Habitó Allí hombre alguno?'
7
Yo os introduje en una tierra fértil, para que comierais de su fruto y de lo bueno de ella. Pero cuando entrasteis, contaminasteis mi tierra y convertisteis mi heredad en Abominación.
8
Los sacerdotes no dijeron: '¿Dónde Está Jehovah?' Los que se ocupaban de la ley no me conocieron. Los pastores se rebelaron contra Mí, y los profetas profetizaron en nombre de Baal y anduvieron tras lo que no aprovecha.
9
Por tanto, dice Jehovah, Aún contenderé contra vosotros; contra los hijos de vuestros hijos contenderé.
10
Pasad a las costas de Quitim y observad. Enviad a Quedar y considerad cuidadosamente. Ved si acaso se ha hecho algo semejante a esto.
11
¿Acaso alguna Nación ha cambiado sus dioses, a pesar de que ellos no son dioses? Sin embargo, mi pueblo ha cambiado su gloria por lo que no aprovecha.
12
"¡Espantaos, oh cielos, y horrorizaos por esto! Temblad en gran manera, dice Jehovah.
13
Porque dos males ha hecho mi pueblo: Me han abandonado a Mí, que soy fuente de aguas vivas, y han cavado para Sí cisternas, cisternas rotas que no retienen el agua.
14
"¿Acaso es Israel un esclavo, o uno nacido en casa? ¿Por qué ha llegado a ser una presa?
15
Los leones rugieron contra él, emitieron su voz e hicieron de su tierra una Desolación. Sus ciudades Están devastadas y sin habitantes.
16
Aun los hijos de Menfis y de Tafnes te rompieron el Cráneo.
17
¿No te ha sobrevenido esto porque abandonaste a Jehovah tu Dios cuando él te Conducía por el camino?
18
Ahora pues, ¿qué tienes Tú que ver con el camino de Egipto, para que bebas las aguas del Nilo? ¿Y qué tienes que ver con el camino de Asiria, para que bebas las aguas del Río?"
19
El Señor Jehovah de los Ejércitos dice: "Tu maldad te Castigará, y tu Apostasía te Condenará. Reconoce, pues, y ve Cuán malo y amargo es el haber abandonado a Jehovah tu Dios y el no haberme temido.
20
Porque desde hace mucho quebraste tu yugo y rompiste tus coyundas. Dijiste: '¡No serviré!' Ciertamente sobre toda colina alta y debajo de todo árbol frondoso te echabas Tú, oh prostituta.
21
Yo te planté como una vid escogida, como una simiente del todo verdadera. ¿Cómo, pues, te me has convertido en una cosa repugnante, en una vid extraña?"
22
El Señor Jehovah dice: "Aunque te laves con Lejía y amontones Jabón sobre ti, la mancha de tu pecado Permanecerá delante de Mí.
23
¿Cómo puedes decir: 'No estoy contaminada; nunca anduve tras los Baales'? Mira tu proceder en el valle; reconoce lo que has hecho, oh camellita liviana que entrecruza sus caminos.
24
Eres un asna montés, acostumbrada al desierto, que en el ardor de su deseo olfatea el viento. Estando en su celo, ¿quién la Detendrá? Todos los que la busquen no Tendrán que fatigarse, pues la Hallarán en su ardor.
25
¡Evita que tus pies anden descalzos y que tu garganta tenga sed! Pero dijiste: '¡No, es Inútil! Porque amo a los extraños, y tras ellos he de ir.'
26
"Como el Ladrón se avergüenza cuando es sorprendido, Así se Avergonzarán los de la casa de Israel--ellos, sus reyes, sus magistrados, sus sacerdotes y sus profetas--,
27
los que dicen a un árbol: 'Tú eres mi padre', y a una piedra: 'Tú me has dado a luz.' "Ciertamente me han dado las espaldas y no la cara, pero en el tiempo de su angustia dicen: '¡Levántate y Líbranos!'
28
Pero, ¿Dónde Están tus dioses que te hiciste? ¡Que se levanten, si te han de librar en el tiempo de tu desgracia! Porque Según el Número de tus ciudades, oh Judá, han sido tus dioses.
29
¿Por qué contendéis conmigo? Todos vosotros os habéis rebelado contra Mí, dice Jehovah.
30
En vano he azotado a vuestros hijos; ellos no han recibido Corrección. Vuestra espada ha devorado a vuestros profetas como un León destructor.
31
¡Oh Generación, considerad la palabra de Jehovah! ¿Acaso he sido para Israel como un desierto o como una tierra de tinieblas? ¿Por qué ha dicho mi pueblo: 'Somos libres; nunca Más volveremos a ti'?
32
¿Se olvida acaso la virgen de sus joyas, o la novia de su Atavío? Sin embargo, mi pueblo se ha olvidado de Mí por innumerables Días.
33
"¡Qué bien dispones tus caminos para buscar amor! Ciertamente aun a las malas mujeres enseñaste tus caminos.
34
Hasta en tus faldas se ha encontrado la sangre de las personas pobres e inocentes. No los hallaste forzando la entrada. Sin embargo, en todo esto
35
Tú dices: 'Soy inocente; ciertamente él ha apartado su ira de Mí.' Porque dijiste: 'No he pecado', he Aquí que yo entraré en juicio contra ti.
36
¡Cuán Frívola eres para cambiar tus caminos! También Serás avergonzada por Egipto, como fuiste avergonzada por Asiria.
37
También de Allí Saldrás con las manos sobre tu cabeza. Porque Jehovah ha desechado los objetos de tu confianza, y no Prosperarás con ellos."

Jeremiah 3

1
Se dice: "Si alguno despide a su mujer, y ella se va de él y se casa con otro hombre, ¿Podrá él después volver a ella? ¿No Habrá sido esa tierra del todo profanada? "Tú te has prostituido con muchos amantes; pero, ¡vuelve a Mí!, dice Jehovah.
2
Alza tus ojos a los cerros y mira: ¿En qué lugar no se han acostado contigo? En los caminos te sentabas para ellos, como un árabe en el desierto. Con tus prostituciones y con tu maldad has profanado la tierra.
3
Por esta causa han sido detenidos los aguaceros, y ha faltado la lluvia Tardía. Sin embargo, tuviste el descaro de una prostituta y no quisiste tener vergüenza.
4
¿Acaso no me llamas ahora: 'Padre Mío', o 'Tú eres el amigo de mi juventud'?
5
'¿Guardará enojo para siempre? ¿Eternamente lo Guardará?' He Aquí que has hablado Así, pero has hecho cuantas maldades Podías."
6
Jehovah me dijo en los Días del rey Josías: "¿Has visto lo que ha hecho la Apóstata Israel? Ella ha ido a todo monte alto; y bajo todo árbol frondoso, Allí se ha prostituido.
7
Y dije: 'Después que ella hizo todo esto, Volverá a Mí.' Pero no Volvió; y lo vio su hermana, la desleal Judá.
8
Ella vio que precisamente porque la Apóstata Israel Había cometido adulterio, yo la Había despedido y le Había dado carta de divorcio. Pero su hermana, la desleal Judá, no tuvo temor; Más bien, fue y se Prostituyó ella también.
9
Y Sucedió que a causa de que su Prostitución le era liviana, se Prostituyó con la piedra y con el árbol, y Profanó la tierra.
10
Con todo esto, su hermana, la desleal Judá, no Volvió a Mí con todo su Corazón, sino con falsedad", dice Jehovah.
11
Jehovah me dijo Además: "Más justa es el alma de la Apóstata Israel que la de la desleal Judá.
12
Vé y proclama estas palabras hacia el norte. Dirás: 'Vuelve, oh Apóstata Israel, dice Jehovah. No haré caer mi ira sobre vosotros, porque soy misericordioso, dice Jehovah. No guardaré enojo para siempre.
13
Sólo reconoce tu maldad, porque contra Jehovah tu Dios te has rebelado, has repartido tus favores a los extraños bajo todo árbol frondoso y no has escuchado mi voz,' dice Jehovah.
14
"¡Volveos, oh hijos rebeldes, porque yo soy vuestro señor!, dice Jehovah. Os tomaré, uno por ciudad y dos por familia, y os traeré a Sion.
15
Os daré pastores Según mi Corazón, y ellos os Pastorearán con conocimiento y discernimiento.
16
Y Acontecerá, dice Jehovah, que cuando os multipliquéis y Seáis fecundos en la tierra, en aquellos Días, no Dirán Más: '¡El arca del pacto de Jehovah!' No Vendrá a la mente, ni se Acordarán de ella, ni la Echarán de menos, ni la Volverán a hacer.
17
En aquel tiempo a Jerusalén le Llamarán Trono de Jehovah. Todas las naciones se Congregarán en Jerusalén por causa del nombre de Jehovah, y no Andarán Más Según la dureza de su malvado Corazón.
18
En aquellos tiempos la casa de Judá Caminará con la casa de Israel, y Vendrán juntas de la tierra del norte a la tierra que hice heredar a vuestros padres.
19
"Yo Decía: '¿Cómo te he de poner entre los hijos y te he de dar la tierra deseable, la heredad Más bella de las huestes de las naciones?' Y yo mismo Decía: 'Me Llamarás Padre Mío y no te Apartarás de en pos de Mí.'
20
Pero como la mujer que traiciona a su compañero, Así me habéis traicionado, oh casa de Israel", dice Jehovah.
21
Una voz fue Oída en los cerros: Es el llanto de los ruegos de los hijos de Israel, porque han pervertido su camino y se han olvidado de Jehovah su Dios.
22
--¡Volveos, oh hijos rebeldes, y os sanaré de vuestras rebeliones! --Henos Aquí; nosotros venimos a ti, porque Tú eres Jehovah nuestro Dios.
23
Ciertamente para engaño son las colinas y el bullicio en los montes. Ciertamente en Jehovah nuestro Dios Está la Salvación de Israel.
24
Lo vergonzoso ha consumido desde nuestra juventud el esfuerzo de nuestros padres: sus ovejas y sus vacas, sus hijos y sus hijas.
25
Yacemos en nuestra vergüenza, y nuestra desgracia nos cubre; porque nosotros y nuestros padres hemos pecado contra Jehovah nuestro Dios desde nuestra juventud hasta este Día. No hemos escuchado la voz de Jehovah nuestro Dios.

Jeremiah 4

1
--Si has de volver, oh Israel, vuelve a Mí, dice Jehovah. Si quitas tus abominaciones de mi presencia, y no divagas;
2
y si juras con verdad, con derecho y con justicia, diciendo, "¡Vive Jehovah!", entonces en él Serán benditas las naciones, y en él se Gloriarán.
3
Porque Así ha dicho Jehovah a los hombres de Judá y de Jerusalén: --Abríos surcos y no sembréis entre espinos.
4
Circuncidaos para Jehovah; quitad el prepucio de vuestro Corazón, oh hombres de Judá y habitantes de Jerusalén. No sea que por la maldad de vuestras obras mi ira salga como fuego y arda, y no haya quien la apague.
5
Declarad en Judá y hacedlo Oír en Jerusalén, diciendo: "¡Tocad la corneta en el País! Pregonad a plena voz y decid: '¡Reuníos y entremos en las ciudades fortificadas!
6
¡Alzad bandera hacia Sion; buscad refugio y no os Detengáis!' Porque yo hago venir del norte calamidad y gran quebrantamiento.
7
El León sale de su espesura; se ha puesto en marcha el destructor de las naciones. Ha salido de su lugar para convertir tu tierra en Desolación. Tus ciudades Serán devastadas y dejadas sin habitantes.
8
Por eso, Ceñíos de cilicio. Lamentad y gemid, porque el ardor de la ira de Jehovah no se ha apartado de nosotros.
9
"Y Sucederá en aquel Día que Desfallecerá el Corazón del rey y el Corazón de los magistrados, dice Jehovah. Los sacerdotes se Quedarán horrorizados, y los profetas Quedarán Atónitos."
10
Entonces dije: "¡Oh Señor Jehovah! De veras has engañado a este pueblo y a Jerusalén, diciendo: 'Tendréis paz', mientras que la espada penetra hasta el alma."
11
En aquel tiempo se Dirá a este pueblo y a Jerusalén: "Un viento caliente viene desde los cerros del desierto en Dirección de la hija de mi pueblo, pero no para aventar ni para limpiar.
12
Un viento Más fuerte que éstos viene de parte Mía. Ahora también yo declararé juicios contra ellos."
13
He Aquí que Subirá como las nubes, y sus carros son como torbellino. Sus caballos son Más veloces que las águilas. ¡Ay de nosotros, porque somos devastados!
14
Lava de maldad tu Corazón, oh Jerusalén, para que seas salva. ¿Hasta Cuándo Dejarás permanecer en medio de ti tus planes de iniquidad?
15
Porque ya se oye la voz del que trae las noticias desde Dan y del que informa de la calamidad desde la Región montañosa de Efraín.
16
Anunciad a las naciones; he Aquí, haced Oír en Jerusalén: "Vienen guardias de tierra lejana y Alzarán su voz contra las ciudades de Judá.
17
Como guardias de campo Estarán alrededor de ella, porque se Rebeló contra Mí", dice Jehovah.
18
Tu camino y tus transgresiones te han acarreado esto. Esta es tu desgracia. ¡Cuán amargo! Porque Llegó hasta tu Corazón.
19
¡Ay, mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las paredes de mi Corazón. Se conmociona mi Corazón dentro de Mí. No callaré, oh alma Mía, porque lo que has Oído es el sonido de la corneta, el Pregón de guerra.
20
Quebranto sigue a quebranto, porque toda la tierra es devastada. ¡De repente son devastadas mis moradas; en un momento, mis tiendas!
21
¿Hasta Cuándo habré de ver la bandera y tendré que Oír el sonido de la corneta?
22
Porque mi pueblo es insensato; no me conocen. Son hijos ignorantes y carentes de entendimiento. Son expertos para hacer el mal, pero no saben hacer el bien.
23
Miré la tierra, y he Aquí que estaba sin orden y Vacía. Miré los cielos, y no Había en ellos luz.
24
Miré las montañas, y he Aquí que temblaban; todas las colinas se Estremecían.
25
Miré, y he Aquí que no Había hombre, y todas las aves del cielo Habían huido.
26
Miré, y he Aquí que la tierra fértil era un desierto. Todas sus ciudades Habían sido devastadas ante la presencia de Jehovah, ante el ardor de su ira.
27
Porque Así ha dicho Jehovah: "Todo el País Será desolado, aunque no lo consumiré del todo.
28
Por esto se enluta la tierra, y se oscurecen los cielos arriba; porque he hablado, lo he planeado y no cambiaré de parecer, ni desistiré de ello."
29
Todas las ciudades huyen del estruendo de los jinetes y de los arqueros. Se meten en la espesura de los bosques y suben a los peñascos. Todas las ciudades Están abandonadas; nadie habita en ellas.
30
Y Tú, oh devastada, ¿qué Harás? Aunque te vistas de grana y te adornes con adornos de oro, aunque te agrandes los ojos con pintura, en vano te embelleces. Tus amantes te Despreciarán; lo que ellos buscan es tu vida.
31
Porque Oí una voz como de mujer que tiene dolores de parto, angustia como de primeriza. Es la voz de la hija de Sion que gime y extiende sus manos, diciendo: "¡Ay de Mí, pues mi alma desfallece ante los asesinos!"

Jeremiah 5

1
Recorred las calles de Jerusalén; mirad, pues, y sabed. Buscad en sus plazas a ver si Halláis un solo hombre, a ver si hay alguno que practique el derecho y que busque la fidelidad; y yo la perdonaré.
2
Pero aunque dicen: "¡Vive Jehovah!", ciertamente juran en falso.
3
Oh Jehovah, ¿no buscan tus ojos la fidelidad? Tú los azotaste, y no les Dolió; los consumiste, pero rehusaron recibir Corrección. Endurecieron sus caras Más que la piedra y rehusaron volver.
4
Entonces dije: "Ciertamente ellos son unos pobres; se han entontecido, porque no han conocido el camino de Jehovah, el mandato de su Dios.
5
Me iré, pues, a los grandes y les hablaré, porque ellos Sí conocen el camino de Jehovah, el juicio de su Dios." Pero ellos también quebraron el yugo y rompieron las coyundas.
6
Por eso los Herirá el León del bosque, los Destruirá el lobo de los sequedales, y el leopardo Acechará sus ciudades. Cualquiera que salga de ellas Será despedazado; porque sus rebeliones se han multiplicado, y se ha aumentado su Apostasía.
7
"¿Por qué te he de perdonar por esto? Tus hijos me abandonaron y juraron por lo que no es Dios. Yo los sacié, pero ellos cometieron adulterio y frecuentaron casas de prostitutas.
8
Como caballos de Cría, excitados, cada cual relinchaba por la mujer de su Prójimo.
9
¿No habré de castigar por esto?, dice Jehovah. ¿No Tomará venganza mi alma de una Nación como ésta?
10
"Escalad las terrazas de sus vides y destruid, pero no la Consumáis. Quitad sus ramas, porque no son para Jehovah.
11
Porque resueltamente me han traicionado la casa de Israel y la casa de Judá", dice Jehovah.
12
Negaron a Jehovah y dijeron: "El no existe. No Vendrá el mal sobre vosotros, ni veremos espada ni hambre.
13
Los profetas Serán convertidos en viento, puesto que la palabra no Está en ellos. Así se ha de hacer con ellos."
14
Por tanto, Así ha dicho Jehovah Dios de los Ejércitos: "Porque dijisteis estas palabras, he Aquí que yo pongo mis palabras en tu boca como fuego. Este pueblo Será la leña, y el fuego los Devorará.
15
He Aquí, dice Jehovah, yo traigo sobre vosotros, oh casa de Israel, una Nación distante, una Nación robusta, una Nación antigua, una Nación cuya lengua ignoras; no Entenderás lo que diga.
16
Su aljaba es como sepulcro abierto; todos ellos son valientes.
17
Comerá tu mies y tu pan; Comerá a tus hijos y a tus hijas. Comerá tus ovejas y tus vacas; Comerá tus viñas y tus higueras. A espada Destruirá tus ciudades fortificadas en las cuales Confías.
18
Sin embargo, dice Jehovah, no os consumiré del todo en aquellos Días.
19
"Sucederá que cuando pregunten: '¿Por qué nos hizo Jehovah nuestro Dios todas estas cosas?', entonces les Responderás: 'De la manera que me abandonasteis y servisteis a dioses extraños en vuestra tierra, Así serviréis a extranjeros en tierra ajena.'
20
"Anunciad esto en la casa de Jacob y hacedlo Oír en Judá:
21
'Oíd esto, pueblo insensato y sin entendimiento. Tienen ojos y no ven; tienen Oídos y no oyen.
22
¿A Mí no me temeréis?, dice Jehovah. ¿No temblaréis delante de Mí, que puse la arena como Límite del mar, por decreto eterno que no lo Podrá traspasar? Se Levantarán sus olas, pero no Prevalecerán; Rugirán, pero no lo Pasarán.'
23
No obstante, este pueblo tiene Corazón obstinado y rebelde; se han apartado y se han ido.
24
No dicen en su Corazón: 'Temamos, pues, a Jehovah nuestro Dios, que da en su tiempo la lluvia temprana y la Tardía, y nos guarda los tiempos establecidos para la siega.'
25
Vuestras iniquidades han desviado estas cosas, y vuestros pecados os han privado del bien.
26
Porque en mi pueblo se encuentran Impíos que vigilan como quien ha puesto una trampa. Ponen objetos de Destrucción y atrapan hombres.
27
Como jaulas llenas de Pájaros, Así Están sus casas llenas de fraude. Así se han hecho grandes y ricos.
28
Se han puesto gordos y lustrosos. Incluso, sobrepasan las obras del malo. En el juicio no defienden la causa del huérfano de modo que se le haga prosperar, y no juzgan la causa de los necesitados.
29
"¿No habré de castigar por esto?, dice Jehovah. ¿No Tomará venganza mi alma de una Nación como ésta?
30
Cosas espantosas y horribles suceden en la tierra:
31
Los profetas profetizan con mentira, y los sacerdotes dirigen por su propia cuenta. Y mi pueblo Así lo quiere. ¿Qué, pues, haréis cuando llegue su fin?

Jeremiah 6

1
"Oh hijos de Benjamín, huid de en medio de Jerusalén y tocad la corneta en Tecoa. Levantad señales de humo sobre Bet-haquérem, porque del norte se ve venir el mal y el gran quebrantamiento.
2
"Como una deleitosa pradera es la hija de Sion.
3
Hacia ella vienen los pastores con sus rebaños. Alrededor de ella ponen sus tiendas; cada cual apacienta en su lugar."
4
¡Haced guerra santa contra ella! ¡Levantaos y subamos a Mediodía! ¡Ay de nosotros, porque el Día va declinando, y se extienden las sombras del anochecer!
5
¡Levantaos, subamos de noche y destruyamos sus palacios!
6
Porque Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: "¡Cortad sus árboles y levantad un terraplén contra Jerusalén! Esta es la ciudad que ha de ser castigada. Todo en ella es Opresión.
7
Como la cisterna preserva frescas sus aguas, Así ella preserva fresca su maldad. En ella se oye hablar de violencia y Destrucción; continuamente hay enfermedad y heridas en mi presencia.
8
Corrígete, oh Jerusalén, no sea que mi alma se aparte de ti; no sea que yo te convierta en Desolación, en tierra no habitada."
9
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: "Al remanente de Israel lo Rebuscarán como a una vid. Como un vendimiador, vuelve tu mano a las ramas."
10
¿A quién tengo que hablar y amonestar, para que oigan? He Aquí que sus Oídos Están sordos, y no pueden Oír. He Aquí que la palabra de Jehovah les es afrenta, y no la desean.
11
Por tanto, estoy lleno de la ira de Jehovah; cansado estoy de contenerme. "¡Derrámala sobre el niño en la calle, y sobre el Círculo de los Jóvenes! Porque tanto el marido como la mujer Serán apresados, y el anciano con el lleno de Días.
12
Sus casas Serán traspasadas a otros; asimismo, sus campos y sus mujeres, dice Jehovah. Porque extenderé mi mano contra los habitantes del País,
13
pues desde el menor hasta el mayor de ellos, cada uno persigue las ganancias deshonestas. Desde el profeta hasta el sacerdote, todos obran con engaño
14
y curan con superficialidad el quebranto de mi pueblo, diciendo: 'Paz, paz.' ¡Pero no hay paz!
15
"¿Acaso se han avergonzado de haber hecho Abominación? ¡Ciertamente no se han avergonzado, ni han sabido humillarse! Por tanto, Caerán entre los que caigan; en el tiempo en que yo los castigue, Tropezarán", ha dicho Jehovah.
16
Así ha dicho Jehovah: "Deteneos en los caminos y mirad. Preguntad por las sendas antiguas, Cuál sea el buen camino, y andad en él; y hallaréis descanso para vuestras almas." Pero ellos dijeron: "¡No andaremos en él!"
17
"También puse sobre ellos centinelas que dijeran: '¡Escuchad el sonido de la corneta!' Pero dijeron: 'No escucharemos.'
18
Por tanto, Oíd, oh naciones; y conoce, oh Congregación, lo que les Sucederá.
19
Escucha, oh tierra: He Aquí, yo traigo sobre este pueblo el mal, el fruto de sus pensamientos. Porque no atendieron a mis palabras; y en cuanto a mi ley, la han desechado.
20
"¿De qué vale que me Traigáis este incienso de Saba y caña Aromática de tierra lejana? Vuestros holocaustos no son aceptables, ni vuestros sacrificios son de mi agrado.
21
Por tanto, Así ha dicho Jehovah, he Aquí que yo pongo tropiezos a este pueblo, y Caerán en ellos los padres junto con los hijos; el vecino y su Prójimo Perecerán."
22
Así ha dicho Jehovah: "He Aquí que viene un pueblo de la tierra del norte; una gran Nación se Despertará en los confines de la tierra.
23
Empuñan el arco y la lanza. Son crueles; no tienen misericordia. Su estruendo resuena como el mar. Montan sobre caballos, y como un solo hombre se disponen para la batalla contra ti, oh hija de Sion."
24
Oímos de su fama, y nuestras manos se debilitaron. La angustia se Apoderó de nosotros, dolor como de mujer que da a luz.
25
No salgas al campo, ni vayas por el camino; porque la espada del enemigo y el terror Están por todas partes.
26
Oh hija de mi pueblo, Cíñete de cilicio y revuélcate en ceniza. Haz duelo como por hijo único, llanto de amargura; porque Súbitamente Vendrá sobre nosotros el destructor.
27
"Te he puesto en la torre como un centinela en medio de mi pueblo. Conoce, pues, y observa el camino de ellos.
28
Todos ellos son de lo Más obstinados y andan calumniando. Son bronce y hierro; todos ellos son corruptores.
29
El fuelle sopla, y el plomo es consumido por el fuego. En vano se esfuerza el fundidor, pues los malos no se desprenden.
30
Los llaman Plata Desechada, porque Jehovah los ha desechado."

Jeremiah 7

1
La palabra de Jehovah que vino a Jeremías, diciendo:
2
"Ponte de pie junto a la puerta de la casa de Jehovah y proclama Allí esta palabra. Diles: Oíd la palabra de Jehovah, todos los de Judá que Entráis por estas puertas para adorar a Jehovah.
3
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: Corregid vuestros caminos y vuestras obras, y os dejaré habitar en este lugar.
4
No confiéis en palabras de mentira que dicen: '¡Templo de Jehovah, templo de Jehovah! ¡Este es el templo de Jehovah!'
5
Porque si realmente Corregís vuestros caminos y vuestras obras, si realmente Practicáis lo justo entre el hombre y su Prójimo,
6
si no Oprimís al forastero, al huérfano y a la viuda, si no Derramáis sangre inocente en este lugar, y si no vais tras otros dioses para vuestro propio mal,
7
entonces os dejaré habitar en este lugar, en la tierra que desde siempre y para siempre di a vuestros padres.
8
"He Aquí que vosotros Estáis confiando en palabras de mentira que no aprovechan.
9
Después de robar, de matar, de cometer adulterio, de proferir falso testimonio, de ofrecer incienso a Baal y de ir tras otros dioses que no conocisteis,
10
¿vendréis para estar delante de Mí en este templo que es llamado por mi nombre y para decir: 'Somos libres' (para seguir haciendo todas estas abominaciones)?
11
¿Acaso este templo, que es llamado por mi nombre, es ante vuestros ojos una cueva de ladrones? He Aquí que yo también lo he visto, dice Jehovah.
12
"Id, pues, a mi lugar que estuvo en Silo, donde al principio hice morar mi nombre, y ved lo que le hice a causa de la maldad de mi pueblo Israel.
13
Ahora pues, dice Jehovah, por cuanto habéis hecho todas estas obras--y a pesar de que os hablé persistentemente, no escuchasteis; y cuando os llamé, no respondisteis--,
14
por eso, como hice a Silo, haré a este templo que es llamado por mi nombre y en el cual Confiáis, a este lugar que os di a vosotros y a vuestros padres.
15
Y os echaré de mi presencia como eché a todos vuestros hermanos, a toda la descendencia de Efraín.
16
"Tú, pues, no ores por este pueblo. No levantes por ellos clamor ni Oración; no intercedas ante Mí, porque no te escucharé.
17
¿No ves lo que hacen éstos en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén?
18
Los hijos recogen la leña, y los padres encienden el fuego. Las mujeres amasan la masa para hacer tortas a la Reina del Cielo y para derramar libaciones a otros dioses, para ofenderme.
19
¿Me Ofenderán a Mí?, dice Jehovah. ¿Acaso no Actúan, Más bien, para su propia vergüenza?"
20
Por tanto, Así ha dicho el Señor Jehovah: "He Aquí que mi furor y mi ira se derraman sobre este lugar, sobre los hombres y sobre los animales, sobre los árboles del campo y sobre los frutos de la tierra. Se Encenderá y no se Apagará."
21
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "Añadid vuestros holocaustos a vuestros sacrificios y comed carne.
22
Porque el Día en que los saqué de la tierra de Egipto, no hablé con vuestros padres ni les mandé acerca de holocaustos y sacrificios.
23
Más bien, les mandé esto diciendo: 'Escuchad mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien.'
24
Pero no escucharon ni inclinaron su Oído, sino que caminaron en la dureza de su malvado Corazón, Según sus propios planes. Caminaron hacia Atrás y no hacia adelante.
25
Desde el Día en que vuestros padres salieron de la tierra de Egipto hasta este Día, os envié todos mis siervos los profetas, persistentemente, Día tras Día.
26
Pero no me escucharon ni inclinaron su Oído; Más bien, endurecieron su cerviz y actuaron peor que sus padres.
27
"Tú, pues, les Dirás todas estas palabras, pero no te Escucharán; los Llamarás, pero no te Responderán.
28
Por tanto, les Dirás: 'Esta es la Nación que no Escuchó la voz de Jehovah su Dios ni Aceptó la Corrección. La fidelidad se ha perdido; ha sido eliminada de sus bocas.'
29
"Corta tu cabellera y Arrójala. Prorrumpe en lamento sobre los cerros, pues Jehovah ha rechazado y ha abandonado a la Generación, objeto de su ira.
30
Porque los hijos de Judá han hecho lo malo ante mis ojos, dice Jehovah. Han puesto sus ídolos abominables en el templo que es llamado por mi nombre, Contaminándolo.
31
Han edificado los lugares altos del Tófet, que Están en el valle de Ben-hinom, para quemar en el fuego a sus hijos y a sus hijas, cosa que no les mandé, ni me vino a la mente.
32
Por tanto, dice Jehovah, he Aquí Vendrán Días en que no se Dirá Más Tófet, ni valle de Ben-hinom, sino valle de la Matanza. En el Tófet Serán sepultados por no haber Más lugar.
33
Los Cadáveres de este pueblo Servirán de comida a las aves del cielo y a los animales de la tierra, y no Habrá quien los espante.
34
Haré cesar en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén la voz de gozo y la voz de Alegría, la voz del novio y la voz de la novia; porque la tierra Será arruinada."

Jeremiah 8

1
Jehovah dice: "En aquel tiempo Sacarán fuera de los sepulcros los huesos de los reyes de Judá, los huesos de sus magistrados, los huesos de los sacerdotes, los huesos de los profetas y los huesos de los habitantes de Jerusalén.
2
Los Extenderán ante el sol, ante la luna y ante todo el ejército del cielo, a quienes amaron y rindieron culto, a quienes siguieron y consultaron, y ante quienes se postraron. No Serán recogidos ni sepultados; Quedarán como abono sobre la superficie de la tierra.
3
Preferible Será la muerte que la vida para el resto de los sobrevivientes de esta perversa familia, en todos los lugares a donde yo los arroje, dice Jehovah de los Ejércitos.
4
"Asimismo, les Dirás que Así ha dicho Jehovah: '¿No se levantan los que se caen? ¿No vuelve el que es tomado cautivo?
5
¿Por qué apostata este pueblo, oh Jerusalén, con perenne Apostasía? Se aferran al engaño; Rehúsan volver.
6
"Oí atentamente y escuché; no hablan con rectitud. No hay hombre que se arrepienta de su maldad y que diga: '¿Qué he hecho?' Cada cual se ha vuelto a su carrera, como caballo que arremete en la batalla.
7
"Hasta la cigüeña en el cielo conoce sus tiempos determinados; la Tórtola, la golondrina y la grulla guardan el tiempo de sus migraciones. Pero mi pueblo no conoce el juicio de Jehovah.
8
¿Cómo diréis: 'Nosotros somos sabios, y la ley de Jehovah Está con nosotros'? Ciertamente he Aquí que la pluma engañosa de los escribas la ha convertido en engaño.
9
Los sabios son avergonzados, se llenan de terror y son tomados prisioneros. He Aquí que han rechazado la palabra de Jehovah, ¿y qué clase de Sabiduría les queda?
10
Por tanto, daré a otros sus mujeres, y sus campos a los conquistadores; porque desde el menor hasta el mayor, cada uno persigue las ganancias deshonestas. Desde el profeta hasta el sacerdote, todos obran con engaño
11
y curan con superficialidad el quebranto de la hija de mi pueblo, diciendo: 'Paz, paz.' ¡Pero no hay paz!
12
"¿Acaso se han avergonzado de haber hecho Abominación? Ciertamente no se han avergonzado, ni han sabido humillarse! Por tanto, Caerán entre los que caigan; en el tiempo de su castigo Tropezarán, ha dicho Jehovah.
13
¡De cierto acabaré con ellos!, dice Jehovah. No Quedarán uvas en la vid, ni higos en la higuera. Hasta las hojas se Marchitarán, y lo que les he dado Pasará de ellos."
14
¿Por qué nos quedamos sentados? Reuníos, y entremos en las ciudades fortificadas y perezcamos Allí, porque Jehovah nuestro Dios nos ha hecho perecer. Nos ha hecho beber aguas envenenadas, porque hemos pecado contra Jehovah.
15
Esperamos paz, y no hay tal bien; tiempo de sanidad, y he Aquí, terror.
16
Desde Dan se ha Oído el relincho de sus caballos. Toda la tierra tiembla a causa del relincho de sus corceles. Vienen y devoran la tierra y su plenitud, la ciudad y sus habitantes.
17
"He Aquí que yo Envío sobre vosotros serpientes, Víboras contra las cuales no Habrá encantamiento que valga. Y ellas os Morderán", dice Jehovah.
18
El dolor se sobrepone a Mí sin remedio; mi Corazón Está enfermo.
19
¡He Aquí, la voz del grito de la hija de mi pueblo que viene de lejana tierra! ¿Acaso no Está Jehovah en Sion? ¿Acaso no Está en ella su Rey? ¿Por qué me han provocado a ira con sus Imágenes talladas, con las vanidades del extranjero?
20
Ha pasado la siega, se ha acabado el verano, ¡y nosotros no hemos sido salvos!
21
Quebrantado estoy por el quebranto de la hija de mi pueblo. Estoy enlutado; el horror se ha apoderado de Mí.
22
¿Acaso no hay Bálsamo en Galaad? ¿Acaso no hay Allí médico? ¿Por qué, pues, no hay sanidad para la hija de mi pueblo?

Jeremiah 9

1
¡Quién me diera que mi cabeza fuese agua y mis ojos manantial de Lágrimas, para que llorara Día y noche por los muertos de la hija de mi pueblo!
2
¡Quién me diera una posada de caminantes en medio del desierto, para abandonar a mi pueblo e irme de ellos! Porque todos ellos son unos Adúlteros, una asamblea de traidores.
3
Dispusieron su lengua como arco; se hicieron fuertes en la tierra para el engaño, no para la fidelidad. "Procedieron de mal en mal y no me han conocido, dice Jehovah.
4
¡Cuídese cada uno de su Prójimo! En Ningún hermano tenga confianza; porque todo hermano suplanta, y todo Prójimo anda calumniando.
5
Cada uno engaña a su Prójimo, y no hablan verdad; enseñan su lengua para hablar mentira. Se han pervertido hasta el cansancio.
6
Su morada Está en medio del engaño. Y a causa del engaño Rehúsan conocerme", dice Jehovah.
7
Por tanto, Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: "He Aquí que yo los fundiré y los probaré. Pues, ¿de qué otro modo he de proceder con la hija de mi pueblo?
8
Flecha asesina es la lengua de ellos; hablan engaño. Con su boca habla de paz a su Prójimo, pero dentro de Sí pone emboscada.
9
¿No habré de castigarles por esto?, dice Jehovah. ¿No Tomará venganza mi alma de una Nación como ésta?"
10
Prorrumpiré en llanto y lamento por los montes, en canto Fúnebre por los pastizales del desierto. Porque han sido devastados hasta no quedar quien pase, ni se escucha el mugido del ganado. Desde las aves del cielo hasta el ganado Huirán y se Irán.
11
"Yo convertiré a Jerusalén en montones de piedras y en guarida de chacales. Convertiré las ciudades de Judá en una Desolación, sin habitantes."
12
¿Quién es el hombre sabio que entienda esto? ¿A quién ha hablado la boca de Jehovah, de manera que lo pueda declarar? ¿Por qué ha perecido la tierra y ha sido devastada cual desierto, de modo que nadie pase por ella?
13
Y Jehovah dijo: "Porque dejaron mi ley, la cual puse delante de ellos. No obedecieron mi voz, ni caminaron conforme a ella.
14
Más bien, fueron tras la Porfía de sus corazones y tras los Baales, como sus padres les enseñaron.
15
Por tanto, Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel, he Aquí que haré comer ajenjo a este pueblo; les haré beber aguas envenenadas.
16
Los esparciré entre naciones que ni ellos ni sus padres conocieron. Y enviaré tras ellos la espada, hasta que yo los extermine.
17
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: Considerad y llamad a las plañideras, y que vengan; enviad a llamar a las Más expertas, y que vengan."
18
¡Apresúrense y prorrumpan en lamento por nosotros! Derramen Lágrimas nuestros ojos; fluya agua de nuestros Párpados.
19
Porque en Sion se oye la voz de un lamento: ¡Cómo hemos sido destruidos! En gran manera hemos sido avergonzados; porque hemos abandonado la tierra, porque han derribado nuestras moradas.
20
Escuchad, oh mujeres, la palabra de Jehovah; reciba vuestro Oído la palabra de su boca. Enseñad lamentos a vuestras hijas; cantos Fúnebres, cada una a su compañera.
21
Porque la muerte ha subido por nuestras ventanas y ha entrado en nuestros palacios, para barrer a los niños de las calles y a los Jóvenes de las plazas.
22
Diles que Así dice Jehovah: "Los cuerpos de los hombres muertos Caerán como abono sobre la superficie del campo. Como manojos Caerán Detrás del segador, y no Habrá quien los recoja."
23
Así ha dicho Jehovah: "No se alabe el sabio en su Sabiduría, ni se alabe el valiente en su Valentía, ni se alabe el rico en sus riquezas.
24
Más bien, Alábese en esto el que se alabe: en entenderme y conocerme que yo soy Jehovah, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra. Porque estas cosas me agradan, dice Jehovah.
25
"He Aquí, vienen Días, dice Jehovah, en que traeré el castigo sobre todo circuncidado y sobre todo incircunciso:
26
sobre Egipto, Judá, Edom, los hijos de Amón y Moab, y sobre todos los que se rapan las sienes y habitan en el desierto. Porque todas estas naciones son incircuncisas, y toda la casa de Israel es incircuncisa de Corazón."

Jeremiah 10

1
Oíd la palabra que ha hablado Jehovah acerca de vosotros, oh casa de Israel.
2
Así ha dicho Jehovah: "No Aprendáis el camino de las naciones, ni Tengáis temor de las señales del cielo, aunque las naciones las teman.
3
Porque las costumbres de los pueblos son vanidad: Cortan un árbol del bosque, y las manos del escultor lo labran con la azuela.
4
Lo adornan con plata y oro; lo afirman con clavos y martillo para que no se tambalee.
5
Son como un Espantapájaros en un huerto de pepinos. No hablan; son llevados, porque no pueden dar un paso. No Tengáis temor de ellos, porque no pueden hacer daño ni tampoco tienen poder para hacer bien."
6
¡No hay nadie semejante a ti, oh Jehovah! Tú eres grande; grande es tu nombre en poder.
7
¡Quién no te Temerá, oh Rey de las naciones! Porque a ti se te debe temer. Entre todos los sabios de las naciones y en todos sus reinos, no hay nadie semejante a ti.
8
Son torpes e insensatos a la vez. El mismo ídolo de madera es una Lección de vanidades:
9
Traen plata laminada de Tarsis y oro de Ufaz, los cuales son trabajados por el platero y por las manos del fundidor. Sus vestiduras son de material azul y de Púrpura; todas son obra de expertos.
10
Pero Jehovah es el verdadero Dios; él es el Dios vivo y el Rey eterno. Ante su enojo tiembla la tierra; las naciones no pueden resistir su furor.
11
Así les diréis: "Los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra Desaparecerán de la tierra y de debajo de estos cielos.
12
El hizo la tierra con su poder; Estableció el mundo con su Sabiduría y Extendió los cielos con su inteligencia.
13
Cuando él emite su voz, se produce un tumulto de aguas en los cielos. El hace subir la neblina desde los extremos de la tierra. Hace los Relámpagos para la lluvia y saca el viento de sus Depósitos."
14
Todo hombre se embrutece por falta de conocimiento. Todo platero es avergonzado a causa de su ídolo. Porque sus ídolos de Fundición son un engaño, y no hay Espíritu en ellos.
15
Son vanidad, obra Ridícula; en el tiempo de su castigo Perecerán.
16
No es como ellos la Porción de Jacob; porque él es el Hacedor de todo, e Israel es la tribu de su heredad. ¡Jehovah de los Ejércitos es su nombre!
17
Recoge del suelo tu equipaje, Tú que habitas en un lugar bajo asedio.
18
Porque Así ha dicho Jehovah: "He Aquí que esta vez arrojaré con honda a los habitantes del País, y he de afligirlos para que sean avergonzados."
19
¡Ay de Mí, por mi ruina! Mi herida es incurable. Sin embargo, dije: "Ciertamente ésta es mi enfermedad, y debo sufrirla."
20
Mi tienda es destruida, y todas mis cuerdas han sido rotas. Mis hijos se me han ido, y ya no Están. Ya no hay nadie que extienda mi morada, ni quien levante mi tienda.
21
Porque los pastores se han embrutecido y no han buscado a Jehovah. Por eso no prosperaron, y todo su rebaño se ha dispersado.
22
He Aquí que viene un rumor, y gran alboroto de la tierra del norte, para convertir en Desolación y en guarida de chacales todas las ciudades de Judá.
23
Reconozco, oh Jehovah, que el hombre no es señor de su camino, ni el hombre que camina es capaz de afirmar sus pasos.
24
Corrígeme, oh Jehovah, pero con tu juicio; no con tu furor, para que no me empequeñezcas.
25
Derrama tu ira sobre las naciones que no te conocen y sobre las familias que no invocan tu nombre. Porque han devorado a Jacob; lo han devorado y consumido, y han desolado su morada.

Jeremiah 11

1
La palabra de Jehovah que vino a Jeremías, diciendo:
2
--Escuchad las palabras de este pacto y hablad a los hombres de Judá y a los habitantes de Jerusalén.
3
Tú les Dirás que Así ha dicho Jehovah Dios de Israel: "Maldito el hombre que no obedece las palabras de este pacto
4
que mandé a vuestros padres el Día en que los saqué de la tierra de Egipto, del horno de hierro, diciéndoles: 'Oíd mi voz y haced conforme a todo lo que yo os mando. Así seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios;
5
para confirmar el juramento que hice a vuestros padres, de darles la tierra que fluye leche y miel, como en este Día.'" Yo Respondí: --Así sea, oh Jehovah.
6
Entonces Jehovah me dijo: --Proclama todas estas palabras en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, diciendo: "Oíd las palabras de este pacto y ponedlas por obra.
7
Porque bien Advertí a vuestros padres el Día en que los hice subir de la tierra de Egipto y hasta el Día de hoy, advirtiéndoles persistentemente y diciendo: 'Escuchad mi voz.'
8
Pero no escucharon ni inclinaron su Oído. Más bien, se fueron cada uno tras la Porfía de su malvado Corazón. Por eso traeré sobre ellos todas las palabras de este pacto que mandé que cumpliesen, pero que no cumplieron."
9
Además, Jehovah me dijo: --Se ha hallado Conspiración entre los hijos de Judá y entre los habitantes de Jerusalén.
10
Se han vuelto a las maldades de sus primeros padres, quienes rehusaron escuchar mis palabras; se han ido tras otros dioses para servirles. La casa de Israel y la casa de Judá han invalidado mi pacto que concerté con sus padres.
11
Por tanto, Así ha dicho Jehovah, he Aquí que yo traigo sobre ellos un mal del que no Podrán escapar. Clamarán a Mí, pero no los escucharé.
12
Las ciudades de Judá y los habitantes de Jerusalén Irán y Clamarán a los dioses a los cuales queman incienso, pero éstos de ninguna manera los Podrán salvar en el tiempo de su calamidad.
13
Porque Según el Número de tus ciudades, oh Judá, han sido tus dioses; y Según el Número de tus calles, oh Jerusalén, habéis puesto altares a la vergüenza, altares para quemar incienso a Baal.
14
Tú, pues, no ores por este pueblo. No levantes por ellos clamor ni Oración, porque yo no escucharé en el tiempo en que clamen a Mí, en el tiempo de su calamidad.
15
¿Qué derecho tiene mi amada en mi casa, después de haber hecho tantas intrigas? ¿Acaso los votos y la carne santa Podrán apartar tu mal de sobre ti? ¿Puedes entonces alegrarte?
16
Jehovah Llamó tu nombre: "Olivo verde de hermoso fruto y buen aspecto." Pero con el estruendo de gran tumulto él le Prenderá fuego, y sus ramas Quedarán arruinadas.
17
Jehovah de los Ejércitos, que te Plantó, ha decretado el mal contra ti, a causa de la maldad que para Sí mismos hicieron los de la casa de Israel y de la casa de Judá, al provocarme a ira quemando incienso a Baal.
18
Jehovah me lo hizo saber, y lo supe; me hizo ver las obras de ellos.
19
Pero yo era como un cordero manso que llevan a degollar, pues no Entendía que contra Mí maquinaban planes diciendo: "Eliminemos el árbol en su vigor. Cortémoslo de la tierra de los vivientes, y nunca Más sea recordado su nombre."
20
Pero, oh Jehovah de los Ejércitos, que juzgas con justicia y escudriñas la conciencia y el Corazón, deja que yo vea tu venganza contra ellos; porque ante ti he expuesto mi causa.
21
Por tanto, Así ha dicho Jehovah acerca de los hombres de Anatot que buscan mi vida y dicen: "No profetices en nombre de Jehovah, para que no mueras por nuestra mano."
22
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: "He Aquí que yo los castigaré; los Jóvenes Morirán a espada, y sus hijos y sus hijas Morirán de hambre.
23
No Quedará sobreviviente de ellos, porque yo traeré el mal sobre los hombres de Anatot en el año de su castigo."

Jeremiah 12

1
--Justo eres Tú, oh Jehovah, para que yo contienda contigo. Sin embargo, hablaré contigo sobre cuestiones de derecho. ¿Por qué prospera el camino de los Impíos? ¿Por qué tienen tranquilidad todos los que hacen Traición?
2
Tú los has plantado, y han echado Raíces; crecen y dan fruto. Cercano Estás Tú de sus bocas, pero lejos de sus conciencias.
3
Sin embargo, oh Jehovah, Tú me conoces. Tú me has visto y has probado Cómo es mi Corazón para contigo. Sepáralos, como a ovejas destinadas para el matadero; Apártalos para el Día de la matanza.
4
¿Hasta Cuándo ha de estar de duelo la tierra, y se Secará la hierba de todo campo? Por la maldad de los que habitan en ella han perecido los animales y las aves; porque dijeron: "El no Verá nuestro final."
5
--Si corriste con los de a pie y te cansaron, ¿Cómo Competirás con los caballos? Y si en tierra de paz te caes al suelo, ¿qué Harás en la espesura del Jordán?
6
Porque aun tus hermanos y la casa de tu padre te han traicionado; aun ellos gritan Detrás de ti con fuerte voz. No les creas, aunque te hablen de bondades.
7
He abandonado mi casa, he desamparado mi heredad, he entregado lo que amaba mi alma en mano de sus enemigos.
8
Mi heredad Llegó a ser para Mí como el León en el bosque. Contra Mí Levantó su voz; por tanto, la Aborrecí.
9
¿Es para Mí mi heredad como una ave de rapiña pintada, contra la cual Están alrededor otras aves de rapiña? Id, reunid a todos los animales del campo; sean Traídos para que la devoren.
10
Muchos pastores han arruinado mi viña y han pisoteado mi heredad. Han convertido mi preciosa heredad en un desierto desolado.
11
La han convertido en una Desolación. Por Mí Está de duelo, desolada; toda la tierra ha sido desolada, porque nadie lo toma a pecho.
12
Sobre todos los cerros del desierto han venido los destructores, porque la espada de Jehovah devora desde un extremo de la tierra hasta el otro. No hay paz para Ningún mortal.
13
Sembraron trigo y segaron espinas. Están exhaustos, pero de nada les aprovecha. Se Avergonzarán de sus cosechas, a causa del ardor de la ira de Jehovah.
14
Así ha dicho Jehovah: --Con respecto a todos mis malos vecinos que atacan la heredad que hice poseer a mi pueblo Israel, he Aquí que yo los arrancaré de su tierra. También arrancaré de en medio de ellos a la casa de Judá.
15
Pero Sucederá que después que los haya arrancado, volveré a tener misericordia de ellos y los haré volver cada uno a su heredad, y cada cual a su tierra.
16
Y Sucederá que si con diligencia aprenden los caminos de mi pueblo para jurar en mi nombre, diciendo: "¡Vive Jehovah!" (tal como enseñaron a mi pueblo a jurar por Baal), entonces ellos Serán edificados en medio de mi pueblo.
17
Pero si no escuchan, yo arrancaré a tal Nación. La arrancaré y la destruiré, dice Jehovah.

Jeremiah 13

1
Así me ha dicho Jehovah: "Vé, compra un cinto de lino, Cíñete con él y no lo metas en agua."
2
Entonces compré el cinto, conforme a la palabra de Jehovah, y me Ceñí con él.
3
Luego vino a Mí la palabra de Jehovah por segunda vez, diciendo:
4
"Toma el cinto que has comprado y que tienes ceñido. Levántate y vé al Eufrates; Escóndelo Allí, en la hendidura de una peña."
5
Fui, pues, y lo Escondí junto al Eufrates, como me Había mandado Jehovah.
6
Y Sucedió que después de muchos Días Jehovah me dijo: "Levántate, vé al Eufrates y toma de Allí el cinto que te mandé que escondieses Allá."
7
Entonces fui al Eufrates y cavé. Tomé el cinto del lugar donde lo Había escondido, y he Aquí que el cinto se Había podrido, y no Servía para nada.
8
Entonces vino a Mí la palabra de Jehovah, diciendo:
9
"Así ha dicho Jehovah: 'Así haré que se pudra la soberbia de Judá y la mucha soberbia de Jerusalén.
10
Este pueblo malo, que Rehúsa escuchar mis palabras, que anda en la Porfía de su Corazón y va tras otros dioses para rendirles culto y para postrarse ante ellos, Vendrá a ser como este cinto que no sirve para nada.
11
Porque como el cinto se adhiere a los lomos del hombre, dice Jehovah, Así hice que se adhirieran a Mí toda la casa de Israel y toda la casa de Judá, para que me fuesen pueblo y para renombre, alabanza y honra. Pero no escucharon.'
12
"Entonces les Dirás esta palabra que ha dicho Jehovah Dios de Israel: 'Toda tinaja ha de ser llenada con vino.' Ellos te Responderán: '¿Acaso no sabemos que toda tinaja ha de ser llenada con vino?'
13
Entonces les Dirás que Así ha dicho Jehovah: 'He Aquí que yo lleno de embriaguez a todos los habitantes de esta tierra; a los reyes que se sientan en el trono de David, a los sacerdotes, a los profetas y a todos los habitantes de Jerusalén.
14
Yo los destrozaré, unos contra otros, a los padres y a los hijos a la vez, dice Jehovah. No tendré Compasión, no tendré Lástima ni tendré misericordia como para no destruirlos.'"
15
Oíd y prestad Atención; no Seáis altivos, pues Jehovah ha hablado.
16
Dad gloria a Jehovah vuestro Dios, antes que él haga que se oscurezca; antes que vuestros pies tropiecen contra montañas tenebrosas y la luz que Esperáis él os la vuelva densa oscuridad y la convierta en tinieblas.
17
Pero si no Escucháis esto, mi alma Llorará en secreto a causa de vuestra soberbia. Mis ojos Llorarán amargamente y Derramarán Lágrimas, porque el rebaño de Jehovah es tomado cautivo.
18
Di al rey y a la reina madre: "Humillaos, sentaos en tierra, porque la corona de vuestra gloria Caerá de vuestras cabezas.
19
Las ciudades del Néguev han sido cerradas, y no hay quien las abra. Todo Judá es llevado cautivo, llevado cautivo del todo.
20
"Alza tus ojos y observa a los que vienen del norte. ¿Dónde Está el rebaño que te fue dado, la grey de tu gloria?
21
¿Qué Dirás cuando Dios designe como jefes sobre ti a tus amigos, a quienes Tú misma enseñaste? ¿No te Sobrevendrán dolores como de mujer que da a luz?
22
Cuando digas en tu Corazón: '¿Por qué me ha sobrevenido esto?', sabe que por tu mucha maldad fueron levantadas tus faldas y fueron desnudados tus talones.
23
¿Podrá el negro cambiar de piel y el leopardo sus manchas? Así tampoco vosotros podréis hacer el bien, estando habituados a hacer el mal.
24
"Por tanto, os esparciré al viento del desierto como al tamo que pasa.
25
Esta es tu suerte, la Porción que recibes de mi parte por tu autosuficiencia, dice Jehovah; porque te olvidaste de Mí y confiaste en la mentira.
26
También yo levantaré tus faldas sobre tu cara, y Será vista tu vergüenza:
27
tus adulterios, tus relinchos, la infamia de tu Prostitución. Sobre las colinas en el campo he visto tus abominaciones. ¡Ay de ti, oh Jerusalén! ¿Hasta Cuándo no te Purificarás en pos de Mí?"

Jeremiah 14

1
La palabra de Jehovah que vino a Jeremías con motivo de la Sequía:
2
--Se ha enlutado Judá, y las puertas de sus ciudades Están por caer. El pueblo Está abrumado en el suelo, y se levanta el clamor de Jerusalén.
3
Sus nobles Envían a sus sirvientes por agua; van a las cisternas y no hallan agua. Regresan con los Cántaros Vacíos. Son avergonzados y afrentados, y cubren sus cabezas.
4
Por cuanto el suelo Está ardiente, pues no ha habido lluvia en la tierra, los labradores Están avergonzados; cubren sus cabezas.
5
Hasta la gacela en el campo, al parir, abandona su Cría, porque no hay hierba.
6
Los asnos monteses se ponen sobre los cerros y aspiran el viento como los chacales. Sus ojos se debilitan, porque no hay hierba.
7
--Aun cuando nuestras iniquidades testifican contra nosotros, oh Jehovah, Actúa por amor de tu nombre. Ciertamente nuestras rebeliones se han multiplicado, y contra ti hemos pecado.
8
Oh Esperanza de Israel, su Salvador en el tiempo de Aflicción, ¿por qué has de ser como forastero en la tierra, y como caminante que levanta su tienda Sólo para pasar la noche?
9
¿Por qué has de ser como un hombre Atónito o como un valiente que no puede librar? Sin embargo, Tú Estás entre nosotros, oh Jehovah, y nosotros somos llamados por tu nombre. ¡No nos desampares!
10
Así ha dicho Jehovah a este pueblo: --¡De veras que les gusta vagar, y no detienen sus pies! Por tanto, Jehovah no los acepta. Ahora se Acordará de su iniquidad y los Castigará por sus pecados.
11
--Además me dijo Jehovah--: No ores por el bien de este pueblo.
12
Aunque ayunen, yo no escucharé su clamor; y aunque ofrezcan holocaustos y ofrendas, no los aceptaré. Más bien, los consumiré con espada, con hambre y con peste.
13
Y yo dije: --¡Oh, Señor Jehovah! He Aquí que los profetas les dicen: "No veréis espada, ni os Sobrevendrá el hambre; sino que en este lugar os daré verdadera paz."
14
Entonces Jehovah me dijo: --Mentira profetizan los profetas en mi nombre. Yo no los he enviado, ni les he mandado ni les he hablado. Os profetizan Visión mentirosa, Adivinación vana y el engaño de sus propios corazones.
15
Por tanto, Así ha dicho Jehovah acerca de los profetas que profetizan en mi nombre (a los cuales yo no envié, y quienes dicen: "Ni espada, ni hambre Habrá en esta tierra"): Por la espada y por el hambre Perecerán tales profetas.
16
Y el pueblo al cual ellos profetizan Será echado en las calles de Jerusalén, a causa del hambre y de la espada. No Habrá quien los sepulte, ni a sus mujeres, ni a sus hijos, ni a sus hijas. Así derramaré sobre ellos su propia maldad.
17
Tú, pues, les Dirás esta palabra: "Derramen Lágrimas mis ojos noche y Día, y no cesen, porque con gran quebrantamiento, con un golpe muy grave, ha sido quebrantada la virgen hija de mi pueblo."
18
--Si salgo al campo, he Allí muertos a espada. Si entro en la ciudad, he Aquí enfermedades causadas por el hambre. Porque tanto el profeta como el sacerdote han sido arrastrados a una tierra que no Conocían.
19
¿Has desechado del todo a Judá? ¿Acaso tu alma abomina a Sion? ¿Por qué nos has herido sin que haya para nosotros sanidad? Esperamos paz, y no hay tal bien; tiempo de sanidad, y he Aquí, terror.
20
Reconocemos, oh Jehovah, nuestra impiedad y la iniquidad de nuestros padres; porque contra ti hemos pecado.
21
Por amor de tu nombre, no nos deseches ni desdeñes el trono de tu gloria. Acuérdate y no invalides tu pacto con nosotros.
22
¿Hay entre las vanidades de las naciones quienes hagan llover? ¿Acaso los cielos dan lluvia por Sí solos? ¿No eres Tú, oh Jehovah, nuestro Dios? En ti, pues, pondremos nuestra esperanza, porque Tú has hecho todas estas cosas.

Jeremiah 15

1
Entonces Jehovah me dijo: --Aunque Moisés y Samuel se pusiesen delante de Mí, mi alma no Estaría con este pueblo. Echalos de mi presencia, y que se vayan.
2
Y si te preguntan: "¿A Dónde iremos?", les Responderás que Así ha dicho Jehovah: "¡Los que a muerte, a muerte; los que a espada, a espada; los que a hambre, a hambre; y los que a cautividad, a cautividad!"
3
Designaré contra ellos cuatro clases de males, dice Jehovah: la espada para matar, los perros para arrastrar, y las aves del cielo y los animales de la tierra para devorar y destruir.
4
Haré que sean motivo de espanto para todos los reinos de la tierra, por causa de Manasés hijo de Ezequías, rey de Judá, por lo que hizo en Jerusalén.
5
Porque, ¿quién Tendrá Compasión de ti, oh Jerusalén? ¿Quién te Expresará su condolencia? ¿Quién se Desviará del camino para preguntar por tu bienestar?
6
Tú me dejaste y te volviste Atrás, dice Jehovah. Por tanto, yo extenderé mi mano contra ti y te destruiré. Estoy cansado de tener Compasión.
7
Los aventaré con aventador en las puertas del País; los privaré de hijos. Destruiré a mi pueblo, pues no se volvieron de sus caminos.
8
Sus viudas se Multiplicarán Más que la arena de los mares. A Mediodía traeré sobre ellos, sobre la madre de los Jóvenes, al devastador. Haré que de repente caigan sobre ella Agitación y terrores.
9
Desmaya la madre de siete hijos; exhala su alma. Su sol se ha ocultado siendo Aún de Día; ha sido avergonzada y humillada. A sus sobrevivientes los entregaré a espada delante de sus enemigos, dice Jehovah.
10
--¡Ay de Mí, madre Mía, que me diste a luz, como hombre de contienda y hombre de discordia para toda la tierra! No he prestado, ni me han prestado; sin embargo, todos me maldicen.
11
Así sea, oh Jehovah, si no te he servido para bien y si no he intercedido ante ti por el enemigo en el tiempo de la calamidad y en el Día de la angustia.
12
--¿Quién Podrá romper el hierro, el hierro del norte, y el bronce?
13
Tu riqueza y tus tesoros entregaré al saqueo de balde, por todos tus pecados y en todos tus territorios.
14
Y te haré servir a tus enemigos en una tierra que no conoces, porque fuego se ha encendido en mi ira y Arderá contra vosotros.
15
--Tú lo sabes, oh Jehovah; acuérdate de Mí, Visítame con tu favor y toma venganza de mis perseguidores. No sea yo arrebatado por la Prolongación de tu ira. Tú sabes que por tu causa sufro la afrenta.
16
Fueron halladas tus palabras, y yo las Comí. Tus palabras fueron para Mí el gozo y la Alegría de mi Corazón; porque yo soy llamado por tu nombre, oh Jehovah Dios de los Ejércitos.
17
No me he sentado ni me he regocijado en Compañía de los que se divierten. A causa de tu mano me he sentado solitario, porque me llenaste de Indignación.
18
¿Por qué ha sido continuo mi dolor, y mi herida incurable ha rehusado ser sanada? ¡Oh! ¿Serás para Mí como torrente engañoso, como aguas de las que no se puede confiar?
19
Por tanto, Así ha dicho Jehovah: --Si Tú vuelves, yo te restauraré, y Estarás de pie delante de Mí; y si separas lo precioso de lo vil, Serás mi portavoz. ¡Que ellos se vuelvan a ti; pero Tú no te vuelvas a ellos!
20
Te pondré ante este pueblo como un muro fortificado de bronce. Lucharán contra ti, pero no te Vencerán; porque yo estaré contigo para salvarte y librarte, dice Jehovah.
21
Te libraré de la mano de los malos, y te rescataré de la mano de los tiranos.

Jeremiah 16

1
Entonces vino a Mí la palabra de Jehovah, diciendo:
2
"No Tomarás mujer para ti; no Tendrás hijos ni hijas en este lugar.
3
Porque Así ha dicho Jehovah acerca de los hijos y de las hijas que nazcan en este lugar, y acerca de las madres que los den a luz y de los padres que los engendren en esta tierra:
4
Morirán de dolorosas enfermedades; no Serán llorados ni sepultados. Serán convertidos en abono sobre la superficie de la tierra. Con espada y con hambre Serán exterminados, y sus Cadáveres Servirán de comida a las aves del cielo y a los animales de la tierra."
5
Así ha dicho Jehovah: "No entres en la casa donde haya duelo, ni acudas a lamentar, ni les expreses tu condolencia; porque he quitado de este pueblo mi paz, y asimismo la Compasión y la misericordia, dice Jehovah.
6
Morirán en esta tierra grandes y pequeños. No Serán sepultados, ni los Llorarán. No se Sajarán por ellos, ni se Raparán la cabeza.
7
No Partirán pan de duelo para consolarles por sus muertos, ni les Darán a beber de la copa de Consolación por su padre o por su madre.
8
"Asimismo, no entres en casa de banquete, para sentarte con ellos para comer o beber.
9
Porque Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: 'He Aquí que yo hago cesar en este lugar, ante vuestros ojos y en vuestros Días, la voz de gozo y la voz de Alegría, la voz del novio y la voz de la novia.'
10
"Acontecerá que cuando anuncies a este pueblo todas estas cosas, te Dirán: '¿Por qué ha decretado Jehovah contra nosotros todo este mal tan grande? ¿Cuál es nuestra maldad? ¿O Cuál es nuestro pecado que hemos cometido contra Jehovah nuestro Dios?'
11
Entonces les Dirás: 'Jehovah dice: Porque vuestros padres me abandonaron, se fueron en pos de otros dioses y les rindieron culto; porque se postraron ante ellos, mientras que a Mí me abandonaron y no guardaron mi ley.
12
Y vosotros habéis actuado peor que vuestros padres; porque he Aquí que vosotros os vais cada uno tras la Porfía de su malvado Corazón, sin escucharme a Mí.
13
Por tanto, os arrojaré de esta tierra a una tierra que ni vosotros ni vuestros padres habéis conocido. Allá serviréis a otros dioses Día y noche, porque no os mostraré clemencia.'
14
"Por tanto, dice Jehovah, he Aquí vienen Días en que no se Dirá Más: '¡Vive Jehovah, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra de Egipto!',
15
sino: '¡Vive Jehovah, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra del norte y de todas las tierras a donde los Había desterrado!' Pues los haré volver a su suelo, el cual di a sus padres.
16
"He Aquí que yo Envío a muchos pescadores, y los Pescarán, dice Jehovah. Y después enviaré a muchos cazadores, y los Cazarán sobre todo monte, sobre toda colina y en las hendiduras de las peñas.
17
Porque mis ojos Están sobre todos sus caminos; no Están ocultos delante de Mí, ni su maldad se esconde de mis ojos.
18
Pero primero les retribuiré el doble por su iniquidad y por su pecado, porque han profanado mi tierra con los Cadáveres de sus cosas detestables y porque sus abominaciones llenaron mi heredad."
19
Oh Jehovah, fuerza Mía y fortaleza Mía, mi refugio en el tiempo de la Aflicción: A ti Vendrán las naciones desde los extremos de la tierra y Dirán: "Ciertamente nuestros padres heredaron mentira, vanidad en la que no hay provecho.
20
¿Ha de hacer el hombre dioses para Sí? ¡Pero ésos no son dioses!"
21
"Por tanto, he Aquí yo les hago conocer; esta vez Sí, les haré conocer mi poder y mi fortaleza. Y Sabrán que mi nombre es Jehovah."

Jeremiah 17

1
"El pecado de Judá Está escrito con pluma de hierro; con punta de diamante Está grabado en la tabla de su Corazón y en los cuernos de sus altares
2
como memorial contra sus hijos. Sus altares y sus árboles rituales de Asera Están debajo de todo árbol frondoso, sobre las colinas altas
3
y sobre los montes del campo. Tu riqueza y todos tus tesoros entrego al saqueo por todos tus pecados y en todos tus territorios.
4
Por ti mismo te Desprenderás de la heredad que yo te di, y te haré servir a tus enemigos en una tierra que no conoces, porque en mi furor habéis encendido fuego, y Arderá para siempre."
5
Así ha dicho Jehovah: "Maldito el hombre que Confía en el hombre, que se apoya en lo humano y cuyo Corazón se aparta de Jehovah.
6
Será como la retama en el Arabá; no Verá cuando venga el bien, sino que Morará en los pedregales del desierto, en tierra salada e inhabitable.
7
"Bendito el hombre que Confía en Jehovah, y cuya confianza es Jehovah.
8
Será como un árbol plantado junto a las aguas y que extiende sus Raíces a la corriente. No Temerá cuando venga el calor, sino que sus hojas Estarán verdes. En el año de Sequía no se Inquietará, ni Dejará de dar fruto.
9
"Engañoso es el Corazón, Más que todas las cosas, y sin remedio. ¿Quién lo Conocerá?
10
Yo, Jehovah, escudriño el Corazón y examino la conciencia, para dar a cada hombre Según su camino y Según el fruto de sus obras."
11
Como la perdiz, que incuba lo que no puso, es el que acumula riquezas, pero no con justicia. En la mitad de sus Días las Dejará, y en su Postrimería Resultará ser un insensato.
12
Trono de gloria, sublime desde el principio, es el lugar de nuestro santuario.
13
Oh Jehovah, esperanza de Israel, todos los que te abandonan Serán avergonzados, y los que se apartan de ti Serán inscritos en el polvo; porque han abandonado a Jehovah, la fuente de aguas vivas."
14
Sáname, oh Jehovah, y seré sano. Sálvame, y seré salvo; porque Tú eres mi alabanza.
15
He Aquí que ellos me dicen: "¿Dónde Está la palabra de Jehovah? ¡A ver, pues, que se cumpla!"
16
Pero yo no he insistido Detrás de ti para traer el daño, ni he anhelado el Día de la calamidad; Tú lo sabes. Lo que ha salido de mi boca fue en tu presencia.
17
No me causes terror; Tú eres mi refugio en el Día del mal.
18
Avergüéncense los que me persiguen, y no me avergüence yo. Atemorícense ellos, y no me atemorice yo. Trae sobre ellos el Día del mal, y Quebrántalos con doble quebrantamiento.
19
Así me ha dicho Jehovah: "Vé y ponte a la puerta de los hijos del pueblo, por la cual entran y salen los reyes de Judá, y en todas las puertas de Jerusalén.
20
Y diles: 'Oíd la palabra de Jehovah, oh reyes de Judá, todo Judá y todos los habitantes de Jerusalén que Entráis por estas puertas.
21
Así ha dicho Jehovah: Guardaos a vosotros mismos, no trayendo cargas en el Día del Sábado para introducirlas por las puertas de Jerusalén.
22
Tampoco saquéis carga de vuestras casas en el Día del Sábado, ni Hagáis obra alguna. Más bien, santificad el Día del Sábado, como mandé a vuestros padres.
23
Pero ellos no escucharon ni inclinaron su Oído, sino que endurecieron su cerviz para no escuchar ni recibir Corrección.
24
Sin embargo, dice Jehovah, si vosotros de veras me obedecéis, no introduciendo cargas por las puertas de esta ciudad en el Día del Sábado, sino santificando el Día del Sábado y no haciendo en él Ningún trabajo,
25
entonces Entrarán por las puertas de esta ciudad, en carros y a caballo, los reyes y los magistrados que se sientan sobre el trono de David, ellos y sus magistrados, los hombres de Judá y los habitantes de Jerusalén. Y Así esta ciudad Será habitada para siempre.
26
Entonces Vendrán de las ciudades de Judá, de los alrededores de Jerusalén, de la tierra de Benjamín, de la Sefela, de la Región montañosa y del Néguev, trayendo holocaustos, sacrificios, ofrendas vegetales e incienso, y trayendo a la casa de Jehovah sacrificios de Acción de gracias.
27
Pero si no me obedecéis para santificar el Día del Sábado, y para no llevar cargas ni entrar por las puertas de Jerusalén en Día del Sábado, prenderé fuego a sus puertas, el cual Devorará los palacios de Jerusalén, y no se Apagará.

Jeremiah 18

1
La palabra que vino a Jeremías de parte de Jehovah, diciendo:
2
"Levántate y desciende a la casa del alfarero. Allí te haré Oír mis palabras."
3
Descendí a la casa del alfarero, y he Aquí que él estaba trabajando sobre la rueda.
4
Y el vaso de barro que Hacía se Dañó en la mano del alfarero, pero el alfarero Volvió a hacer otro vaso Según le Pareció mejor.
5
Entonces vino a Mí la palabra de Jehovah, diciendo:
6
"¿No podré yo hacer con vosotros como hace este alfarero, oh casa de Israel?, dice Jehovah. He Aquí que vosotros sois en mi mano como el barro en la mano del alfarero, oh casa de Israel.
7
En un instante hablaré acerca de una Nación o de un reino, como para arrancar, desmenuzar y arruinar.
8
Pero si esa Nación de la cual he hablado se vuelve de su maldad, yo desistiré del mal que Había pensado hacerle.
9
Y en un instante hablaré acerca de una Nación o de un reino, como para edificar y para plantar.
10
Pero si hace lo malo ante mis ojos, no obedeciendo mi voz, desistiré del bien que Había prometido hacerle.
11
"Ahora pues, habla a los hombres de Judá y a los habitantes de Jerusalén, y diles que Así ha dicho Jehovah: 'He Aquí que yo produzco contra vosotros un mal, y trazo un plan contra vosotros. Vuélvase cada uno de su mal camino, y mejorad vuestros caminos y vuestras obras.'
12
Pero ellos Dirán: 'Es Inútil; pues en pos de nuestras imaginaciones hemos de ir, y hemos de realizar cada uno la Porfía de su malvado Corazón.'
13
Por tanto, Así ha dicho Jehovah: 'Preguntad entre los pueblos quién ha Oído cosa semejante. Una cosa horrible ha hecho la virgen de Israel:
14
¿Desaparecerá la nieve del Líbano de los peñascos de las montañas? ¿Se Agotarán las aguas Frías que fluyen de lejanas tierras?
15
Pero mi pueblo se ha olvidado de Mí, ofreciendo incienso a lo que es vanidad. Les hacen tropezar en sus caminos, las sendas antiguas, para andar por senderos, por un camino no preparado,
16
convirtiendo su tierra en una Desolación, en una rechifla perpetua. Todo el que pase por ella Quedará horrorizado y Moverá su cabeza.
17
Como el viento del oriente, los esparciré delante del enemigo. Les daré las espaldas y no la cara en el Día de su desastre.'"
18
Ellos dijeron: "Venid, hagamos planes contra Jeremías; porque la Instrucción no Faltará al sacerdote, ni el consejo al sabio, ni la palabra al profeta. Venid e Hirámosle con la lengua, y no prestemos Atención a ninguna de sus palabras."
19
Oh Jehovah, ¡Escúchame y oye la voz de los que contienden conmigo!
20
¿Acaso se paga mal por bien? Ciertamente han cavado fosa para mi vida. Recuerda que me puse de pie delante de ti para hablar el bien acerca de ellos, para apartar de ellos tu ira.
21
Por tanto, entrega sus hijos al hambre, y Arrójalos al poder de la espada. Queden sus mujeres privadas de hijos, y viudas. Sean sus maridos expuestos a la muerte, y sus Jóvenes sean heridos a espada en la guerra.
22
Oigase clamor en sus casas cuando de repente traigas tropas sobre ellos. Porque han cavado una fosa para prenderme y han escondido trampas para mis pies.
23
Pero Tú, oh Jehovah, conoces todo su consejo contra Mí para matarme. No hagas Expiación de su pecado, ni borres su pecado de delante de ti. Tropiecen delante de ti; haz Así con ellos en el tiempo de tu furor.

Jeremiah 19

1
Así ha dicho Jehovah: "Vé y compra del alfarero una vasija de barro. Lleva contigo ancianos del pueblo y ancianos de los sacerdotes.
2
Saldrás al valle de Ben-hinom que Está a la entrada de la puerta de los Tiestos, y Allí Proclamarás las palabras que yo te hable.
3
Dirás: 'Oíd la palabra de Jehovah, oh reyes de Judá y habitantes de Jerusalén. Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: He Aquí que yo traigo un mal tan grande sobre este lugar, que a quien lo oiga le Retiñirán los Oídos.
4
Porque me han abandonado, han hecho de este lugar algo extraño, y en él han quemado incienso a otros dioses que no conocieron ellos, ni sus padres, ni los reyes de Judá. Han llenado este lugar con sangre de inocentes.
5
Han edificado lugares altos a Baal para quemar en el fuego a sus hijos en holocausto a Baal; cosa que no les mandé, ni hablé, ni me vino a la mente.
6
Por tanto, dice Jehovah, he Aquí que Vendrán Días cuando este lugar no se Llamará Más Tófet, ni valle de Ben-hinom, sino valle de la Matanza.
7
En este lugar anularé el consejo de Judá y de Jerusalén. Los haré caer a espada delante de sus enemigos y en mano de los que buscan su vida. Daré sus Cadáveres por comida a las aves del cielo y a los animales de la tierra.
8
Convertiré a esta ciudad en horror y rechifla: Todo el que pase por ella Quedará horrorizado y Silbará por causa de todas sus plagas.
9
Les haré comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas. En el asedio y en la angustia con que les Angustiarán sus enemigos y los que buscan sus vidas, cada uno Comerá la carne de su Prójimo.'
10
"Luego Quebrarás la vasija ante los ojos de los hombres que vayan contigo,
11
y les Dirás que Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: 'Así quebrantaré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra un vaso de barro que no se puede volver a restaurar. En el Tófet Serán sepultados, porque no Habrá otro lugar para sepultar.
12
Así haré a este lugar y a sus habitantes, dice Jehovah, para convertir esta ciudad como al Tófet.
13
Las casas de Jerusalén y las casas de los reyes de Judá Serán inmundas como el lugar del Tófet, todas las casas sobre cuyos terrados quemaron incienso a todo el ejército del cielo y derramaron libaciones a otros dioses.'"
14
Jeremías Regresó del Tófet, a donde Jehovah le Había enviado para profetizar. Luego se puso de pie en el atrio de la casa de Jehovah y dijo a todo el pueblo:
15
"Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: 'He Aquí, yo traigo sobre esta ciudad y sobre todas sus aldeas todo el mal que hablé contra ella; porque han endurecido su cerviz para no escuchar mis palabras.'"

Jeremiah 20

1
Entonces el sacerdote Pasjur hijo de Imer, que era funcionario en la casa de Jehovah, Oyó a Jeremías que profetizaba estas palabras.
2
Y Golpeó Pasjur al profeta Jeremías y le puso en el cepo de la puerta superior de Benjamín, al lado de la casa de Jehovah.
3
Sucedió al Día siguiente que Pasjur Sacó a Jeremías del cepo. Y Jeremías le dijo: "Jehovah no ha llamado tu nombre Pasjur, sino Magor-misabib.
4
Porque Así ha dicho Jehovah: 'He Aquí, yo te convertiré en terror a ti, y a todos tus amigos. Caerán ante la espada de sus enemigos, y tus ojos lo Verán. Y a todo Judá entregaré en mano del rey de Babilonia. El los Transportará a Babilonia y los Herirá a espada.
5
Asimismo, entregaré toda la riqueza de esta ciudad, todo el producto de su labor y todas sus cosas preciosas. Todos los tesoros de los reyes de Judá entregaré en mano de sus enemigos. Los Saquearán y los Tomarán, y los Llevarán a Babilonia.
6
Y Tú, Pasjur, y todos los que viven en tu casa, iréis cautivos. Entrarás en Babilonia, y Allí Morirás. Allá seréis sepultados Tú y todos tus amigos a los cuales has profetizado con engaño.'"
7
Tú me has persuadido, oh Jehovah, y yo fui persuadido. Fuiste Más fuerte que yo, y has prevalecido. Todo el Día he sido objeto de risa; cada cual se burla de Mí.
8
Porque cada vez que hablo, grito; proclamo: "¡Violencia y Destrucción!" Pues la palabra de Jehovah me ha sido afrenta y escarnio todo el Día.
9
Digo: "No me acordaré Más de él, ni hablaré Más en su nombre." Pero hay en mi Corazón como un fuego ardiente, apresado en mis huesos. Me canso de contenerlo y no puedo.
10
He Oído la calumnia de muchos: "¡El terror Está por todas partes! ¡Denunciadlo, y denunciémoslo!" Todos mis hombres de confianza aguardan mi tropiezo. Dicen: "Quizás sea persuadido, y prevalezcamos contra él y tomemos de él venganza."
11
Pero Jehovah Está conmigo como poderoso adalid. Por eso los que me persiguen Tropezarán y no Prevalecerán. Serán avergonzados en gran manera, porque no Prosperarán. Tendrán perpetua afrenta, que Jamás Será olvidada.
12
Oh Jehovah de los Ejércitos, que escudriñas a los justos y ves la conciencia y el Corazón, deja que yo vea tu venganza contra ellos; porque ante ti he expuesto mi causa.
13
Cantad a Jehovah, alabad a Jehovah, porque ha librado el alma del necesitado de la mano de los malhechores.
14
Maldito sea el Día en que Nací; no sea bendito el Día en que mi madre me dio a luz.
15
Maldito el hombre que dio a mi padre las nuevas, diciendo: "Un hijo Varón te ha nacido", Causándole mucha Alegría.
16
Sea tal hombre como las ciudades que Jehovah Desoló sin misericordia. Oiga alarma de mañana y gritos de guerra a Mediodía;
17
porque no me hizo morir en el vientre. Así mi madre hubiera sido mi tumba; su vientre hubiera quedado encinta para siempre.
18
¿Para qué Salí del vientre? ¿Para ver sufrimiento y tormento? ¿Para que mis Días se consuman en vergüenza?

Jeremiah 21

1
La palabra que vino a Jeremías de parte de Jehovah, cuando el rey Sedequías Envió a él a Pasjur hijo de Malquías y al sacerdote Sofonías hijo de Maasías, para que le dijesen:
2
"Por favor, consulta por nosotros a Jehovah, porque Nabucodonosor rey de Babilonia nos hace la guerra. Quizás Jehovah haga con nosotros Según todas sus maravillas, y aquél se vaya de nosotros."
3
Entonces Jeremías les dijo: "Diréis a Sedequías
4
que Así ha dicho Jehovah Dios de Israel: 'He Aquí que yo haré volver Atrás las armas de guerra que Están en vuestras manos, con las cuales vosotros Combatís contra el rey de Babilonia y contra los caldeos que os tienen sitiados fuera de la muralla. Y los reuniré en medio de esta ciudad.
5
Yo mismo combatiré contra vosotros con mano extendida y brazo fuerte, con furor, ira y gran Indignación.
6
Heriré a los habitantes de esta ciudad, a los hombres y los animales; por una gran peste Morirán.
7
Después de eso, dice Jehovah, entregaré en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, a Sedequías rey de Judá, a sus servidores, al pueblo y a los que queden en la ciudad después de la peste, de la espada y del hambre. Los entregaré en mano de sus enemigos y en mano de los que buscan sus vidas. El los Herirá a filo de espada. No les Tendrá Compasión, no Tendrá Lástima ni Tendrá misericordia.'
8
"Y Dirás a este pueblo que Así ha dicho Jehovah: 'He Aquí, yo pongo delante de vosotros el camino de la vida y el camino de la muerte:
9
El que se quede en esta ciudad Morirá por la espada, por el hambre o por la peste. Pero el que salga y se pase a los caldeos, que os tienen sitiados, Vivirá; su vida le Será por Botín.
10
Porque he puesto mi rostro contra esta ciudad para mal, no para bien, dice Jehovah. Será entregada en mano del rey de Babilonia, y él la Incendiará.'
11
"Y a la casa del rey de Judá Dirás: 'Oíd la palabra de Jehovah,
12
oh casa de David. Así ha dicho Jehovah: Juzgad cada mañana con justicia y librad a quien es despojado de mano del opresor, para que, por la maldad de vuestras obras, no salga mi ira como fuego y se encienda, y no haya quien la apague.
13
He Aquí, yo estoy contra ti, oh moradora del valle, oh roca de la llanura. A vosotros que Decís: ¿Quién Marchará contra nosotros, o quién Entrará en nuestras viviendas?, dice Jehovah,
14
yo os castigaré conforme al fruto de vuestras obras, dice Jehovah. Y prenderé fuego a su bosque, el cual Devorará todos sus alrededores.'"

Jeremiah 22

1
Así ha dicho Jehovah: "Desciende a la casa del rey de Judá y habla Allí estas palabras.
2
Dile: 'Escucha la palabra de Jehovah, oh rey de Judá que Estás sentado sobre el trono de David, Tú, tus servidores y tu pueblo que entran por estas puertas.
3
Así ha dicho Jehovah: Practicad el derecho y la justicia; librad a quien es despojado de mano del opresor; no maltratéis ni tratéis con violencia al forastero, ni al huérfano ni a la viuda; no derraméis sangre inocente en este lugar.
4
Porque si realmente ponéis por obra esta palabra, entonces Entrarán por las puertas de esta casa, en carros y a caballo, los reyes que se sientan sobre el trono de David, ellos, sus servidores y su pueblo.
5
Pero si no Escucháis estas palabras, por Mí mismo he jurado, dice Jehovah, que esta casa Será desolada.
6
Porque Así ha dicho Jehovah acerca de la casa del rey de Judá: Como Galaad eres Tú para Mí, y como la cumbre del Líbano. No obstante, te convertiré en Desolación y en ciudades no habitadas.
7
He designado contra ti destructores, cada uno con sus armas. Ellos Cortarán tus cedros escogidos y los Echarán en el fuego.
8
Muchas naciones Pasarán junto a esta ciudad, y se Preguntarán unos a otros: ¿Por qué ha hecho Así Jehovah a esta gran ciudad?
9
Y Responderán: Porque abandonaron el pacto de Jehovah su Dios, y se postraron ante otros dioses y les rindieron culto.'"
10
No lloréis por un muerto; no os Condoláis por él. Llorad amargamente por el que se va, porque Jamás Regresará ni Volverá a ver la tierra donde Nació.
11
Porque Así ha dicho Jehovah acerca de Salum hijo de Josías, rey de Judá, que Sucedió a su padre Josías y que Salió de este lugar: "No Regresará Acá Jamás,
12
sino que en el lugar a donde lo han transportado, Allí Morirá y no Volverá a ver esta tierra.
13
"Ay del que edifica su casa sin justicia, y sus salas sin derecho, sirviéndose de su Prójimo de balde, sin pagarle su salario.
14
El que dice: 'Edificaré para Mí una casa espaciosa y amplias salas; le haré ventanas, la cubriré con cedro y la pintaré de ocre rojo.'
15
¿Acaso Reinarás porque compites con cedro? ¿Acaso no Comió y Bebió tu padre, y Practicó el derecho y la justicia, y entonces le fue bien?
16
El Juzgó la causa del afligido y del necesitado; entonces le fue bien. ¿No es esto conocerme?, dice Jehovah.
17
Pero tus ojos y tu Corazón no Están puestos sino Sólo en tus ganancias deshonestas, en derramar sangre inocente, y en hacer agravio y Extorsión."
18
Por tanto, Así ha dicho Jehovah acerca de Joacim hijo de Josías, rey de Judá: "No lo Lamentarán diciendo: '¡Ay, hermano Mío!' y '¡Ay, hermana Mía!' Ni lo Lamentarán diciendo: '¡Ay, señor!' y '¡Ay de su esplendor!'
19
Será enterrado con un entierro de asno, arrastrado y echado Más Allá de las puertas de Jerusalén.
20
"Sube al Líbano y grita; en Basán haz Oír tu voz; grita desde Abarim. Porque todos tus amantes han sido quebrantados.
21
Te hablé en tu prosperidad, pero dijiste: 'No escucharé.' Este ha sido tu camino desde tu juventud; que nunca has escuchado mi voz.
22
El viento Apacentará a todos tus pastores, y tus amantes Irán en cautiverio. Ciertamente te Avergonzarás y Serás afrentado a causa de toda tu maldad.
23
Habitaste en el Líbano; hiciste tu nido en los cedros. ¡Cómo Gemirás cuando te vengan los dolores, angustia como la de la mujer que da a luz!
24
"¡Vivo yo, dice Jehovah, que si Tú, Joaquín hijo de Joacim, rey de Judá, fueses el anillo de sellar en mi mano derecha, aun de Allí te Arrancaría!
25
Te entregaré en mano de los que buscan tu vida, en mano de aquellos cuya presencia temes, en mano de Nabucodonosor, rey de Babilonia, y en mano de los caldeos.
26
Te arrojaré a ti y a tu madre que te dio a luz, a una tierra extraña donde no nacisteis, y Allá moriréis.
27
Y a la tierra a la cual anhelan intensamente volver, Allá no Volverán.
28
¿Acaso es este hombre Joaquín una obra despreciable y rota? ¿Es acaso una vasija indeseable? ¿Por qué han sido arrojados él y sus descendientes, y echados a una tierra que no Conocían?"
29
¡Oh tierra, tierra, tierra, escucha la palabra de Jehovah!
30
Así ha dicho Jehovah: "Inscribid a este hombre como uno privado de descendencia. Será un hombre que no Prosperará en los Días de su vida. Porque Ningún hombre de su descendencia Logrará sentarse en el trono de David ni gobernar de nuevo en Judá.

Jeremiah 23

1
"¡Ay de los pastores, que echan a perder y dispersan a las ovejas de mi prado!, dice Jehovah.
2
Por tanto, Así ha dicho Jehovah Dios de Israel a los pastores que apacientan a mi pueblo: 'Vosotros dispersasteis y ahuyentasteis mis ovejas, y no os ocupasteis de ellas. He Aquí que yo me ocuparé de vosotros por la maldad de vuestras obras, dice Jehovah.
3
Pero yo reuniré al remanente de mis ovejas de todas las tierras a donde las eché y las haré volver a sus pastizales. Entonces Serán fecundas y se Multiplicarán.
4
Sobre ellas pondré pastores que las apacienten. No Temerán Más, ni se Atemorizarán; no Faltará ninguna, dice Jehovah.'
5
"He Aquí vienen Días, dice Jehovah, en que levantaré a David un Retoño justo. Reinará un Rey que Obrará con inteligencia y que Practicará el derecho y la justicia en la tierra.
6
En sus Días Será salvo Judá, e Israel Habitará seguro. Y este es el nombre con el cual Será llamado: 'Jehovah, justicia nuestra.'
7
Por tanto, dice Jehovah, he Aquí vienen Días en que no Dirán Más: '¡Vive Jehovah, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra de Egipto!',
8
sino: '¡Vive Jehovah, que hizo subir y trajo a los descendientes de la casa de Israel desde la tierra del norte y desde todas las tierras a donde los Había desterrado!' Y Habitarán en su propio suelo."
9
Para los profetas: Mi Corazón Está quebrantado dentro de Mí; todos mis huesos tiemblan. Estoy como un hombre ebrio y como un hombre dominado por el vino, a causa de Jehovah y a causa de sus santas palabras.
10
Porque la tierra Está llena de Adúlteros; porque por causa de éstos la tierra Está enlutada, y los pastizales del desierto se han secado. La carrera de ellos es mala; su Poderío no es recto.
11
"Tanto el profeta como el sacerdote son unos Impíos, dice Jehovah. Aun en mi casa he hallado su maldad.
12
Por tanto, como resbaladeros en la oscuridad Será su camino. Serán empujados y Caerán en él, porque yo traeré el mal sobre ellos en el año de su castigo, dice Jehovah.
13
"En los profetas de Samaria he visto algo repulsivo: Profetizan en nombre de Baal y hacen errar a mi pueblo Israel.
14
Y en los profetas de Jerusalén he visto algo horrible: Cometen adulterio, andan en la mentira y fortalecen las manos de los malhechores, de manera que ninguno se convierta de su maldad. Todos ellos son para Mí como Sodoma, y sus habitantes como Gomorra.
15
Por tanto, Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos acerca de los profetas: He Aquí que les haré comer ajenjo y les haré beber aguas envenenadas, porque de los profetas de Jerusalén ha salido la Corrupción a todo el País."
16
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: "No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan. Ellos os llenan de vanas esperanzas; hablan Visión de su propio Corazón, no de la boca de Jehovah.
17
Continuamente dicen a los que desprecian la palabra de Jehovah: 'Tendréis paz.' Y a cualquiera que anda tras la Porfía de su Corazón dicen: 'No Vendrá el mal sobre vosotros.'"
18
Pero, ¿quién ha estado en el consejo secreto de Jehovah y ha percibido y Oído su palabra? ¿Quién ha estado atento a su palabra y la ha obedecido?
19
He Aquí que el Huracán de Jehovah sale con furor. Es un Huracán que gira e irrumpe sobre la cabeza de los Impíos.
20
No se Apartará la ira de Jehovah hasta que haya hecho y cumplido los Propósitos de su Corazón. Al final de los Días lo entenderéis claramente.
21
"Yo no enviaba a aquellos profetas, pero ellos Corrían. Yo no les hablaba, pero ellos profetizaban.
22
Si hubieran estado en mi consejo secreto, entonces Habrían hecho Oír mis palabras a mi pueblo, y les Habrían hecho volver de su mal camino y de la maldad de sus obras.
23
"¿Acaso soy yo Dios de cerca, y no Dios de lejos?, dice Jehovah.
24
¿Acaso Podrá alguien ocultarse en escondrijos para que yo no lo vea?, dice Jehovah. ¿Acaso no lleno yo el cielo y la tierra?, dice Jehovah.
25
"He Oído lo que dijeron aquellos profetas que en mi nombre profetizan mentira, diciendo: '¡He soñado, he soñado!'
26
¿Hasta Cuándo? ¿Qué hay en el Corazón de los profetas que profetizan mentira y que profetizan el engaño de sus propios corazones?
27
¿Acaso con sus sueños que cada uno cuenta a su compañero, piensan hacer que mi pueblo se olvide de mi nombre, de la manera que sus padres se olvidaron de mi nombre por causa de Baal?
28
El profeta que tenga un sueño, que cuente el sueño; pero el que tenga mi palabra, que hable mi palabra con fidelidad. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo?, dice Jehovah.
29
¿No es mi palabra como el fuego y como el martillo que despedaza la roca?, dice Jehovah.
30
Por tanto, he Aquí, yo estoy contra los profetas que hurtan mis palabras, cada uno de su vecino, dice Jehovah.
31
He Aquí, yo estoy contra los profetas que con sus lenguas hablan lisonjas y proclaman: 'Jehovah dice.'
32
He Aquí, dice Jehovah, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos y los cuentan, haciendo errar a mi pueblo con sus mentiras y con su liviandad. Yo no los envié ni les mandé. Ningún provecho Traerán a este pueblo, dice Jehovah.
33
"Cuando este pueblo o Algún profeta o sacerdote te pregunte diciendo: '¿Cuál es la Profecía de Jehovah?', les Dirás: '¿Vosotros sois la Profecía, y yo os rechazaré', dice Jehovah.
34
"Al profeta, al sacerdote y a cualquiera del pueblo que diga: 'Profecía de Jehovah', yo castigaré a tal hombre y a su casa.
35
Así diréis cada cual a su compañero y cada uno a su hermano: '¿Qué ha respondido Jehovah? ¿Qué ha hablado?'
36
Nunca Más os acordaréis de decir: 'Profecía de Jehovah.' Porque, ¿acaso ha de ser Profecía la palabra de cada hombre? Vosotros Pervertís las palabras del Dios vivo, Jehovah de los Ejércitos, nuestro Dios.
37
"Así Dirás al profeta: '¿Qué te Respondió Jehovah? ¿Qué Habló Jehovah?'
38
Pero si Decís: 'Profecía de Jehovah', por eso ha dicho Jehovah: Porque dijisteis: 'Profecía de Jehovah', cuando yo os mandé decir: No Digáis: 'Profecía de Jehovah';
39
por eso, he Aquí que os olvidaré por completo y os arrojaré de mi presencia a vosotros y a la ciudad que os Había dado.
40
Pondré sobre vosotros afrenta perpetua y eterna Humillación que no Serán olvidadas."

Jeremiah 24

1
Después que Nabucodonosor, rey de Babilonia, Había llevado cautivos a Joaquín hijo de Joacim, rey de Judá, a los magistrados de Judá, a los artesanos y a los herreros, de Jerusalén a Babilonia, Jehovah me Mostró una Visión: He Aquí, dos canastas de higos estaban puestas delante del templo de Jehovah.
2
Una de las canastas Tenía higos muy buenos, como brevas; la otra canasta Tenía higos muy malos, tan malos que no se Podían comer.
3
Y Jehovah me dijo: --¿Qué ves, Jeremías? Yo dije: --Higos. Higos buenos, muy buenos; e higos malos, muy malos, tan malos que no se pueden comer.
4
Entonces vino a Mí la palabra de Jehovah, diciendo:
5
--Así ha dicho Jehovah Dios de Israel: Como a estos higos buenos, Así consideraré, para bien, a los que fueron llevados cautivos de Judá, a quienes eché de este lugar a la tierra de los caldeos.
6
Pondré mis ojos sobre ellos, para bien, y les haré volver a esta tierra. Los edificaré y no los destruiré; los plantaré y no los arrancaré.
7
Les daré un Corazón para que me conozcan, pues yo soy Jehovah. Ellos Serán mi pueblo, y yo seré su Dios, porque Volverán a Mí de todo Corazón.
8
Porque Así ha dicho Jehovah: Como con los higos malos, que por ser tan malos no se pueden comer, Así procederé con Sedequías rey de Judá, con sus magistrados, con el remanente de Jerusalén que ha sido dejado en esta tierra y con los que habitan en la tierra de Egipto,
9
para mal. Y haré que ante todos los reinos de la tierra sean objeto de espanto, de oprobio, de Refrán, de burla y de Maldición en todos los lugares adonde yo los empuje.
10
Y enviaré sobre ellos la espada, el hambre y la peste, hasta que sean exterminados de sobre el suelo que les di a ellos y a sus padres.

Jeremiah 25

1
La palabra que vino a Jeremías acerca de todo el pueblo de Judá, en el cuarto año de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, el cual era el primer año de Nabucodonosor, rey de Babilonia,
2
la cual Habló el profeta Jeremías a todo el pueblo de Judá y a todos los habitantes de Jerusalén, diciendo:
3
"Desde el año 13 de Josías hijo de Amón, rey de Judá, hasta este Día, durante veintitrés años ha venido a Mí la palabra de Jehovah. Os he hablado persistentemente, pero no habéis escuchado.
4
Jehovah os Envió persistentemente todos sus siervos los profetas, pero no escuchasteis ni inclinasteis vuestro Oído para escuchar.
5
Os Decían: 'Volveos, pues, cada uno de vuestro mal camino y de la maldad de vuestras obras, y habitad en la tierra que Jehovah os ha dado a vosotros y a vuestros padres, para siempre Jamás.
6
No Vayáis en pos de otros dioses, para rendirles culto y para postraros ante ellos. No me provoquéis a ira con la obra de vuestras manos, y no os haré mal.'
7
Sin embargo, dice Jehovah, no me escuchasteis, de modo que me habéis provocado a ira con la obra de vuestras manos, para vuestro propio mal.
8
"Por tanto, Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: 'Por cuanto no habéis escuchado mis palabras,
9
he Aquí yo enviaré a tomar a todas las gentes del norte y a Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo, y los traeré contra esta tierra y contra sus habitantes, y contra todas las naciones de alrededor, dice Jehovah. Los destruiré por completo y los convertiré en escarnio, rechifla y ruinas perpetuas.
10
Haré perecer entre ellos la voz del gozo y la voz de la Alegría, la voz del novio y la voz de la novia, el ruido de las piedras del molino y la luz de la Lámpara.
11
Toda esta tierra Será convertida en Desolación y espanto. Y estas naciones Servirán al rey de Babilonia durante setenta años.'
12
"Pero Sucederá que cuando se hayan cumplido los setenta años, castigaré al rey de Babilonia, a aquella Nación y a la tierra de los caldeos, por su maldad. Yo la convertiré en perpetua Desolación.
13
Traeré contra aquella tierra todas mis palabras que he hablado acerca de ella, todo lo que Está escrito en este libro que ha profetizado Jeremías contra todas las naciones.
14
Porque también de ellos se Servirán muchas naciones y grandes reyes. Yo les retribuiré conforme a sus hechos y conforme a la obra de sus manos."
15
Así me ha dicho Jehovah Dios de Israel: "Toma de mi mano esta copa del vino de la ira, y da de beber a todas las naciones a las cuales te Envío.
16
Ellas Beberán y Vomitarán; Enloquecerán a causa de la espada que yo Envío entre ellas."
17
Tomé, pues, la copa de la mano de Jehovah y di de beber a todas las naciones a las cuales Jehovah me Había enviado:
18
A Jerusalén y a las ciudades de Judá, a sus reyes y a sus magistrados, para convertirlos en ruinas, en horror, en rechifla y en Maldición, como en este Día.
19
Al Faraón rey de Egipto, a sus servidores, a sus magistrados, a todo su pueblo
20
y a toda su Población asimilada. A todos los reyes de la tierra de Uz y a todos los reyes de la tierra de Filistea (Ascalón, Gaza, Ecrón y los sobrevivientes de Asdod).
21
A Edom, a Moab, a los hijos de Amón;
22
a todos los reyes de Tiro, a todos los reyes de Sidón y a los reyes de las costas que Están al otro lado del mar.
23
A Dedán, a Tema, a Buz y a todos los que se rapan las sienes.
24
A todos los reyes de Arabia y a todos los reyes de la Población asimilada que habita en el desierto.
25
A todos los reyes de Zimri, a todos los reyes de Elam y a todos los reyes de Media.
26
A todos los reyes del norte, tanto a los cercanos como a los lejanos, a los unos como a los otros. Di de beber a todos los reinos que hay sobre la faz de la tierra, y el rey de Sesac Beberá después de ellos.
27
"Les Dirás que Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: 'Bebed y embriagaos; vomitad y caed. No os levantaréis a causa de la espada que yo Envío contra vosotros.'
28
Y Sucederá que si Rehúsan tomar la copa de tu mano para beber, les Dirás que Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: 'Tenéis que beberla,
29
porque he Aquí que yo comienzo a hacer mal a la ciudad que es llamada por mi nombre; y vosotros, ¿quedaréis impunes? ¡No quedaréis impunes, porque yo llamo la espada contra todos los habitantes de la tierra!', dice Jehovah de los Ejércitos.
30
"Tú Profetizarás contra ellos todas estas palabras y les Dirás: 'Jehovah ruge desde lo alto, y da su voz desde su santa Habitación. Ruge enfurecido contra su morada; y un grito como el de los que pisan la uva, Responderá a todos los habitantes de la tierra.
31
Tal rugido Llegará hasta el extremo de la tierra, porque Jehovah tiene litigio contra las naciones. El entra en juicio contra todo mortal; Entregará los Impíos a la espada,'" dice Jehovah.
32
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: "He Aquí que el mal Irá de Nación en Nación, y un gran Huracán se Desatará desde los extremos de la tierra.
33
En aquel Día los muertos por Jehovah Estarán desde un extremo de la tierra hasta el otro. No Serán llorados; no Serán recogidos ni sepultados. Serán convertidos en abono sobre la superficie de la tierra."
34
¡Gemid, oh pastores, y gritad! Revolcaos en el polvo, oh mayorales del rebaño; porque se han cumplido los Días para que Seáis degollados y dispersados. Y caeréis como carneros escogidos.
35
Se Acabará el refugio de los pastores, y el escape de los mayorales del rebaño.
36
Se oye el ruido del Griterío de los pastores, y del gemido de los mayorales del rebaño. Porque Jehovah ha devastado sus prados.
37
Los apacibles pastizales son devastados a causa del furor de la ira de Jehovah.
38
Cual León, ha dejado su guarida, pues la tierra de ellos se ha convertido en horror a causa de la ira del opresor y a causa del furor de su enojo.

Jeremiah 26

1
En el principio del reinado de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, vino esta palabra de Jehovah, diciendo:
2
"Así ha dicho Jehovah: 'Ponte de pie en el atrio de la casa de Jehovah y habla todas las palabras que te he mandado que hables, a todos los de las ciudades de Judá que vienen para adorar en la casa de Jehovah. No omitas ni una sola palabra;
3
Quizás oigan y se vuelvan, cada uno de su mal camino, y yo desista del mal que he pensado hacerles por causa de la maldad de sus obras.'
4
Les Dirás que Así ha dicho Jehovah: 'Si no me Escucháis para andar en mi ley, la cual he puesto delante de vosotros,
5
ni Escucháis las palabras de mis siervos los profetas que persistentemente os he enviado (a los cuales no habéis escuchado),
6
entonces haré a este templo como hice al de Silo y expondré esta ciudad como una Maldición ante todas las naciones de la tierra.'"
7
Los sacerdotes, los profetas y todo el pueblo oyeron a Jeremías hablar estas palabras en la casa de Jehovah.
8
Pero Sucedió que cuando Jeremías Terminó de decir todo lo que Jehovah le Había mandado que hablase a todo el pueblo, lo apresaron los sacerdotes, los profetas y todo el pueblo, diciendo: "Irremisiblemente Morirás.
9
¿Por qué has profetizado en nombre de Jehovah, diciendo: 'Este templo Será como Silo, y esta ciudad Será destruida hasta no quedar habitante en ella'?" Y todo el pueblo se Congregó contra Jeremías en la casa de Jehovah.
10
Cuando los magistrados de Judá oyeron estas cosas, subieron de la casa del rey a la casa de Jehovah y se sentaron a la entrada de la puerta Nueva de la casa de Jehovah.
11
Entonces los sacerdotes y los profetas hablaron a los magistrados y a todo el pueblo, diciendo: --¡Este hombre merece la pena de muerte, porque ha profetizado contra esta ciudad, como vosotros lo habéis Oído con vuestros propios Oídos!
12
Entonces Jeremías Habló a todos los magistrados y a todo el pueblo, diciendo: --Jehovah me ha enviado para profetizar contra este templo y contra esta ciudad todas las palabras que habéis Oído.
13
Ahora pues, corregid vuestros caminos y vuestras obras, y escuchad la voz de Jehovah vuestro Dios, y Jehovah Desistirá del mal que ha hablado contra vosotros.
14
Y en lo que a Mí respecta, he Aquí estoy en vuestras manos: Haced de Mí como mejor y Más recto os parezca.
15
Pero sabed con certeza que si me Matáis, echaréis sangre inocente sobre vosotros, sobre esta ciudad y sobre sus habitantes. Porque en verdad Jehovah me ha enviado para decir todas estas palabras en vuestros Oídos.
16
Entonces los magistrados y todo el pueblo dijeron a los sacerdotes y a los profetas: --Este hombre no merece la pena de muerte, porque ha hablado en nombre de Jehovah, nuestro Dios.
17
Luego se levantaron algunos hombres de los ancianos del País y hablaron a toda la asamblea del pueblo, diciendo:
18
--Miqueas de Moréset profetizaba en tiempos de Ezequías, rey de Judá. El Habló a todo el pueblo de Judá, diciendo: "Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos:' Sion Será arada como campo. Jerusalén Será convertida en un Montón de ruinas; y el monte del templo, en cumbres boscosas.'"
19
¿Acaso Ezequías, rey de Judá, y todo Judá lo mataron? ¿Acaso no Temió a Jehovah e Imploró el favor de Jehovah, y Jehovah Desistió del mal que Había hablado contra ellos? Nosotros estamos haciendo un mal grande contra nosotros mismos.
20
Hubo también un hombre que profetizaba en nombre de Jehovah: Urías hijo de Semaías, de Quiriat-jearim, el cual Profetizó contra esta ciudad y contra esta tierra, conforme a todas las palabras de Jeremías.
21
El rey Joacim, todos sus valientes y todos sus magistrados oyeron sus palabras, y el rey Procuró matarlo. Pero Urías se Enteró, tuvo miedo y Huyó, y se fue a Egipto.
22
El rey Joacim Envió a Egipto unos hombres: a Elnatán hijo de Acbor y a otros hombres con él.
23
Ellos sacaron a Urías de Egipto y lo llevaron al rey Joacim, quien lo Mató a espada y Echó su Cadáver en los sepulcros de la gente del pueblo.
24
Pero la mano de Ajicam hijo de Safán estaba con Jeremías, para que no lo entregasen en mano del pueblo para matarlo.

Jeremiah 27

1
En el principio del reinado de Sedequías hijo de Josías, rey de Judá, vino esta palabra de Jehovah a Jeremías.
2
Jehovah me dijo Así: "Haz coyundas y yugos, y ponlos sobre tu cuello.
3
Luego los Enviarás al rey de Edom, al rey de Moab, al rey de los hijos de Amón, al rey de Tiro y al rey de Sidón, por medio de los mensajeros que vienen a Jerusalén a Sedequías, rey de Judá.
4
Y les Mandarás que digan a sus señores que Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: 'Así habéis de decir a vuestros señores:
5
Con mi gran poder y mi brazo extendido hice la tierra, al hombre y a los animales que Están sobre la faz de la tierra, y la he dado a quien me place.
6
Ahora yo he entregado todas estas tierras en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo. Le he dado aun los animales del campo, para que le sirvan.
7
Todas las naciones le Servirán a él, como a su hijo y al hijo de su hijo, hasta que también le llegue su tiempo a su propia tierra; luego se Servirán de él muchas naciones y grandes reyes.
8
"Y Sucederá que a la Nación o al reino que no sirva a Nabucodonosor, rey de Babilonia, y que no ponga su cuello bajo el yugo del rey de Babilonia, yo castigaré a tal Nación con espada, hambre y peste, hasta que los acabe por medio de su mano', dice Jehovah.
9
"Vosotros, pues, no escuchéis a vuestros profetas, ni a vuestros encantadores, ni a vuestros soñadores, ni a vuestros espiritistas ni a vuestros hechiceros que os hablan diciendo: 'No serviréis al rey de Babilonia.'
10
Porque ellos os profetizan mentira, de modo que Seáis alejados de vuestra tierra y que yo os expulse y Perezcáis.
11
Pero a la Nación que someta su cuello al yugo del rey de Babilonia y le sirva, haré que la dejen en su tierra, y Habitará en ella", dice Jehovah.
12
Y hablé a Sedequías, rey de Judá, conforme a todas estas palabras, diciendo: "Someted vuestros cuellos al yugo del rey de Babilonia. Servidle a él y a su pueblo, y viviréis.
13
¿Por qué habréis de morir Tú y tu pueblo por la espada, el hambre y la peste, como ha dicho Jehovah acerca de la Nación que no sirva al rey de Babilonia?
14
No escuchéis las palabras de los profetas quienes os hablan diciendo: 'No serviréis al rey de Babilonia', pues os profetizan mentira.
15
Porque Jehovah dice: 'Yo no los envié; no obstante, ellos profetizan falsamente en mi nombre, de modo que yo os expulse y Perezcáis vosotros y los profetas que os profetizan.'"
16
También a los sacerdotes y a todo este pueblo hablé diciendo: "No escuchéis las palabras de vuestros profetas, quienes os profetizan diciendo: 'He Aquí que los utensilios de la casa de Jehovah Serán Traídos pronto de Babilonia', porque os profetizan mentira.
17
No los escuchéis; servid al rey de Babilonia y vivid. ¿Por qué ha de ser desolada esta ciudad?
18
Si ellos son profetas y si Está con ellos la palabra de Jehovah, que intercedan ante Jehovah de los Ejércitos, para que no vayan a Babilonia los utensilios que han quedado en la casa de Jehovah, en la casa del rey de Judá y en Jerusalén.
19
Porque Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos acerca de aquellas columnas, de la fuente, de las bases de las pilas Móviles y del resto de los objetos que quedan en esta ciudad,
20
y que no Llevó Nabucodonosor rey de Babilonia, cuando Llevó cautivos a Babilonia a Joaquín hijo de Joacim, rey de Judá, y a todos los nobles de Judá y de Jerusalén.
21
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel, acerca de los objetos que han quedado en la casa de Jehovah y en la casa del rey de Judá y en Jerusalén:
22
'Serán llevados a Babilonia y Allí Estarán hasta el Día en que yo los visite con mi favor, dice Jehovah. Después los haré volver, y los restituiré a este lugar.'"

Jeremiah 28

1
Aconteció en el mismo año, en el principio del reinado de Sedequías rey de Judá, en el mes quinto del cuarto año, que Ananías hijo de Azur, que era el profeta de Gabaón, me Habló en la casa de Jehovah, en presencia de los sacerdotes y de todo el pueblo, diciendo:
2
--Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel, diciendo: "He roto el yugo del rey de Babilonia.
3
Dentro de dos años haré volver a este lugar todos los utensilios de la casa de Jehovah que Nabucodonosor rey de Babilonia Tomó de este lugar y los Llevó a Babilonia.
4
También haré volver a este lugar a Joaquín hijo de Joacim, rey de Judá, y a todos los de Judá que fueron llevados cautivos a Babilonia, porque romperé el yugo del rey de Babilonia", dice Jehovah.
5
Entonces el profeta Jeremías Respondió al profeta Ananías, en presencia de los sacerdotes y de todo el pueblo que estaba de pie en la casa de Jehovah.
6
Y el profeta Jeremías dijo: --¡Así sea! Así lo haga Jehovah. Confirme Jehovah las palabras que has profetizado, para hacer volver de Babilonia a este lugar los utensilios de la casa de Jehovah y a todos los que fueron llevados cautivos.
7
Sin embargo, escucha esta palabra que yo hablo a tus Oídos y a Oídos de todo el pueblo:
8
Los profetas que vinieron antes de ti y antes de mi, desde tiempos antiguos, profetizaron de guerras, de desastres y de pestes contra muchas tierras y contra grandes reinos.
9
En cuanto al profeta que profetiza paz, cuando su palabra se cumpla, se Reconocerá que a tal profeta verdaderamente le ha enviado Jehovah.
10
Entonces el profeta Ananías Quitó el yugo del cuello del profeta Jeremías y lo Rompió.
11
Y Ananías Habló en presencia de todo el pueblo, diciendo: --Así ha dicho Jehovah: "De esta manera romperé el yugo de Nabucodonosor, rey de Babilonia, del cuello de todas las naciones, dentro de dos años." Y Jeremías se fue por su camino.
12
Después que el profeta Ananías Rompió el yugo del cuello del profeta Jeremías, vino la palabra de Jehovah a Jeremías, diciendo:
13
--Vé, habla a Ananías y dile que Así ha dicho Jehovah: "Tú has roto yugos de madera, pero en lugar de ellos Harás yugos de hierro."
14
Porque Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "He puesto un yugo de hierro sobre el cuello de todas estas naciones, para que sirvan a Nabucodonosor, rey de Babilonia, y le Servirán. Le he dado a él aun los animales del campo."
15
Entonces el profeta Jeremías dijo al profeta Ananías: --Escucha, Ananías: Jehovah no te ha enviado, y Tú has hecho que este pueblo Confíe en la mentira.
16
Por tanto, Así ha dicho Jehovah: "He Aquí, yo te quito de sobre la faz de la tierra. Morirás en este mismo año, porque incitaste a la Rebelión contra Jehovah."
17
En el mismo año, en el mes séptimo, Murió Ananías.

Jeremiah 29

1
Estas son las palabras de la carta que el profeta Jeremías Envió de Jerusalén al resto de los ancianos de la cautividad, a los sacerdotes, a los profetas y a todo el pueblo, que Nabucodonosor Había llevado cautivo de Jerusalén a Babilonia.
2
Esto Sucedió después de haber salido de Jerusalén el rey Joaquín y la reina madre, los funcionarios, los magistrados de Judá y de Jerusalén, los artesanos y los herreros.
3
La carta fue enviada por medio de Elasa hijo de Safán y de Gemarías hijo de Hilquías, a quienes Sedequías rey de Judá Envió a Babilonia, a Nabucodonosor rey de Babilonia. Y Decía:
4
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "A todos los que Están en la cautividad, a quienes hice llevar cautivos de Jerusalén a Babilonia:
5
Edificad casas y habitadlas. Plantad huertos y comed del fruto de ellos.
6
Contraed matrimonio y engendrad hijos e hijas. Tomad mujeres para vuestros hijos y dad vuestras hijas en matrimonio, para que den a luz hijos e hijas. Multiplicaos Allí, y no Disminuyáis.
7
Procurad el bienestar de la ciudad a la cual os hice llevar cautivos. Rogad por ella a Jehovah, porque en su bienestar tendréis vosotros bienestar."
8
Porque Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "No os engañen vuestros profetas que Están entre vosotros, ni vuestros encantadores. No prestéis Oído a sus sueños que ellos sueñan.
9
Pues ellos os profetizan falsamente en mi nombre. Yo no los envié", dice Jehovah.
10
Porque Así ha dicho Jehovah: "Cuando Según mi dicho se cumplan setenta años para Babilonia, os visitaré con mi favor y os cumpliré mi buena promesa de haceros regresar a este lugar.
11
Porque yo sé los planes que tengo acerca de vosotros, dice Jehovah, planes de bienestar y no de mal, para daros porvenir y esperanza.
12
Entonces me invocaréis. Vendréis y oraréis a Mí, y yo os escucharé.
13
Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis con todo vuestro Corazón.
14
Me dejaré hallar de vosotros, dice Jehovah, y os restauraré de vuestra cautividad. Os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares a donde os he expulsado, dice Jehovah. Y os haré volver al lugar de donde hice que os llevaran cautivos."
15
Vosotros habéis dicho: "Jehovah nos ha levantado profetas en Babilonia."
16
Pero Así ha dicho Jehovah acerca del rey que Está sentado sobre el trono de David y de todo el pueblo que habita en esta ciudad, vuestros hermanos que no salieron en cautividad con vosotros;
17
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: "He Aquí, yo Envío contra ellos la espada, el hambre y la peste. Procederé con ellos como con los higos malos, que por ser tan malos no se pueden comer.
18
Los perseguiré con espada, con hambre y con peste. Haré que sean motivo de espanto para todos los reinos de la tierra, y Maldición, horror, rechifla y afrenta ante todas las naciones a las cuales los he expulsado,
19
dice Jehovah, porque no escucharon mis palabras que persistentemente os he enviado por medio de mis siervos los profetas. Y no habéis escuchado", dice Jehovah.
20
Oíd, pues, la palabra de Jehovah, vosotros todos los expatriados que eché de Jerusalén a Babilonia.
21
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel, acerca de Acab hijo de Colías y de Sedequías hijo de Maasías, quienes os profetizan falsamente en mi nombre: "He Aquí, yo los entrego en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, y él los Matará ante vuestros ojos.
22
De ellos se Derivará esta Maldición para todos los expatriados de Judá que Están en Babilonia: 'Jehovah te haga como a Sedequías y como a Acab, a quienes el rey de Babilonia los Asó al fuego.'
23
Porque hicieron infamia en Israel, cometiendo adulterio con las mujeres de sus Prójimos, y porque en mi nombre hablaron falsamente palabras que no les mandé, lo cual yo lo sé y soy testigo", dice Jehovah.
24
Y a Semaías de Nejelam Hablarás diciendo
25
que Así ha hablado Jehovah de los Ejércitos, por cuanto en tu propio nombre enviaste cartas a todo el pueblo que Está en Jerusalén, al sacerdote Sofonías hijo de Maasías y a todos los Demás sacerdotes, diciendo:
26
"Jehovah te ha hecho sacerdote en lugar del sacerdote Joyada, para que en la casa de Jehovah te encargues de todo hombre loco que se ponga a profetizar, y lo metas en el cepo y en el collar de hierro.
27
Ahora pues, ¿por qué no has reprendido a Jeremías de Anatot, que os profetiza?
28
Porque por cierto nos ha enviado a decir en Babilonia: 'Largo va a ser el cautiverio. Edificad casas y habitadlas; plantad huertos y comed del fruto de ellos...'"
29
El sacerdote Sofonías Leyó esta carta a Oídos del profeta Jeremías.
30
Y vino la palabra de Jehovah a Jeremías, diciendo:
31
"Manda decir a todos los expatriados que Así ha dicho Jehovah acerca de Semaías de Nejelam: 'Porque Semaías os Profetizó sin que yo lo enviara, y os hizo confiar en una mentira,
32
por eso Así ha dicho Jehovah: He Aquí que yo castigaré a Semaías de Nejelam y a su descendencia. No Tendrá un solo hombre que habite en medio de este pueblo, ni Verá el bien que haré a mi pueblo, dice Jehovah, porque ha incitado a la Rebelión contra Jehovah.'"

Jeremiah 30

1
La palabra de Jehovah que vino a Jeremías, diciendo
2
"Así ha dicho Jehovah Dios de Israel: 'Escribe en un libro todas estas palabras que te he hablado.
3
Porque he Aquí vienen Días, dice Jehovah, en que restauraré de la cautividad a mi pueblo Israel y a Judá, ha dicho Jehovah. Los haré volver a la tierra que di a sus padres, y Tomarán Posesión de ella.'"
4
Estas son las palabras que Habló Jehovah acerca de Israel y de Judá.
5
Así ha dicho Jehovah: "Hemos Oído una voz de estremecimiento; hay terror, y no hay paz.
6
Preguntad, pues, y mirad: ¿Acaso un Varón da a luz? ¿Por qué he visto a todo hombre con las manos sobre las caderas como una mujer que da a luz, y todas las caras se han vuelto Pálidas?
7
¡Oh, Cuán grande Será aquel Día; tanto, que no hay otro semejante a él! Será tiempo de angustia para Jacob, pero Será librado de él.
8
"Sucederá en aquel Día, dice Jehovah de los Ejércitos, que yo quebraré el yugo de sobre su cuello y romperé sus coyundas. Los extraños no Volverán a someterlo a servidumbre.
9
Más bien, Servirán a Jehovah su Dios y a David su rey, a quien yo levantaré para ellos.
10
"Pero Tú no temas, oh siervo Mío Jacob, ni desmayes, oh Israel, dice Jehovah. Porque he Aquí, yo soy el que te salva desde lejos; y a tu descendencia, de la tierra de su cautividad. Jacob Volverá y Estará tranquilo; Estará confiado, y no Habrá quien lo atemorice.
11
Porque yo estoy contigo para salvarte, dice Jehovah. Ciertamente haré exterminio en todas las naciones entre las cuales te he dispersado; pero en ti no haré exterminio, sino que te castigaré con justicia. De ninguna manera te daré por inocente.
12
Porque Así ha dicho Jehovah: Tu quebranto es incurable, y tu herida es grave.
13
No hay quien juzgue tu causa; no tienes remedio eficaz para tu úlcera.
14
Todos tus amantes se han olvidado de ti; ya no te buscan. Porque te he herido como a enemigo con castigo de hombre cruel, a causa del gran Número de tus maldades y de la multitud de tus pecados.
15
¿Por qué gritas por tu quebranto? Tu dolor es incurable, porque por la grandeza de tu iniquidad y por tus muchos pecados te he hecho esto.
16
Pero todos los que te devoran Serán devorados; y todos tus enemigos, todos ellos, Irán en cautividad. Los que te saquean Serán Víctimas del saqueo, y a todos los que te despojan los entregaré al despojo.
17
Porque yo te traeré sanidad y curaré tus heridas, dice Jehovah; pues te han llamado Desechada, diciendo: 'Esta es Sion, a quien nadie busca.'"
18
Así ha dicho Jehovah: "He Aquí, yo restauraré de la cautividad las tiendas de Jacob; de sus moradas tendré misericordia. La ciudad Será reedificada sobre su Montículo de escombros, y el palacio Quedará en su lugar.
19
Acciones de gracias Saldrán de ellos, y la voz de los que se regocijan. Los multiplicaré, y no Serán disminuidos. Los honraré, y no Serán insignificantes.
20
Sus hijos Serán como en el pasado, y su Congregación Tendrá estabilidad delante de Mí. Y castigaré a todos sus opresores.
21
"Uno de ellos Será su soberano, y de en medio de ellos Saldrá su gobernante. Yo le haré acercarse, y él se Llegará a Mí. Porque, ¿quién es aquel que arriesga su Corazón para acercarse a Mí?, dice Jehovah.
22
Vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios.
23
"He Aquí que el Huracán de Jehovah sale con furor. Es un Huracán que gira e irrumpe sobre la cabeza de los Impíos.
24
No se Apartará el ardor de la ira de Jehovah hasta que haya hecho y cumplido los Propósitos de su Corazón. Al final de los Días lo entenderéis.

Jeremiah 31

1
"En aquel tiempo, dice Jehovah, yo seré el Dios de todas las familias de Israel; y ellos Serán mi pueblo.
2
Así ha dicho Jehovah: Cuando Israel iba en pos de su reposo, el pueblo que Había sobrevivido de la espada Halló gracia en el desierto."
3
Jehovah me ha aparecido desde hace mucho tiempo, diciendo: "Con amor eterno te he amado; por tanto, te he prolongado mi misericordia.
4
Otra vez he de edificarte, y Serás edificada, oh virgen de Israel. Otra vez Serás adornada con tus panderos y Saldrás en las danzas de los que se regocijan.
5
Otra vez Plantarás viñas en los montes de Samaria, y los que las planten Gozarán del fruto.
6
Porque Habrá un Día en que Gritarán los guardias en la Región montañosa de Efraín: '¡Levantaos, y subamos a Sion, a Jehovah, nuestro Dios!'"
7
Porque Así ha dicho Jehovah: "Regocijaos con Alegría a causa de Jacob, y gritad de Júbilo ante la cabeza de las naciones. Proclamad, alabad y decid: '¡Oh Jehovah, salva a tu pueblo, al remanente de Israel!'
8
"He Aquí, yo los traigo de la tierra del norte, y los reuniré de los confines de la tierra. Entre ellos Vendrán los ciegos y los cojos, la mujer encinta y la que da a luz. Como una gran multitud Volverán Acá.
9
Vendrán con llanto, pero con consuelo los guiaré y los conduciré junto a los arroyos de aguas, por un camino parejo en el cual no Tropezarán. Porque yo soy un Padre para Israel, y Efraín es mi primogénito."
10
¡Oh naciones, escuchad la palabra de Jehovah y hacedlo saber en las costas lejanas! Decid: "El que Dispersó a Israel lo Reunirá y lo Guardará, como el pastor guarda su rebaño."
11
Porque Jehovah ha rescatado a Jacob; lo ha redimido de mano del que es Más fuerte que él.
12
Vendrán y Darán alabanza en la cumbre de Sion. Correrán hacia la bondad de Jehovah: al grano, al vino nuevo, al aceite y a las Crías de las ovejas y de las vacas. Su vida Será como huerto de riego; nunca Más Volverán a languidecer.
13
"Entonces la virgen se Regocijará en la danza, y los Jóvenes y los ancianos juntamente. Porque transformaré su duelo en regocijo; los consolaré y los alegraré en su dolor.
14
Colmaré de abundancia el alma del sacerdote, y mi pueblo se Saciará de mi bondad", dice Jehovah.
15
Así ha dicho Jehovah: "Voz fue Oída en Ramá; lamento y llanto amargo. Raquel lloraba por sus hijos, y no Quería ser consolada por sus hijos, porque perecieron."
16
Así ha dicho Jehovah: "Reprime tu voz del llanto y tus ojos de las Lágrimas, porque tu obra tiene recompensa, dice Jehovah. Ellos Volverán de la tierra del enemigo.
17
Hay esperanza para tu porvenir; tus hijos Volverán a su territorio, dice Jehovah.
18
"Ciertamente yo he Oído a Efraín que se lamentaba diciendo: 'Me azotaste, y fui castigado como novillo Indómito. Hazme volver, y volveré; porque Tú eres Jehovah mi Dios.
19
Porque después de desviarme, me Arrepentí; y después de darme cuenta, golpeé mi muslo. Fui avergonzado y también afrentado, porque he llevado el oprobio de mi juventud.'
20
"¿Acaso no es Efraín un hijo querido para Mí? ¿Acaso no es un niño precioso? Porque cada vez que hablo contra él, lo recuerdo Más. Por eso mis entrañas se enternecen por él. Ciertamente tendré misericordia de él, dice Jehovah.
21
"Levanta señales, pon indicadores de caminos. Pon Atención al camino principal, el camino por el cual caminaste. Vuelve, oh virgen de Israel; vuelve a estas tus ciudades.
22
¿Hasta Cuándo Andarás de un lado para otro, oh hija rebelde? Pues Jehovah Hará una novedad en la tierra: La mujer Rodeará al hombre."
23
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "Cuando yo los restaure de su cautividad, Dirán otra vez estas palabras en la tierra de Judá y en sus ciudades: '¡Jehovah te bendiga, oh morada de justicia, oh monte santo!'
24
Y Habitarán juntos en ella Judá y todas sus ciudades, los labradores y los que se desplazan con los rebaños.
25
Porque he de saciar al alma fatigada, y he de llenar a toda alma que languidece."
26
En esto desperté y vi que mi sueño Había sido placentero.
27
"He Aquí que vienen Días, dice Jehovah, en que sembraré la casa de Israel y la casa de Judá con simiente de hombres y con simiente de animales.
28
Sucederá que como he vigilado sobre ellos para arrancar, desmenuzar, arruinar, destruir y hacer daño, Así vigilaré sobre ellos para edificar y plantar, dice Jehovah.
29
"En aquellos Días no Dirán Más: 'Los padres comieron las uvas agrias, y los dientes de los hijos sufren la dentera';
30
sino que cada cual Morirá por su propio pecado. Los dientes de todo hombre que coma las uvas agrias Sufrirán la dentera.
31
"He Aquí vienen Días, dice Jehovah, en que haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.
32
No Será como el pacto que hice con sus padres el Día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos invalidaron, a pesar de ser yo su señor, dice Jehovah.
33
Porque éste Será el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos Días, dice Jehovah: Pondré mi ley en su interior y la escribiré en su Corazón. Yo seré su Dios, y ellos Serán mi pueblo.
34
Ya nadie Enseñará a su Prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: 'Conoce a Jehovah.' Pues todos ellos me Conocerán, desde el Más pequeño de ellos hasta el Más grande, dice Jehovah. Porque yo perdonaré su iniquidad y no me acordaré Más de su pecado."
35
Así ha dicho Jehovah, quien da el sol para luz del Día, y la luna y las estrellas para luz de la noche, el que agita el mar de manera que rugen sus olas--Jehovah de los Ejércitos es su nombre--:
36
"Si esas leyes faltasen delante de Mí, dice Jehovah, entonces la descendencia de Israel Dejaría de ser Nación delante de Mí, perpetuamente."
37
Así ha dicho Jehovah: "Si se pueden medir los cielos arriba y se pueden explorar los cimientos de la tierra abajo, entonces yo desecharé toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron, dice Jehovah.
38
"He Aquí que vienen Días, dice Jehovah, en que la ciudad Será edificada para Jehovah desde la torre de Hananeel hasta la puerta de la Esquina.
39
El cordel de medir Irá directamente hasta la colina de Gareb, y Dará la vuelta hacia Goa.
40
Todo el valle de los Cadáveres y de las cenizas, y todas las terrazas hasta el arroyo de Quedrón, hasta la esquina de la puerta de los Caballos, al este, Estará consagrado a Jehovah. Nunca Más Será arrancada ni destruida."

Jeremiah 32

1
La palabra que vino a Jeremías de parte de Jehovah en el año 10 de Sedequías, rey de Judá, que fue el año 18 de Nabucodonosor.
2
En aquel entonces el ejército del rey de Babilonia Tenía sitiada a Jerusalén. Y el profeta Jeremías estaba preso en el patio de la guardia que estaba en la casa del rey de Judá,
3
porque Sedequías, el rey de Judá, lo Había apresado, diciéndole: "¿Por qué profetizas diciendo que Así ha dicho Jehovah: 'He Aquí, yo entrego esta ciudad en mano del rey de Babilonia, y él la Tomará;
4
Sedequías, rey de Judá, no Escapará de mano de los caldeos, sino que ciertamente Será entregado en mano del rey de Babilonia y Hablará con él cara a cara, y sus ojos Verán sus ojos;
5
él Hará llevar a Sedequías a Babilonia y Estará Allá hasta que yo le visite, dice Jehovah, y aunque Combatáis contra los caldeos, no tendréis éxito'?"
6
Jeremías dijo: Vino a Mí la palabra de Jehovah, diciendo:
7
"He Aquí que Hanameel, hijo de tu Tío Salum, viene a ti para decir: 'Compra mi campo que Está en Anatot, porque tuyo es el derecho de Redención para adquirirlo.'"
8
Y vino a Mí Hanameel, hijo de mi Tío, al patio de la guardia, conforme a la palabra de Jehovah, y me dijo: "Compra, por favor, mi campo que Está en Anatot, en tierra de Benjamín; porque tuyo es el derecho de Posesión, y a ti te corresponde la Redención. Cómpralo para ti." Entonces Comprendí que Había sido palabra de Jehovah;
9
y compré el campo de Hanameel, hijo de mi Tío, el cual estaba en Anatot. Le pesé el dinero: 17 siclos de plata.
10
Luego Escribí el documento y lo sellé. Convoqué a los testigos y pesé la plata en la balanza.
11
Luego tomé el documento de la compra, sellado, con las obligaciones y los términos, y la copia abierta.
12
Entregué el documento de la compra a Baruc hijo de Nerías, hijo de Maasías, en presencia de Hanameel, hijo de mi Tío, en presencia de los testigos que Habían firmado el documento de la compra y en presencia de todos los Judíos que Permanecían en el patio de la guardia.
13
Luego mandé a Baruc, en presencia de ellos, diciendo que
14
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "Toma estos documentos (el documento de compra sellado y la copia abierta), y ponlos en una vasija de Cerámica para que se conserven por mucho tiempo.
15
Porque Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: 'Todavía se Comprarán casas, campos y viñas en esta tierra.'"
16
Después que di el documento de compra a Baruc hijo de Nerías, oré a Jehovah diciendo:
17
"¡Oh Señor Jehovah! He Aquí que Tú has hecho el cielo y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido. Nada hay que sea Difícil para ti.
18
Tú haces misericordia a millares, pero retribuyes la maldad de los padres en el seno de sus hijos después de ellos. ¡Oh Dios grande y poderoso, cuyo nombre es Jehovah de los Ejércitos!
19
Grande eres en designios y Magnífico en hechos, pues tus ojos Están abiertos sobre todos los caminos de los hijos del hombre, para dar a cada uno Según sus caminos y Según el fruto de sus obras.
20
Has hecho señales y prodigios en la tierra de Egipto, y hasta este Día en Israel y entre todos los hombres. Así te has hecho de renombre, como en este Día.
21
Sacaste a tu pueblo Israel de la tierra de Egipto, con señales y prodigios, con mano poderosa, con brazo extendido y con gran terror.
22
Y les diste esta tierra, de la cual juraste a sus padres que se la Darías: una tierra que fluye leche y miel.
23
Ellos entraron y tomaron Posesión de ella; pero no escucharon tu voz, ni anduvieron en tu ley, ni hicieron nada de lo que les mandaste hacer. Por eso has hecho que les ocurriera todo este mal.
24
"He Aquí que los terraplenes ya han alcanzado hasta la ciudad para tomarla. La ciudad va a ser entregada en mano de los caldeos que combaten contra ella, a causa de la espada, del hambre y de la peste. Ha llegado a suceder lo que dijiste; y he Aquí, Tú lo Estás viendo.
25
Sin embargo, oh Señor Jehovah, aun cuando la ciudad es entregada en mano de los caldeos, Tú me dices: 'Cómprate el campo por dinero y convoca testigos.'"
26
Entonces vino la palabra de Jehovah a Jeremías, diciendo:
27
"He Aquí que yo soy Jehovah, Dios de todo mortal. ¿Habrá alguna cosa Difícil para Mí?
28
Por tanto, Así ha dicho Jehovah: He Aquí, yo voy a entregar esta ciudad en mano de los caldeos y en mano de Nabucodonosor, rey de Babilonia; y él la Tomará.
29
Vendrán los caldeos que combaten contra esta ciudad, le Prenderán fuego y la Incendiarán; asimismo, a las casas sobre cuyas azoteas quemaban incienso a Baal y derramaban libaciones a otros dioses, Provocándome a ira.
30
Porque los hijos de Israel y los hijos de Judá no han hecho desde su juventud sino lo malo ante mis ojos. Porque los hijos de Israel no han hecho Más que provocarme a ira con la obra de sus manos, dice Jehovah.
31
Porque esta ciudad me ha provocado a ira e Indignación desde el Día en que la edificaron y hasta el Día de hoy, de manera que la quitaré de mi presencia,
32
por toda la maldad que los hijos de Israel y los hijos de Judá han hecho, Provocándome a ira: ellos, sus reyes, sus magistrados, sus sacerdotes, sus profetas, los hombres de Judá y los habitantes de Jerusalén.
33
Ellos me dieron la espalda y no la cara. Y a pesar de que les he enseñado persistentemente, no han escuchado para recibir Corrección.
34
Más bien, han puesto sus ídolos abominables en el templo que es llamado por mi nombre, Contaminándolo.
35
Han edificado lugares altos a Baal, que Están en el valle de Ben-hinom, para hacer pasar por fuego a sus hijos y a sus hijas a Moloc; lo cual no les mandé ni me vino a la mente que hiciesen esta Abominación, para hacer pecar a Judá."
36
Ahora pues, Así ha dicho Jehovah Dios de Israel: "Con todo, en cuanto a esta ciudad de la cual Decís: 'En mano del rey de Babilonia Será entregada por la espada, por el hambre y por la peste',
37
he Aquí que yo los reuniré de todos los Países a los cuales los he expulsado en mi furor, con mi ira y con gran Indignación. Los haré volver a este lugar y les haré habitar seguros.
38
Ellos Serán mi pueblo, y yo seré su Dios.
39
Les daré un solo Corazón y un solo camino, a fin de que me teman perpetuamente, para su propio bien y para el bien de sus hijos después de ellos.
40
Haré con ellos un pacto eterno; no desistiré de hacerles bien. Pondré mi temor en el Corazón de ellos, para que no se aparten de Mí.
41
Me regocijaré por causa de ellos al hacerles el bien. Los plantaré en esta tierra con verdad, con todo mi Corazón y con toda mi alma."
42
Porque Así ha dicho Jehovah: "Así como traje sobre este pueblo todo este gran mal, Así traeré sobre ellos todo el bien que hablo acerca de ellos.
43
Y se Comprarán campos en esta tierra de la cual vosotros Decís: 'Está desolada, sin hombres y sin animales, y es entregada en mano de los caldeos.'
44
Comprarán campos por dinero; Harán documentos, los Sellarán y Llamarán testigos, en tierra de Benjamín, en los alrededores de Jerusalén y en las ciudades de Judá, en las ciudades de la Región montañosa, en las ciudades de la Sefela y en las ciudades del Néguev, porque yo les restauraré de su cautividad", dice Jehovah.

Jeremiah 33

1
Vino por segunda vez la palabra de Jehovah a Jeremías, estando él Todavía detenido en el patio de la guardia, y dijo:
2
"Así ha dicho Jehovah, quien hizo la tierra, Jehovah que la Formó para afirmarla--Jehovah es su nombre--:
3
'Clama a Mí, y te responderé; y te revelaré cosas grandes e inaccesibles que Tú no conoces.
4
Porque Así ha dicho Jehovah Dios de Israel acerca de las casas de esta ciudad y de las casas de los reyes de Judá, que fueron derribadas para construir defensas contra los terraplenes y la espada:
5
Los caldeos vienen para combatir contra ellos y para llenarlas de Cadáveres de hombres, a quienes he herido con mi furor y con mi ira, pues he escondido mi rostro de esta ciudad a causa de toda su maldad.
6
"He Aquí que yo les traeré medicina y sanidad. Yo los sanaré y les revelaré tiempos de paz y de verdad.
7
Restauraré de la cautividad a Judá y a Israel, y los edificaré como al principio.
8
Los limpiaré de toda la maldad con que pecaron contra Mí; perdonaré todos sus pecados con que pecaron y se rebelaron contra Mí.
9
Y esta ciudad me Será motivo de regocijo, de alabanza y de gloria para todas las naciones de la tierra que Oirán de todo el bien que yo les haré. Temerán y se Estremecerán por todo el bien y por toda la paz que yo les haré."
10
Así ha dicho Jehovah: "En este lugar del cual Decís que Está destruido, sin hombres y sin animales, en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén (que Están desoladas, sin hombres, sin habitantes y sin animales),
11
Todavía se ha de escuchar la voz del gozo y la voz de la Alegría, la voz del novio y la voz de la novia, la voz de los que al traer sacrificios de Acción de gracias a la casa de Jehovah, digan: 'Alabad a Jehovah de los Ejércitos, porque Jehovah es bueno; porque para siempre es su misericordia.' Porque restauraré de su cautividad a la tierra, como al principio", ha dicho Jehovah.
12
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: "En este lugar destruido, sin hombres y sin animales, y en todas sus ciudades, otra vez Habrá pastizales donde los pastores hagan recostar a sus ovejas.
13
Otra vez Pasarán las ovejas bajo las manos de quien las cuente en las ciudades de la Región montañosa, en las ciudades de la Sefela, en las ciudades del Néguev, en la tierra de Benjamín, alrededor de Jerusalén y en las ciudades de Judá, ha dicho Jehovah.
14
"He Aquí vienen Días, dice Jehovah, en que yo cumpliré la buena promesa que he hecho a la casa de Israel y a la casa de Judá.
15
En aquellos Días y en aquel tiempo haré brotar para David un Retoño de justicia, que Practicará el derecho y la justicia en la tierra.
16
En aquellos Días Será salvo Judá, y Jerusalén Habitará segura. Y éste es el nombre con el cual Será llamada: 'Jehovah, justicia nuestra.'
17
Porque Así ha dicho Jehovah: No Faltará a David un hombre que se siente sobre el trono de la casa de Israel.
18
Tampoco a los sacerdotes, los levitas, les Faltará en mi presencia un hombre que ofrezca holocausto, encienda ofrenda vegetal y presente sacrificios perpetuamente."
19
Vino a Jeremías la palabra de Jehovah, diciendo:
20
"Así ha dicho Jehovah: 'Si podéis invalidar mi pacto con el Día y mi pacto con la noche, de modo que no haya Día ni noche a su tiempo,
21
entonces también Podrá ser invalidado mi pacto con mi siervo David para que deje de tener un hijo que reine sobre su trono, y mi pacto con los levitas, los sacerdotes que me sirven.
22
Como no puede ser contado el ejército del cielo, ni se puede medir la arena del mar, Así multiplicaré la descendencia de mi siervo David y de los levitas que me sirven.'"
23
Vino a Jeremías la palabra de Jehovah, diciendo:
24
"¿No has observado lo que ha hablado este pueblo, diciendo: 'Jehovah ha desechado a las dos familias que Escogió'? Han tenido en poco a mi pueblo, hasta no considerarlo Más como Nación.
25
Así ha dicho Jehovah: Si no he establecido mi pacto con el Día y la noche, y si no he puesto las leyes del cielo y de la tierra,
26
entonces desecharé la descendencia de Jacob y a mi siervo David, para no tomar de su descendencia quien gobierne a la descendencia de Abraham, de Isaac y de Jacob. Porque los restauraré de su cautividad y tendré de ellos misericordia."

Jeremiah 34

1
La palabra que vino a Jeremías de parte de Jehovah (cuando Nabucodonosor rey de Babilonia, todo su ejército, todos los reinos de la tierra que estaban bajo el Señorío de su mano y todos los pueblos Combatían contra Jerusalén y contra sus ciudades), diciendo
2
que Así ha dicho Jehovah Dios de Israel: "Vé y habla a Sedequías, rey de Judá, y dile que Así ha dicho Jehovah: He Aquí, yo entrego esta ciudad en mano del rey de Babilonia, y la Incendiará.
3
Tú no Escaparás de su mano, sino que ciertamente Serás apresado y entregado en su mano. Tus ojos Verán los ojos del rey de Babilonia; él te Hablará cara a cara, y Entrarás en Babilonia.
4
No obstante, escucha la palabra de Jehovah, oh Sedequías, rey de Judá. Así ha dicho Jehovah acerca de ti: No Morirás a espada.
5
En paz Morirás; y como se Quemó incienso por tus padres, los reyes que te precedieron, Así se Quemará por ti. Y Harán Lamentación por ti diciendo: '¡Ay señor!', porque yo he hablado la palabra", dice Jehovah.
6
El profeta Jeremías Habló todas estas palabras a Sedequías, rey de Judá, en Jerusalén.
7
El ejército del rey de Babilonia Combatía contra Jerusalén y contra las ciudades de Judá que Habían quedado: contra Laquis y contra Azeca. Porque Sólo éstas Habían quedado de las ciudades fortificadas de Judá.
8
La palabra que vino a Jeremías de parte de Jehovah, después que el rey Sedequías hizo pacto con todo el pueblo en Jerusalén para promulgarles libertad,
9
a fin de que cada uno dejase libre a su esclavo o a su esclava hebreos, de modo que ninguno se sirviese de sus hermanos Judíos como esclavos.
10
Oyeron esto todos los magistrados y todo el pueblo que Habían participado en el pacto de dejar en libertad, cada uno a su esclavo o a su esclava, para que ninguno se sirviese Más de ellos como esclavos, y obedecieron Dejándoles en libertad.
11
Pero después cambiaron de parecer e hicieron volver a los esclavos y a las esclavas que Habían dejado en libertad, y los sometieron como esclavos y esclavas.
12
Entonces la palabra de Jehovah vino a Jeremías, de parte de Jehovah, diciendo:
13
"Yo hice pacto con vuestros padres, ha dicho Jehovah Dios de Israel, el Día que los saqué de la tierra de Egipto, de casa de esclavitud, diciendo:
14
'Cada siete años dejaréis en libertad, cada uno a su hermano hebreo que se os haya vendido. Te Servirá seis años, y lo Dejarás ir libre de ti.' Pero vuestros padres no me escucharon, ni inclinaron su Oído.
15
Ahora vosotros os Habíais vuelto a Mí y Habíais hecho lo recto ante mis ojos, al proclamar libertad cada uno a su Prójimo, y Habíais hecho un pacto en mi presencia, en el templo sobre el cual es invocado mi nombre.
16
Pero os habéis vuelto Atrás profanando mi nombre, y habéis vuelto a tomar cada uno a su esclavo y cada una a su esclava que Habíais dejado en libertad, a su entera voluntad; y los habéis sometido para seros esclavos y esclavas.
17
Por tanto, Así ha dicho Jehovah, vosotros no me habéis obedecido en proclamar cada uno libertad a su hermano, y cada uno a su Prójimo. He Aquí, dice Jehovah, yo os proclamo libertad para la espada, para la peste y para el hambre. Haré que Seáis motivo de espanto a todos los reinos de la tierra.
18
Haré que los hombres que traspasaron mi pacto y que no han cumplido las palabras del pacto que hicieron en mi presencia, sean como el becerro que dividieron en dos partes y pasaron en medio de las mitades.
19
A los magistrados de Judá y a los magistrados de Jerusalén, a los funcionarios, a los sacerdotes y a todo el pueblo de la tierra que pasaron entre las partes del becerro,
20
los entregaré en mano de sus enemigos y en mano de los que buscan sus vidas; y sus Cadáveres Servirán de comida a las aves del cielo y a los animales de la tierra.
21
Y a Sedequías rey de Judá y a sus oficiales entregaré en mano de sus enemigos, en mano de los que buscan sus vidas y en mano del ejército del rey de Babilonia, quienes se han retirado de vosotros.
22
He Aquí, yo daré órdenes y les haré volver a esta ciudad, dice Jehovah. Ellos Combatirán contra ella; la Tomarán y la Incendiarán. Y a las ciudades de Judá las convertiré en una Desolación, de modo que no haya quien las habite."

Jeremiah 35

1
La palabra que vino a Jeremías de parte de Jehovah en los Días de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, diciendo:
2
"Vé a la familia de los recabitas, habla con ellos, Tráelos a la casa de Jehovah, a una de las Cámaras, y dales de beber vino."
3
Entonces tomé a Jazanías hijo de Jeremías, hijo de Habasinías, a sus hermanos, a todos sus hijos y a toda la familia de los recabitas.
4
Y los traje a la casa de Jehovah, a la Cámara de los hijos de Hanán hijo de Igdalías, hombre de Dios, la cual estaba junto a la Cámara de los magistrados, que estaba encima de la Cámara de Maasías hijo de Salum, guardia de la puerta.
5
Y puse delante de los miembros de la familia de los recabitas tazones llenos de vino, y vasos, y les dije: --Bebed vino.
6
Pero ellos dijeron: --No beberemos vino, porque nuestro padre Jonadab hijo de Recab nos Mandó diciendo: "No beberéis vino Jamás, ni vosotros ni vuestros hijos.
7
No edificaréis casas, ni sembraréis semilla, ni plantaréis viñas, ni las poseeréis. Más bien, habitaréis en tiendas todos vuestros Días, para que Viváis muchos Días sobre la faz de la tierra donde vosotros Vivís."
8
Y nosotros hemos obedecido la voz de nuestro padre Jonadab hijo de Recab en todas las cosas que nos Mandó: de no beber vino en todos nuestros Días, ni nosotros, ni nuestras mujeres, ni nuestros hijos, ni nuestras hijas;
9
de no edificar casas para habitar en ellas, y de no tener viñas, ni campos ni semilla.
10
Hemos habitado en tiendas y hemos obedecido, haciendo conforme a todo lo que nos Mandó nuestro padre Jonadab.
11
Pero Sucedió que cuando Nabucodonosor rey de Babilonia Subió contra el País, dijimos: "Vayamos y entremos en Jerusalén, a causa del ejército de los caldeos y del ejército de los de Siria." Y en Jerusalén nos hemos quedado.
12
Entonces vino la palabra de Jehovah a Jeremías, diciendo:
13
--Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "Vé y di a los hombres de Judá y a los habitantes de Jerusalén: '¿No aceptaréis Corrección para obedecer a mis palabras?', dice Jehovah.
14
Las palabras de Jonadab hijo de Recab, que Mandó a sus hijos que no bebiesen vino, han sido cumplidas, y no lo han bebido hasta el Día de hoy, porque han obedecido el mandamiento de su padre. Sin embargo, yo os he hablado a vosotros persistentemente, y no me habéis obedecido.
15
Os he enviado persistentemente todos mis siervos los profetas, para deciros: 'Apartaos, cada uno de su mal camino; enmendad vuestras obras y no Vayáis tras otros dioses para servirlos, y habitaréis en la tierra que os he dado a vosotros y a vuestros padres.' Pero no habéis inclinado vuestro Oído, ni me habéis obedecido.
16
Ciertamente los hijos de Jonadab hijo de Recab han cumplido el mandamiento que les dio su padre, pero este pueblo no me ha obedecido.
17
Por tanto, Así ha dicho Jehovah Dios de los Ejércitos, Dios de Israel: "He Aquí, yo traeré sobre Judá y sobre todos los habitantes de Jerusalén todo el mal del que he hablado contra ellos. Porque les hablé, y no escucharon; los llamé, y no respondieron."
18
Entonces dijo Jeremías a la familia de los recabitas: --Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "Porque habéis obedecido el mandamiento de vuestro padre Jonadab; porque habéis guardado todos sus mandamientos y habéis hecho conforme a todas las cosas que os Mandó,
19
por esto no Faltará un hombre a Jonadab hijo de Recab que esté de pie delante de Mí todos los Días", ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel.

Jeremiah 36

1
Aconteció en el cuarto año de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, que vino a Jeremías esta palabra de parte de Jehovah, diciendo:
2
"Toma un rollo de pergamino y escribe en él todas las palabras que te he hablado contra Israel, contra Judá y contra todas las naciones, desde el Día que comencé a hablarte, en los Días de Josías, hasta el Día de hoy.
3
Quizás la casa de Judá oiga de todo el mal que yo pienso hacerles, y se vuelva cada uno de su mal camino, para que yo perdone su maldad y su pecado."
4
Entonces Jeremías Llamó a Baruc hijo de Nerías, y Baruc Escribió en un rollo de pergamino todas las palabras que Jehovah le Había hablado, Según el dictado de Jeremías.
5
Después Jeremías Mandó a Baruc diciendo: "Yo estoy impedido; no puedo entrar en la casa de Jehovah.
6
Pues entra Tú en la casa de Jehovah en un Día de ayuno, y lee del rollo las palabras de Jehovah que te he dictado, a Oídos del pueblo, y también a Oídos de todos los de Judá que vienen de sus ciudades.
7
Quizás la Súplica de ellos llegue a la presencia de Jehovah, y se vuelva cada uno de su mal camino. Porque grande es el furor y la ira que Jehovah ha expresado contra este pueblo."
8
Baruc hijo de Nerías hizo conforme a todo lo que le Mandó el profeta Jeremías, y Leyó del libro las palabras de Jehovah, en la casa de Jehovah.
9
Sucedió en el mes noveno del quinto año de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, que proclamaron ayuno delante de Jehovah para todo el pueblo de Jerusalén y para todo el pueblo que Venía a Jerusalén de las ciudades de Judá.
10
Y Baruc Leyó del libro, a Oídos de todo el pueblo, las palabras de Jeremías, en la casa de Jehovah, en la Cámara de Gemarías, hijo del escriba Safán, la cual estaba en el atrio superior, a la entrada de la puerta Nueva de la casa de Jehovah.
11
Entonces Miqueas hijo de Gemarías, hijo de Safán, habiendo Oído del libro todas las palabras de Jehovah,
12
Descendió a la casa del rey, a la Cámara del escriba. Y he Aquí que todos los magistrados estaban sentados Allí: el escriba Elisama, Delaías hijo de Semeías, Elnatán hijo de Acbor, Gemarías hijo de Safán, Sedequías hijo de Ananías y los Demás magistrados.
13
Miqueas les Refirió todas las palabras que Había Oído a Baruc leer del libro, a Oídos del pueblo.
14
Entonces todos los magistrados enviaron a Jehudí hijo de Netanías, hijo de Selemías, hijo de Cusi, para que dijese a Baruc: --Toma en tu mano el rollo que Leíste a Oídos del pueblo, y ven. Baruc hijo de Nerías Tomó el rollo en su mano y fue a ellos.
15
Entonces le dijeron: --Siéntate, y léelo a nuestros Oídos. Baruc lo Leyó a sus Oídos.
16
Y Sucedió que cuando oyeron todas aquellas palabras, cada uno, espantado, se Volvió a su compañero. Y dijeron a Baruc: --¡Sin falta hemos de referir al rey todas estas palabras!
17
Luego preguntaron a Baruc diciendo: --Cuéntanos Cómo escribiste de parte de él todas estas palabras.
18
Baruc les dijo: --El me dictaba todas estas palabras, y yo Escribía con tinta en el libro.
19
Entonces los magistrados dijeron a Baruc: --Vé, y escondeos Tú y Jeremías. Que nadie sepa Dónde Estáis.
20
Habiendo depositado el rollo en la Cámara del escriba Elisama, fueron al rey, en el atrio, y refirieron todas estas cosas a Oídos del rey.
21
Entonces el rey Envió a Jehudí para que tomase el rollo. Este lo Tomó de la Cámara del escriba Elisama y lo Leyó a Oídos del rey y a Oídos de todos los magistrados que estaban junto al rey.
22
Era el mes noveno, y el rey estaba en la casa de invierno, donde Había un brasero encendido delante de él.
23
Y Sucedió que cuando Jehudí Había Leído tres o cuatro columnas, el rey lo Rasgó con un cortaplumas de escriba y lo Echó al fuego que Había en el brasero, hasta que todo el rollo se Consumió en el fuego que Había en el brasero.
24
Pero ni el rey ni todos sus servidores que oyeron estas palabras sintieron temor ni rasgaron sus vestiduras.
25
A pesar de que Elnatán, Delaías y Gemarías rogaron al rey que no quemase aquel rollo, no les quiso escuchar.
26
Al contrario, el rey Mandó a Jerameel hijo del rey, a Seraías hijo de Azriel y a Selemías hijo de Abdeel que prendiesen al escriba Baruc y al profeta Jeremías. Pero Jehovah los Escondió.
27
Después que el rey Quemó el rollo que Contenía las palabras que Baruc Había escrito al dictado de Jeremías, vino la palabra de Jehovah a Jeremías, diciendo:
28
"Vuelve a tomar otro rollo y escribe en él todas las mismas palabras que estaban en el primer rollo, el que Quemó Joacim, rey de Judá.
29
Y Dirás a Joacim, rey de Judá, que Así ha dicho Jehovah: Tú quemaste este rollo diciendo: '¿Por qué escribiste en él que ciertamente Vendrá el rey de Babilonia y Destruirá esta tierra y Hará desaparecer de ella a los hombres y los animales?'
30
Por tanto, Así ha dicho Jehovah con respecto a Joacim, rey de Judá: No Tendrá quien se siente sobre el trono de David, y su Cadáver Será echado al calor del Día y a la helada de la noche.
31
Castigaré tanto a él como a sus descendientes y a sus servidores por su maldad. Traeré sobre ellos, sobre los habitantes de Jerusalén y sobre los hombres de Judá todo el mal de que les he hablado y que no quisieron escuchar."
32
Entonces Jeremías Tomó otro rollo y lo dio al escriba Baruc hijo de Nerías. Este Escribió en él, al dictado de Jeremías, todas las cosas del libro que Joacim rey de Judá Había quemado en el fuego; y Además, fueron añadidas muchas otras palabras semejantes.

Jeremiah 37

1
El rey Sedequías hijo de Josías, al cual Nabucodonosor, rey de Babilonia, Había puesto como rey en la tierra de Judá, Empezó a reinar en lugar de Joaquín hijo de Joacim.
2
Pero ni él, ni sus servidores, ni el pueblo de la tierra obedecieron las palabras que Jehovah Había dicho por medio del profeta Jeremías.
3
El rey Sedequías Envió a Jucal hijo de Selemías y al sacerdote Sofonías hijo de Maasías, para que dijesen al profeta Jeremías: "Por favor, ora por nosotros a Jehovah, nuestro Dios."
4
Jeremías entraba y Salía en medio del pueblo, porque Todavía no lo Habían puesto en la Cárcel.
5
El ejército del Faraón Había salido de Egipto y cuando la noticia acerca de ellos Llegó a Oídos de los caldeos que Tenían sitiada a Jerusalén, éstos se fueron de Jerusalén.
6
Entonces vino la palabra de Jehovah al profeta Jeremías, diciendo:
7
"Así ha dicho Jehovah Dios de Israel que Digáis al rey de Judá que os Envió para que me consultaseis: He Aquí que el ejército del Faraón que Salió en vuestro auxilio va a regresar a su tierra, a Egipto.
8
Entonces los caldeos Volverán a combatir contra esta ciudad; la Tomarán y la Incendiarán.
9
Así ha dicho Jehovah: No os engañéis a vosotros mismos, diciendo: 'Los caldeos se han ido definitivamente de nosotros.' Porque no se Irán.
10
Pues aun cuando derrotarais a todo el ejército de los caldeos que combaten contra vosotros, y quedasen de ellos Sólo algunos hombres heridos, cada uno en su tienda, se Levantarían y Prenderían fuego a esta ciudad."
11
Aconteció que cuando el ejército de los caldeos se fue de Jerusalén a causa del ejército del Faraón,
12
Jeremías Salía de Jerusalén para ir a la tierra de Benjamín con el fin de recibir Allí su parte en medio del pueblo.
13
Y cuando Llegó a la puerta de Benjamín, estaba Allí un jefe de guardia que se llamaba Irías hijo de Selemías, hijo de Ananías, el cual Tomó preso al profeta Jeremías. Y le dijo: --¡Tú vas a pasarte a los caldeos!
14
Pero Jeremías dijo: --¡Falso! No voy a pasarme a los caldeos. Irías no le hizo caso, sino que Prendió a Jeremías y lo Llevó a los magistrados.
15
Los magistrados se enfurecieron contra Jeremías y le azotaron. Luego lo pusieron en la Prisión en casa del escriba Jonatán, porque Habían convertido aquella casa en Cárcel.
16
Entró, pues, Jeremías en el calabozo, en las celdas, y Allí Permaneció por muchos Días.
17
Entonces el rey Sedequías Envió a sacarlo de Allí, y le Consultó secretamente en su casa, diciendo: --¿Hay palabra de parte de Jehovah? Jeremías dijo: --Sí, la hay. --Y Añadió--: Serás entregado en mano del rey de Babilonia.
18
Dijo también Jeremías al rey Sedequías: --¿En qué he pecado contra ti, contra tus servidores y contra este pueblo, para que me Pongáis en la Cárcel?
19
¿Dónde Están vuestros profetas que os profetizaban diciendo: "No Vendrá el rey de Babilonia contra vosotros ni contra esta tierra"?
20
Ahora pues, escucha, mi señor el rey. Llegue mi Súplica a tu presencia; no me hagas volver a la casa del escriba Jonatán, no sea que Allí me muera.
21
Entonces el rey Sedequías dio órdenes para que custodiaran a Jeremías en el patio de la guardia, haciendo que se le diese cada Día una torta de pan de la calle de los Panaderos, hasta que todo el pan de la ciudad se agotase. Así Quedó Jeremías en el patio de la guardia.

Jeremiah 38

1
Sefatías hijo de Matán, Gedalías hijo de Pasjur, Jucal hijo de Selemías y Pasjur hijo de Malquías oyeron las palabras que Jeremías hablaba a todo el pueblo, diciendo:
2
--Así ha dicho Jehovah: "El que se quede en esta ciudad Morirá por la espada, por el hambre o por la peste. Pero el que se rinda a los caldeos Vivirá; su vida le Será por Botín, y Vivirá.
3
Así ha dicho Jehovah: Ciertamente esta ciudad Será entregada en mano del ejército del rey de Babilonia, y la Tomará."
4
Entonces los magistrados dijeron al rey: --¡Que muera este hombre! Pues de esta manera, al hablarles tales palabras, desmoraliza a los hombres de guerra que han quedado en esta ciudad, y a todo el pueblo. Porque este hombre no busca el bien de este pueblo, sino su mal.
5
El rey Sedequías dijo: --He Allí, él Está en vuestras manos. Porque nada puede el rey contra vosotros.
6
Entonces tomaron a Jeremías y lo hicieron echar en la cisterna de Malquías hijo del rey, que estaba en el patio de la guardia. Y bajaron a Jeremías con sogas. En la cisterna no Había agua, sino lodo; y Jeremías se Hundió en el lodo.
7
Ebedmelec el Etíope, un funcionario que estaba en la casa del rey, se Enteró de que Habían metido a Jeremías en la cisterna. Y estando el rey sentado en la puerta de Benjamín,
8
Ebedmelec Salió de la casa del rey y Habló al rey diciendo:
9
--Oh mi señor el rey, estos hombres han actuado mal en todo lo que han hecho con el profeta Jeremías, a quien metieron en la cisterna. Allí Morirá de hambre, pues no hay Más pan en la ciudad.
10
Entonces el rey Mandó al mismo Ebedmelec el Etíope, diciendo: --Toma contigo treinta hombres de Aquí y saca al profeta Jeremías de la cisterna antes que muera.
11
Entonces Ebedmelec Tomó consigo a los hombres y Entró en la casa del rey, al lugar que estaba debajo del Depósito del tesoro, y Tomó de Allí trapos Raídos y trapos rasgados, y los Bajó con sogas a Jeremías en la cisterna.
12
Y Ebedmelec el Etíope dijo a Jeremías: --Pon estos trapos Raídos y rasgados en tus axilas, bajo tus brazos, debajo de las sogas. Así lo hizo Jeremías.
13
De esta manera sacaron a Jeremías con sogas, y lo subieron de la cisterna. Y Jeremías Permaneció en el patio de la guardia.
14
Después el rey Sedequías Mandó traer a su presencia al profeta Jeremías, a la tercera entrada que Había en la casa de Jehovah. Y el rey dijo a Jeremías: --Yo te voy a preguntar una cosa. No me encubras nada.
15
Jeremías dijo a Sedequías: --Si te lo revelo, ¿no me Harás morir? Y si te doy consejo, no me Escucharás.
16
Y el rey Sedequías Juró en secreto a Jeremías diciendo: --Vive Jehovah que ha hecho nuestras almas, que no te haré morir, ni te entregaré en mano de esos hombres que buscan tu vida.
17
Entonces Jeremías dijo a Sedequías: --Así ha dicho Jehovah Dios de los Ejércitos, Dios de Israel: "Si de hecho te rindes a los oficiales del rey de Babilonia, Vivirá tu alma, y esta ciudad no Será incendiada. Así Vivirás, Tú y tu casa.
18
Pero si no te rindes a los oficiales del rey de Babilonia, esta ciudad Será entregada en mano de los caldeos, y la Incendiarán, y Tú no Escaparás de sus manos."
19
El rey Sedequías dijo a Jeremías: --Yo tengo miedo de los Judíos que se han pasado a los caldeos, de que me entreguen en sus manos y se ensañen contra Mí.
20
Jeremías le dijo: --No te Entregarán. Escucha, por favor, la palabra de Jehovah que yo te hablo, y te Irá bien; y tu alma Vivirá.
21
Pero si Rehúsas rendirte, ésta es la palabra que me ha revelado Jehovah:
22
"He Aquí que todas las mujeres que han quedado en la casa del rey de Judá Serán entregadas a los oficiales del rey de Babilonia. Y ellas mismas Dirán: 'Te incitaron y prevalecieron contra ti tus hombres Más íntimos. Tus pies se hundieron en el lodo, y ellos se volvieron Atrás.'
23
A todas tus mujeres y a tus hijos Entregarán a los caldeos. Tú no Escaparás de sus manos, sino que por mano del rey de Babilonia Serás apresado, y esta ciudad Será incendiada.
24
Entonces Sedequías dijo a Jeremías: --Nadie sepa de estas palabras, y no Morirás.
25
Si los magistrados se enteran de que yo he hablado contigo y vienen a ti y te dicen: "Decláranos, por favor, qué hablaste con el rey, y dinos qué te dijo el rey. No nos lo encubras, y no te mataremos",
26
les Dirás: "He presentado al rey mi Súplica para que no me haga volver a la casa de Jonatán, a morir Allí."
27
Vinieron, pues, a Jeremías todos los magistrados y le interrogaron. El les Respondió conforme a todo lo que le Había mandado el rey. Con esto dejaron de ocuparse de él, porque el asunto no Había sido Oído.
28
Y Jeremías Permaneció en el patio de la guardia hasta el Día en que fue tomada Jerusalén. Allí estaba él cuando Jerusalén fue tomada.

Jeremiah 39

1
En el mes décimo del noveno año de Sedequías rey de Judá, Nabucodonosor rey de Babilonia vino con todo su ejército contra Jerusalén, y la sitiaron.
2
En el noveno Día del mes cuarto del año 11 de Sedequías, se Abrió una brecha en la ciudad.
3
Entonces llegaron todos los oficiales del rey de Babilonia: Nergal-sarezer, Samgar-nebo, Sarsequim el Rabsaris, Nergal-sarezer el Rabmag y todos los Demás oficiales del rey de Babilonia. Y se instalaron junto a la puerta del Centro.
4
Sucedió que al verlos, Sedequías rey de Judá y todos los hombres de guerra huyeron. Salieron de noche de la ciudad por el camino del Jardín del rey, por la puerta que Había entre los dos muros. Se dirigieron hacia el Arabá;
5
pero el ejército de los caldeos los Persiguió, y alcanzaron a Sedequías en las llanuras de Jericó. Lo tomaron preso y lo llevaron ante Nabucodonosor, rey de Babilonia, en Ribla, en la tierra de Hamat; y éste Pronunció sentencia contra aquél.
6
El rey de Babilonia Degolló en Ribla a los hijos de Sedequías, en presencia de éste. Asimismo, el rey de Babilonia hizo degollar a todos los nobles de Judá.
7
Al rey Sedequías le Sacó los ojos y lo Aprisionó con cadenas de bronce para llevarlo a Babilonia.
8
Después los caldeos incendiaron la casa del rey y las casas del pueblo, y demolieron los muros de Jerusalén.
9
Al resto del pueblo que Había quedado en la ciudad, Además de los desertores que se Habían pasado a él, Nabuzaradán, Capitán de la guardia, los hizo llevar cautivos a Babilonia, junto con el resto del pueblo que Había quedado.
10
Sin embargo, Nabuzaradán, Capitán de la guardia, hizo quedar en la tierra de Judá a la gente Más pobre, que no Tenía nada, y en ese Día les dio viñas y campos.
11
Nabucodonosor, rey de Babilonia, Había ordenado a Nabuzaradán, Capitán de la guardia, acerca de Jeremías, diciendo:
12
"Tómalo y cuida de él. No le hagas nada malo; Más bien, Harás con él como él te lo diga."
13
Entonces dio órdenes Nabuzaradán Capitán de la guardia, junto con Nabusazbán el Rabsaris, Nergal-sarezer el Rabmag y todos los altos oficiales del rey de Babilonia.
14
Y ordenaron traer a Jeremías del patio de la guardia. Luego lo entregaron a Gedalías hijo de Ajicam, hijo de Safán, para que lo llevase a su casa. Y Habitó en medio del pueblo.
15
La palabra de Jehovah vino a Jeremías cuando estaba preso en el patio de la guardia. Y dijo:
16
"Vé y habla a Ebedmelec el Etíope, y dile que Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: 'He Aquí, yo cumplo mis palabras sobre esta ciudad para mal, y no para bien; y en aquel Día Sucederá en tu misma presencia.
17
Pero en aquel Día yo te libraré, y no Serás entregado en mano de aquellos de cuya presencia temes, dice Jehovah.
18
Ciertamente yo te libraré, y no Caerás a espada, sino que tu vida te Será por Botín, porque tuviste confianza en Mí'", dice Jehovah.

Jeremiah 40

1
La palabra que vino a Jeremías de parte de Jehovah, después que Nabuzaradán, Capitán de la guardia, le Envió desde Ramá, cuando le Tomó, estando aprisionado con grilletes en medio de todos los cautivos de Jerusalén y de Judá que eran llevados cautivos a Babilonia.
2
El Capitán de la guardia Tomó interés en Jeremías y le dijo: "Jehovah tu Dios Pronunció este mal contra este lugar,
3
y Jehovah lo ha Traído y ha hecho Según lo Había dicho. Porque pecasteis contra Jehovah y no escuchasteis su voz; por eso os ha venido esto.
4
Ahora, he Aquí yo te libero de los grilletes que tienes en tus manos. Si te parece bien venir conmigo a Babilonia, ven, y yo cuidaré de ti. Pero si te parece mal venir conmigo a Babilonia, déjalo. Mira, toda la tierra Está delante de ti; vé adonde mejor y Más conveniente te parezca."
5
Como Aún no se Volvía, le dijo: "Regresa a Gedalías hijo de Ajicam, hijo de Safán, a quien el rey de Babilonia ha puesto a cargo de las ciudades de Judá. Habita con él en medio del pueblo, o vé adonde te parezca Más conveniente." El Capitán de la guardia le dio provisiones y obsequios, y lo Despidió.
6
Entonces Jeremías se fue a Gedalías hijo de Ajicam, a Mizpa; y Vivió con él en medio del pueblo que Había quedado en el País.
7
Todos los jefes de los soldados que estaban en el campo, ellos y sus hombres, oyeron que el rey de Babilonia Había puesto a Gedalías hijo de Ajicam sobre la tierra, y que le Había encomendado los hombres, las mujeres, los niños y los pobres de la tierra que no fueron llevados cautivos a Babilonia.
8
Luego fueron a Gedalías en Mizpa: Ismael hijo de Netanías, Johanán y Jonatán hijo de Carea, Seraías hijo de Tanjumet, los hijos de Efai, de Netofa, y Jazanías hijo de cierto hombre de Maaca. Fueron ellos y sus hombres.
9
Entonces Gedalías hijo de Ajicam, hijo de Safán, les Juró a ellos y a sus hombres, diciendo: "No Tengáis temor de servir a los caldeos. Habitad en la tierra y servid al rey de Babilonia, y os Irá bien.
10
En cuanto a Mí, he Aquí que yo habito en Mizpa para servir a los caldeos que vengan a nosotros. Pero vosotros, tomad vino, frutas de verano y aceite; ponedlo en vuestras vasijas y habitad en las ciudades que habéis tomado."
11
Asimismo, todos los Judíos que estaban en Moab, entre los hijos de Amón y en Edom, y los que estaban en todos los Países, cuando oyeron decir que el rey de Babilonia Había dejado a Judá un remanente y que Había puesto frente a ellos a Gedalías hijo de Ajicam, hijo de Safán,
12
entonces todos estos Judíos volvieron de todas las partes a donde Habían sido expulsados. Se fueron a la tierra de Judá, a Gedalías, en Mizpa, y recolectaron vino y Muchísimas frutas de verano.
13
Entonces Johanán hijo de Carea y todos los oficiales de los soldados que estaban en el campo fueron a Gedalías en Mizpa,
14
y le dijeron: --¿Sabes que Baalis, rey de los hijos de Amón, ha enviado a Ismael hijo de Netanías para matarte? Pero Gedalías hijo de Ajicam no les Creyó.
15
Entonces Johanán hijo de Carea Habló a Gedalías en secreto, en Mizpa, diciendo: --Permite que yo vaya y mate a Ismael hijo de Netanías, y nadie lo Sabrá. ¿Por qué te ha de quitar la vida, de modo que todos los Judíos que se han agrupado alrededor de ti sean dispersados y perezca el remanente de Judá?
16
Pero Gedalías hijo de Ajicam dijo a Johanán hijo de Carea: --¡No hagas tal cosa, porque es falso lo que Tú dices acerca de Ismael!

Jeremiah 41

1
Aconteció en el mes séptimo que Ismael hijo de Netanías, hijo de Elisama, de la descendencia real y de los oficiales del rey, fue con diez hombres a Gedalías hijo de Ajicam, en Mizpa. Y comieron juntos en Mizpa.
2
Entonces se Levantó Ismael hijo de Netanías, con los diez hombres que estaban con él, e hirieron a espada a Gedalías hijo de Ajicam, hijo de Safán. Así dieron muerte a aquel a quien el rey de Babilonia Había puesto a cargo de la tierra.
3
Asimismo, Ismael Mató a todos los Judíos que estaban en Mizpa con Gedalías. Ismael también Mató a los hombres de guerra caldeos que se encontraban Allí.
4
Y Sucedió que un Día después que se Había dado muerte a Gedalías, cuando Todavía nadie lo Sabía,
5
unos hombres llegaron de Siquem, de Silo y de Samaria: ochenta hombres con sus barbas rapadas, sus ropas rasgadas y sus cuerpos arañados. Y Traían consigo ofrendas vegetales e incienso para llevarlos a la casa de Jehovah.
6
Entonces desde Mizpa Ismael hijo de Netanías les Salió al encuentro, llorando mientras iba. Y cuando les Encontró, les dijo: --Venid a Gedalías hijo de Ajicam.
7
Y Sucedió que cuando llegaron al centro de la ciudad, Ismael hijo de Netanías y los hombres que estaban con él los degollaron y los echaron en la cisterna.
8
Pero entre aquéllos Había diez hombres que dijeron a Ismael: --No nos mates, porque tenemos escondidos en el campo tesoros de trigo, cebada, aceite y miel. Así que Desistió, y no los Mató como a sus compañeros.
9
La cisterna en que Ismael Echó todos los cuerpos de los hombres que Mató era la cisterna grande que Había hecho el rey Asa, por causa de Baasa, rey de Israel. Ismael hijo de Netanías la Llenó de muertos.
10
Después Ismael Llevó cautivo a todo el remanente del pueblo que estaba en Mizpa, desde las hijas del rey hasta todo el pueblo que Había quedado en Mizpa y que Nabuzaradán, Capitán de la guardia, Había encargado a Gedalías hijo de Ajicam. Ismael hijo de Netanías los Llevó cautivos y se fue para pasarse a los hijos de Amón.
11
Entonces Johanán hijo de Carea y todos los oficiales de los soldados que estaban con él oyeron de todo el mal que Había hecho Ismael hijo de Netanías.
12
Y tomaron a todos los hombres y fueron para combatir contra Ismael hijo de Netanías, y le encontraron junto al gran estanque que hay en Gabaón.
13
Aconteció que cuando todo el pueblo que estaba con Ismael vio a Johanán hijo de Carea y a todos los oficiales de los soldados que estaban con él, se alegraron.
14
Entonces todo el pueblo que Ismael Había Traído cautivo de Mizpa Volvió y se Pasó a Johanán hijo de Carea.
15
Pero Ismael hijo de Netanías, con ocho hombres, se Escapó de Johanán y se Pasó a los hijos de Amón.
16
Entonces Johanán hijo de Carea y todos los jefes de los soldados que estaban con él tomaron de Mizpa a todo el remanente del pueblo que Había recuperado de Ismael hijo de Netanías, después que éste Había dado muerte a Gedalías hijo de Ajicam. Tomaron a los valientes, hombres de guerra, a las mujeres, a los niños y a los funcionarios que Johanán Había hecho volver de Gabaón.
17
Entonces fueron y se quedaron en Gerut-quimjam, que Está cerca de Belén, con el fin de ir y entrar en Egipto,
18
por causa de los caldeos. Pues Tenían miedo de ellos, porque Ismael hijo de Netanías Había matado a Gedalías hijo de Ajicam, a quien el rey de Babilonia Había puesto a cargo del País.

Jeremiah 42

1
Todos los oficiales de los soldados, Johanán hijo de Carea, Jezanías hijo de Osaías y todo el pueblo, desde el menor hasta el mayor, se acercaron
2
y dijeron al profeta Jeremías: --Por favor, llegue nuestro ruego a tu presencia, y ora por nosotros a Jehovah tu Dios, por todo este remanente (pues de muchos hemos quedado unos pocos, como tus ojos nos ven),
3
para que Jehovah tu Dios nos enseñe el camino por donde debemos ir y lo que hemos de hacer.
4
Entonces el profeta Jeremías les dijo: --He Oído. He Aquí que voy a orar a Jehovah vuestro Dios, conforme a vuestra Petición. Todo lo que Jehovah os responda os lo declararé; nada os ocultaré.
5
Ellos dijeron a Jeremías: --Jehovah sea entre nosotros testigo fiel y verdadero de que conforme a todo aquello para lo cual Jehovah tu Dios te Envíe a nosotros, Así haremos.
6
Sea bueno o malo, obedeceremos la voz de Jehovah nuestro Dios, a quien nosotros te enviamos. Para que nos vaya bien, ciertamente obedeceremos la voz de Jehovah nuestro Dios.
7
Aconteció que al cabo de diez Días vino la palabra de Jehovah a Jeremías.
8
Este Llamó a Johanán hijo de Carea, a todos los oficiales de los soldados que estaban con él y a todo el pueblo, desde el menor hasta el mayor;
9
y les dijo: --Así ha dicho Jehovah Dios de Israel, a quien me enviasteis para que presentase vuestra Súplica delante de él:
10
"Si decididamente permanecéis en esta tierra, os edificaré y no os destruiré. Os plantaré y no os arrancaré, porque he desistido del mal que os he hecho.
11
No Temáis al rey de Babilonia, de quien tenéis miedo. No le Temáis, dice Jehovah, porque yo estoy con vosotros para salvaros y para libraros de su mano.
12
Os mostraré misericordia, de manera que él se Compadecerá de vosotros y os Hará volver a vuestra tierra.
13
Pero si Decís: 'No habitaremos en esta tierra', desobedeciendo Así la voz de Jehovah vuestro Dios,
14
y si Decís: 'No, sino que nos iremos a la tierra de Egipto, en la cual no veremos guerra ni oiremos el sonido de la corneta, ni tendremos hambre de pan, y Allí habitaremos',
15
entonces Oíd la palabra de Jehovah, oh remanente de Judá: Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: Si vosotros habéis decidido ir a Egipto y os vais Allá para residir,
16
Sucederá que Allí en la tierra de Egipto os Alcanzará la espada que teméis. Allá en Egipto os Acosará el hambre que os preocupa, y Allí moriréis.
17
Sucederá que todos los hombres que han decidido ir a Egipto para residir Allí, Morirán por la espada, por el hambre y por la peste. No Habrá quien quede vivo de ellos, ni quien escape ante el mal que yo traeré sobre ellos.
18
Porque Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: Como se Derramó mi furor y mi ira sobre los habitantes de Jerusalén, Así se Derramará mi ira sobre vosotros cuando entréis en Egipto. Seréis objeto de Imprecación, de horror, de Maldición y de oprobio; y no volveréis a ver este lugar."
19
Oh remanente de Judá, Jehovah ha dicho de vosotros: "No entréis en Egipto." Sabed ciertamente que hoy os lo he advertido.
20
Os habéis descarriado a costa de vuestras propias vidas, porque vosotros mismos me habéis enviado a Jehovah vuestro Dios, diciendo: "Ora por nosotros a Jehovah nuestro Dios; y todo lo que Jehovah nuestro Dios declare, Háznoslo saber, y lo pondremos por obra."
21
Pues os lo he declarado hoy, pero no habéis obedecido la voz de Jehovah vuestro Dios en nada de lo que me Envió a deciros.
22
Ahora pues, sabed ciertamente que por la espada, por el hambre y por la peste moriréis en el lugar a donde Deseáis entrar para residir Allí.

Jeremiah 43

1
Aconteció que cuando Jeremías Acabó de hablar a todo el pueblo todas las palabras que Jehovah, el Dios de ellos, le Había enviado a decirles,
2
Azarías hijo de Osaías, Johanán hijo de Carea y todos los hombres arrogantes dijeron a Jeremías: --¡Dices mentiras! No te ha enviado Jehovah nuestro Dios, para decir: "No entréis a Egipto para residir Allí";
3
sino que Baruc hijo de Nerías te incita contra nosotros, para entregarnos en mano de los caldeos, a fin de que nos maten o que nos lleven cautivos a Babilonia.
4
Así que Johanán hijo de Carea, todos los oficiales de los soldados y todo el pueblo no obedecieron la voz de Jehovah, para quedarse en la tierra de Judá.
5
Más bien, Johanán hijo de Carea y todos los oficiales de los soldados tomaron a todo el remanente de Judá (los que Habían regresado, para residir en la tierra de Judá, de todas las naciones a donde Habían sido echados),
6
a hombres, a mujeres, a niños, a las hijas del rey y a toda persona que Nabuzaradán, el Capitán de la guardia, Había dejado con Gedalías hijo de Ajicam, hijo de Safán, y también al profeta Jeremías y a Baruc hijo de Nerías.
7
Entraron en la tierra de Egipto, porque no obedecieron la voz de Jehovah; y llegaron hasta Tafnes.
8
Entonces vino la palabra de Jehovah a Jeremías, en Tafnes, diciendo:
9
"Toma en tus manos piedras grandes, Escóndelas en la mezcla del pavimento de ladrillos a la entrada de la casa del Faraón en Tafnes, a vista de los hombres Judíos,
10
y diles que Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: 'He Aquí que yo enviaré y tomaré a Nabucodonosor, rey de Babilonia, mi siervo, y pondré su trono sobre estas piedras que he escondido, y él Extenderá su Pabellón sobre ellas.
11
Vendrá y Golpeará la tierra de Egipto: los que a muerte, a muerte; los que a cautividad, a cautividad; los que a espada, a espada.
12
Prenderá fuego a las casas de los dioses de Egipto y las Incendiará, y a ellos los Llevará cautivos. Limpiará la tierra de Egipto, como un pastor limpia su ropa, y Saldrá de Allí en paz.
13
Además, Romperá los obeliscos de Heliópolis, la cual Está en la tierra de Egipto, e Incendiará los templos de los dioses de Egipto.'"

Jeremiah 44

1
La palabra que vino a Jeremías con respecto a todos los Judíos que habitaban en la tierra de Egipto, que habitaban en Migdol, en Tafnes, en Menfis y en la tierra de Patros, diciendo:
2
--Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "Vosotros habéis visto todo el mal que he Traído sobre Jerusalén y sobre todas las ciudades de Judá. He Aquí, en el Día de hoy Están en ruinas y no hay habitantes en ellas,
3
a causa de la maldad que ellos cometieron, Provocándome a ira, ya que fueron a quemar incienso y a servir a otros dioses que ni ellos, ni vosotros ni vuestros padres conocieron.
4
Persistentemente os envié todos mis siervos los profetas, para deciros: '¡Por favor, no Hagáis esta cosa abominable que yo aborrezco!'
5
Pero no escucharon ni inclinaron su Oído para volverse de su maldad, para dejar de quemar incienso a otros dioses.
6
Por tanto, se Derramó mi ira, y se Encendió mi furor en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén; y fueron convertidas en ruina y en Desolación, como en este Día."
7
Ahora pues, Así ha dicho Jehovah Dios de los Ejércitos, Dios de Israel: "¿Por qué hacéis un mal tan grande contra vosotros mismos, para que de en medio de Judá sean destruidos el hombre, la mujer, el niño y el lactante, sin que os quede remanente alguno?
8
¿Por qué me Provocáis a ira con las obras de vuestras manos, ofreciendo incienso a otros dioses en la tierra de Egipto, a donde habéis entrado para residir, de modo que Seáis exterminados y que Seáis objeto de Maldición y de oprobio entre todas las naciones de la tierra?
9
¿Habéis olvidado las maldades de vuestros padres, las maldades de los reyes de Judá, las maldades de sus mujeres, las maldades vuestras y las maldades de vuestras mujeres, que hicieron en la tierra de Judá y en las calles de Jerusalén?
10
Hasta el Día de hoy no se han humillado, ni han tenido temor, ni han caminado en mi ley ni en mis estatutos que puse delante de vosotros y delante de vuestros padres."
11
Por tanto, Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "He Aquí que yo pongo mi rostro contra vosotros para mal y para destruir a todo Judá.
12
Tomaré al remanente de Judá que Decidió ir a la tierra de Egipto para residir Allí, y Serán exterminados todos en la tierra de Egipto. Caerán por la espada y por el hambre; Serán exterminados, desde el menor hasta el mayor. Por la espada y por el hambre Morirán, y Llegarán a ser objeto de Imprecación, de horror, de Maldición y de oprobio.
13
Yo, pues, castigaré a los que habitan en la tierra de Egipto, como castigué a Jerusalén: por la espada, por el hambre y por la peste.
14
Y del remanente de Judá que Entró en la tierra de Egipto para residir Allí, no Habrá quien escape, ni quien sobreviva para volver a la tierra de Judá, a la cual ellos suspiran por regresar, para habitar Allí. Porque no Regresarán sino los que escapen."
15
Entonces todos los hombres que Sabían que sus mujeres quemaban incienso a otros dioses, y todas las mujeres que estaban presentes y una gran concurrencia, todo el pueblo que habitaba en Patros en tierra de Egipto, respondieron a Jeremías diciendo:
16
--La palabra que nos has hablado en nombre de Jehovah, no te la escucharemos.
17
Más bien, pondremos por obra toda palabra que ha salido de nuestra boca, para quemar incienso a la Reina del Cielo y para derramarle libaciones, como hemos hecho nosotros y nuestros padres, nuestros reyes y nuestros magistrados, tanto en las ciudades de Judá como en las calles de Jerusalén. Pues fuimos saciados de pan, nos fue bien y no vimos mal alguno.
18
Pero desde que dejamos de quemar incienso a la Reina del Cielo y de derramarle libaciones, nos falta de todo, y somos exterminados por la espada y por el hambre.
19
Y las mujeres dijeron: --Cuando nosotras Quemábamos incienso a la Reina del Cielo y le Derramábamos libaciones, ¿acaso era sin el conocimiento de nuestros maridos que le Hacíamos tortas, reproduciendo su imagen, y le Derramábamos libaciones?
20
Entonces Jeremías Habló a todo el pueblo, a los hombres, a las mujeres y a todo el pueblo que le Había respondido esto, diciendo:
21
--¿No se Habrá acordado Jehovah, o no Habrá venido a su mente el incienso que quemasteis en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, vosotros y vuestros padres, vuestros reyes, vuestros magistrados y el pueblo de la tierra?
22
Jehovah no pudo soportaros Más, a causa de la maldad de vuestras obras y a causa de las abominaciones que Habíais hecho. Por tanto, vuestra tierra ha sido convertida en ruinas, en horror y en Maldición, hasta no quedar habitantes, como en este Día.
23
Porque quemasteis incienso y pecasteis contra Jehovah y no obedecisteis la voz de Jehovah, ni anduvisteis en su ley, ni en sus estatutos, ni en sus testimonios. Por eso ha venido sobre vosotros este mal, como en este Día.
24
Jeremías dijo Además a todo el pueblo y a las mujeres: --Oíd la palabra de Jehovah, todos los de Judá que Estáis en la tierra de Egipto.
25
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "Vosotros y vuestras mujeres habéis hablado con vuestras bocas y lo habéis realizado con vuestras manos, diciendo: 'Sin falta cumpliremos nuestros votos que hemos hecho, de quemar incienso a la Reina del Cielo y de derramarle libaciones.' ¡De veras que Confirmáis vuestros votos y ponéis vuestros votos por obra!"
26
Por tanto, Oíd la palabra de Jehovah, todos los de Judá que Habitáis en la tierra de Egipto: "He Aquí, ha dicho Jehovah, he jurado por mi gran nombre que no Será invocado Más mi nombre en toda la tierra de Egipto por la boca de Ningún hombre de Judá, diciendo: '¡Vive el Señor Jehovah!'
27
He Aquí que yo vigilo sobre ellos para mal, y no para bien. Todos los hombres de Judá que Están en la tierra de Egipto Serán exterminados por la espada y por el hambre, hasta que perezcan del todo.
28
Los que escapen de la espada Regresarán de la tierra de Egipto a la tierra de Judá, en Número reducido. Y todo el remanente de Judá, que ha entrado en Egipto para residir Allí, Sabrá de quién es la palabra que ha de prevalecer: si la Mía o la de ellos.
29
Esto tendréis por señal, dice Jehovah, de que os castigaré en este lugar, para que Sepáis que ciertamente mis palabras Prevalecerán sobre vosotros para mal.
30
Así ha dicho Jehovah: He Aquí que yo entrego al Faraón Hofra, rey de Egipto, en mano de sus enemigos y en mano de los que buscan su vida, como entregué a Sedequías, rey de Judá, en mano de Nabucodonosor, rey de Babilonia, su enemigo que buscaba su vida."

Jeremiah 45

1
La palabra que Habló el profeta Jeremías a Baruc hijo de Nerías, cuando Escribía en un libro estas palabras, al dictado de Jeremías, en el cuarto año de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, diciendo:
2
"Así ha dicho Jehovah Dios de Israel, acerca de ti, oh Baruc:
3
Tú dijiste: '¡Ay de Mí! Porque Jehovah ha añadido tristeza a mi dolor. Estoy exhausto de gemir y no he hallado descanso.'
4
Le has de decir que Así ha dicho Jehovah: 'He Aquí que yo destruyo lo que edifiqué, y arranco lo que planté, es decir, toda esta tierra.
5
¿Y Tú buscas para ti grandezas? No las busques, porque he Aquí que yo traigo mal sobre todo mortal, dice Jehovah, pero a ti te daré tu vida por Botín, en todos los lugares a donde vayas.'"

Jeremiah 46

1
La palabra de Jehovah que vino al profeta Jeremías acerca de las naciones.
2
En cuanto a Egipto, contra el ejército del Faraón Necao, rey de Egipto, el cual estaba en Carquemis, cerca del Río Eufrates, y al cual Derrotó Nabucodonosor, rey de Babilonia, en el cuarto año de Joacim hijo de Josías, rey de Judá:
3
"Alistad escudo y defensa; acercaos a la batalla.
4
Uncid los caballos y subid vosotros, oh jinetes. Presentaos con cascos, pulid las lanzas, Vestíos de cota de malla.
5
¿Por qué los veo medrosos, volviéndose Atrás? Sus valientes han sido deshechos; han huido buscando refugio, sin mirar Atrás. ¡El terror Está por todas partes!, dice Jehovah.
6
No huya el veloz, ni escape el valiente. En el norte tropezaron y cayeron, junto a la ribera del Eufrates.
7
"¿Quién es este que sube como el Nilo y cuyas aguas se agitan como Ríos?
8
Egipto, que se alza como el Nilo, y cuyas aguas se agitan como Ríos, dijo: 'Subiré, cubriré la tierra; destruiré las ciudades y sus habitantes.'
9
Subid, caballos; corred, carros, como locos; salid, valientes, los de Etiopía y los de Libia que toman escudo, y los de Lidia que toman y entesan el arco.
10
"Pero ese Día Será Día de venganza para el Señor Jehovah de los Ejércitos, para vengarse de sus enemigos. La espada Devorará y se Saciará; se Embriagará con la sangre de ellos. Porque el Señor Jehovah de los Ejércitos Tendrá un sacrificio en la tierra del norte, junto al Río Eufrates.
11
"Sube a Galaad y toma Bálsamo, oh virgen hija de Egipto. En vano has multiplicado las medicinas; no hay Curación para ti.
12
Las naciones oyeron de tu afrenta, y tu clamor Llenó la tierra; porque el fuerte Tropezó con el fuerte, y cayeron ambos al mismo tiempo."
13
La palabra que Habló Jehovah al profeta Jeremías, acerca de la venida de Nabucodonosor, rey de Babilonia, para herir la tierra de Egipto:
14
"Anunciad en Egipto y hacedlo saber en Migdol; hacedlo saber en Menfis y en Tafnes. Decid: 'Preséntate y Prepárate, porque la espada va a devorar tus fronteras.'
15
"¿Por qué ha huido Apis? Tu buey no pudo mantenerse en pie, porque Jehovah lo Derribó.
16
Hizo tropezar a muchos; Sí, cada uno Cayó sobre su compañero. Y dijeron: 'Levántate, y volvamos a nuestro pueblo; volvamos a la tierra de nuestro nacimiento, por causa de la espada opresora.'
17
Allí gritaron: '¡El Faraón, rey de Egipto, es Sólo ruido! ¡Dejó pasar la oportunidad!'
18
"Vivo yo, dice el Rey, cuyo nombre es Jehovah de los Ejércitos, que como el Tabor entre los montes y como el Carmelo junto al mar, Así Vendrá.
19
Prepara tu equipaje para la cautividad, oh moradora hija de Egipto, porque Menfis Será convertida en ruinas; Será devastada hasta no quedar habitantes.
20
Una vaquilla Hermosísima es Egipto, pero del norte ciertamente Vendrá el Moscardón.
21
También sus mercenarios, en medio de ella, son como terneros engordados. También ellos se Volverán y a una Huirán, sin detenerse. Porque sobre ellos ha venido el Día de su calamidad, el tiempo de su castigo.
22
Su sonido es como el de una serpiente que se va. Ciertamente avanzan con un ejército; vienen a ella con hachas, como leñadores.
23
Cortarán su bosque, dice Jehovah, aunque sea impenetrable; porque son Más que las langostas; son innumerables.
24
La hija de Egipto es avergonzada; es entregada en manos del pueblo del norte."
25
Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel, ha dicho: "He Aquí que yo castigo a Amón en Tebas; al Faraón, a Egipto, a sus dioses y a sus reyes; al Faraón y a los que en él Confían.
26
Y los entregaré en mano de los que buscan sus vidas; en mano de Nabucodonosor, rey de Babilonia, y en mano de sus servidores. Pero después Egipto Será habitada como en los Días pasados, dice Jehovah.
27
"Pero Tú no temas, oh siervo Mío Jacob, ni desmayes, oh Israel. Porque he Aquí, yo soy el que te salva desde lejos; y a tu descendencia, de la tierra de su cautividad. Jacob Volverá y Estará tranquilo; Estará confiado, y no Habrá quien lo atemorice.
28
"Tú no temas, oh siervo Mío Jacob, porque yo estoy contigo, dice Jehovah. Ciertamente haré exterminio en todas las naciones a las cuales te he expulsado; pero en ti no haré exterminio, sino que te castigaré con justicia. De ninguna manera te daré por inocente."

Jeremiah 47

1
La palabra de Jehovah que vino al profeta Jeremías acerca de los filisteos, antes que el Faraón destruyese Gaza.
2
Así ha dicho Jehovah: "He Aquí, avanzan aguas del norte, se convierten en torrente e inundan la tierra y su plenitud, la ciudad y sus habitantes. Entonces los hombres gritan, y gime todo habitante de la tierra,
3
por el estruendo del galope de los cascos de sus corceles, por el retumbo de sus carros y por el chirrido de sus ruedas. Por la debilidad de sus manos, los padres no se vuelven a mirar a sus hijos,
4
a causa del Día que viene para destruir a todos los filisteos; para exterminar a Tiro, a Sidón y a todo aliado que haya quedado con vida. Porque Jehovah Destruirá a los filisteos, a los sobrevivientes de la isla de Caftor.
5
Sobre Gaza ha venido rapadura de cabeza; Ascalón ha sido silenciada. Oh sobrevivientes de los gigantes, ¿hasta Cuándo os sajaréis?
6
Oh espada de Jehovah, ¿hasta Cuándo no te Aquietarás? Vuélvete a tu vaina, reposa y sosiégate.
7
¿Cómo se Aquietará? Pues Jehovah le ha dado órdenes para ir a Ascalón y a la costa del mar; la ha designado para ir Allí."

Jeremiah 48

1
En cuanto a Moab, Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "¡Ay de Nebo, porque es destruido! Quiriataim es avergonzada y capturada; la ciudadela es avergonzada y arrasada.
2
No hay Más alabanza para Moab. En Hesbón planearon el desastre contra ella, diciendo: 'Venid, eliminémosla de entre las naciones.' Tú también, Madmena, Serás silenciada; la espada Irá en pos de ti.
3
"Voz de clamor proviene de Horonaim: '¡Destrucción y gran quebranto!'
4
Moab ha sido quebrantado; Oíd el Griterío de sus pequeños.
5
Por la cuesta de Lujit sube con llanto continuo; por la bajada de Horonaim los enemigos oyen el clamor del quebranto.
6
Huíd, salvad vuestras vidas y sed como el asno montés en el desierto.
7
Por cuanto confiaste en tus obras y tesoros, Tú también Serás tomado. Quemós Será llevado en cautividad, junto con sus sacerdotes y principales.
8
Vendrá el destructor a cada ciudad, y ninguna Escapará. También Será arruinado el valle, y Será destruida la llanura, como ha dicho Jehovah.
9
"Dad alas a Moab, porque se Irá volando. Sus ciudades Serán desoladas hasta no quedar en ellas habitante.
10
¡Maldito el que haga con negligencia la obra de Jehovah! ¡Maldito el que retraiga su espada de la sangre!
11
"Tranquilo estaba Moab desde su juventud; sobre sus sedimentos ha estado reposado. No ha sido vaciado de vaso en vaso, ni ha ido en cautividad. Por eso ha quedado en él su sabor, y su olor no se ha mutado.
12
Por tanto, he Aquí que vienen Días, dice Jehovah, en que yo le enviaré quienes lo hagan vaciar, y lo Vaciarán. Dejarán Vacías sus vasijas y Destrozarán sus tinajas.
13
Moab se Avergonzará de Quemós, como la casa de Israel se Avergonzó de Betel, en la cual puso su confianza.
14
¿Cómo diréis: 'Somos valientes y hombres fuertes para la guerra'?
15
Destruido Está Moab; han escalado sus ciudades. La flor de su juventud Descendió al degolladero, dice el Rey, cuyo nombre es Jehovah de los Ejércitos.
16
El desastre de Moab Está Próximo a venir, y su calamidad se apresura mucho.
17
Compadeceos de él todos los que Estáis alrededor suyo; todos los que conocéis su nombre, decid: '¡Cómo se ha roto el poderoso cetro, la vara gloriosa!'
18
"Desciende de la gloria; siéntate sobre tierra sedienta, oh moradora de Dibón; porque el destructor de Moab ha subido contra ti y ha destruido tus fortalezas.
19
Ponte de pie en el camino y mira, oh moradora de Aroer. Pregunta al que va huyendo y di a la que se escapa: '¿Qué ha acontecido?'
20
Moab ha sido avergonzado, porque es arrasado. Lamentad y gritad; anunciad junto al Arnón que Moab es destruido,
21
y que ha venido juicio a la tierra de la llanura; a Holón, a Jahaz, sobre Mefaat;
22
sobre Dibón, sobre Nebo y sobre Bet-diblataim;
23
sobre Quiriataim, sobre Bet-gamul y sobre Bet-Maón;
24
sobre Queriot, sobre Bosra y sobre todas las ciudades de la tierra de Moab; las de lejos y las de cerca.
25
Cortado es el poder de Moab, y su brazo es quebrantado, dice Jehovah.
26
Embriagadlo, porque contra Jehovah se Engrandeció; Moab se Revolcará en su propio Vómito, y también él Será objeto de burla.
27
¿Acaso no te Sirvió de burla Israel, como si le hubiesen sorprendido entre ladrones? Porque desde que de él has hablado, has movido la cabeza.
28
"Dejad las ciudades y habitad en peñascos, oh habitantes de Moab. Sed como la paloma que hace su nido en los bordes del precipicio.
29
Hemos Oído de la soberbia de Moab, que es muy soberbio; de su Altanería, de su soberbia, de su arrogancia y de la altivez de su Corazón.
30
Yo conozco su Cólera, dice Jehovah; pero vano es aquello de que se jacta, y vano es lo que hacen.
31
"Por tanto, lamentaré sobre Moab; clamaré sobre todo Moab, y gemiré por los hombres de Quir-jaréset.
32
Lloraré por ti Más que por Jazer, oh vid de Sibma. Tus brotes pasaban las aguas y llegaban hasta las aguas de Jazer. Sobre tus frutos de verano y sobre tu vendimia ha Caído el destructor.
33
La Alegría y el regocijo han sido quitados del campo fértil, de la tierra de Moab. He hecho cesar el vino de los lagares; nadie los pisa con grito de Júbilo. No hay grito de Júbilo.
34
"El clamor de Hesbón llega hasta Eleale; hasta Jahaz dan su voz. Desde Zoar hasta Horonaim y Eglat-Selisiyá; porque también las aguas de Nimrim quedan desoladas.
35
Haré cesar en Moab a quien ofrezca holocaustos en un lugar alto, y a quien ofrezca incienso a sus dioses, dice Jehovah.
36
Por tanto, mi Corazón gime como flautas por Moab. Asimismo, mi Corazón gime como flautas por los hombres de Quir-jaréset, pues perecieron las riquezas que Había adquirido.
37
Porque toda cabeza ha sido rapada, y toda barba rasurada. Sobre todas las manos hay sajaduras; y sobre los lomos, cilicio.
38
Todo es llanto sobre todas las azoteas y plazas de Moab, porque he quebrantado a Moab como a vasija despreciada, dice Jehovah.
39
¡Cómo ha sido destruido! ¡Cómo lamentan! ¡Cómo ha vuelto Moab la espalda, avergonzado! Moab ha sido convertido en objeto de burla y de horror para todos los que Están en su alrededor.
40
Porque Así ha dicho Jehovah: He Aquí que como águila Remontará vuelo, y hacia Moab Extenderá las alas.
41
Las ciudades Serán tomadas, y sus fortificaciones capturadas. En aquel Día el Corazón de los valientes de Moab Será como el Corazón de una mujer en angustia.
42
Moab Será destruido y Dejará de ser pueblo, porque se Engrandeció contra Jehovah.
43
Terror, fosa y trampa hay contra ti, oh habitante de Moab, dice Jehovah.
44
El que huya del terror Caerá en la fosa; el que salga de la fosa Quedará atrapado en la trampa. Porque yo traeré sobre él, sobre Moab, el año de su castigo, dice Jehovah.
45
"A la sombra del Hesbón, los que huyen se detienen por falta de fuerzas. Porque fuego Salió de Hesbón, y llama de en medio de Sejón; Consumió las sienes de Moab y la coronilla de los hijos revoltosos.
46
¡Ay de ti, oh Moab! ¡Ha perecido el pueblo de Quemós! Porque tus hijos son tomados en cautividad, y tus hijas en cautiverio.
47
Sin embargo, al final de los tiempos restauraré a Moab de la cautividad", dice Jehovah. Hasta Aquí es el juicio contra Moab.

Jeremiah 49

1
En cuanto a los hijos de Amón, Así ha dicho Jehovah: "¿Acaso Israel no tiene hijos? ¿No tiene heredero? ¿Por qué ha tomado Milcom a Gad, por heredad, y su pueblo Habitó en las ciudades de éste?
2
Por tanto, he Aquí, vienen Días, dice Jehovah, en que haré Oír grito de guerra en Rabá de los hijos de Amón. Será convertida en un desolado monte de escombros, sus aldeas Arderán en el fuego, e Israel Poseerá lo que tomaron de él, ha dicho Jehovah.
3
"Lamenta, oh Hesbón, porque Hai es destruida. Gritad, hijas de Rabá, Ceñíos con cilicio y haced duelo, y deambulad por los vallados, porque Milcom va en cautividad junto con sus sacerdotes y oficiales.
4
¿Por qué te Glorías de tus valles, de tu valle que fluye, oh hija descarriada que Confías en tus tesoros? Dices: '¿Quién Vendrá contra Mí?'
5
He Aquí, de todos tus alrededores traeré terror sobre ti, dice el Señor Jehovah de los Ejércitos. Seréis empujados, cada uno delante de Sí, y no Habrá quien acoja al errante.
6
"Después de esto restauraré de la cautividad a los hijos de Amón", dice Jehovah.
7
En cuanto a Edom, Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: "¿Acaso no hay Más Sabiduría en Temán? ¿Ha perecido el consejo de los entendidos? ¿Se ha corrompido su Sabiduría?
8
"Huid, volved, habitad en lugares profundos, oh habitantes de Dedán; porque la ruina de Esaú traeré sobre él en el tiempo en que lo he de castigar.
9
Si los vendimiadores vinieran contra ti, ¿no Dejarían siquiera rebuscos? Si los ladrones vinieran de noche, Destruirían Sólo lo que les bastara.
10
Pero yo he despojado a Esaú; he dejado al descubierto sus escondrijos, y no Podrá esconderse. Será destruida su descendencia; sus hermanos y sus vecinos Dejarán de ser.
11
Deja tus huérfanos; yo les mantendré con vida. Y en Mí Confiarán tus viudas."
12
Porque Así ha dicho Jehovah: "He Aquí, los que no estaban sentenciados a beber de la copa, de todos modos la bebieron. Y Tú, ¿Serás absuelto del todo? ¡De ninguna manera Serás absuelto, sino que ciertamente la Beberás!
13
Porque por Mí mismo he jurado, dice Jehovah, que Bosra Será convertida en horror, en oprobio, en ruina y en Maldición. Todas sus ciudades Serán convertidas en unas ruinas perpetuas."
14
He escuchado de parte de Jehovah la noticia de que ha sido enviado un mensajero a las naciones, diciendo: "¡Reuníos y venid contra ella! ¡Levantaos para la batalla!
15
Porque he Aquí que te empequeñeceré entre las naciones, y Serás menospreciado entre los hombres.
16
El terror que inspiras y la soberbia de tu Corazón te han engañado, a ti que habitas en las hendiduras de la peña y que te has apoderado de la altura de la montaña. Aunque eleves tu nido como el águila, de Allí te haré descender, dice Jehovah.
17
"Edom Será convertida en una Desolación; todo el que pase por ella Quedará horrorizado y Silbará por causa de todas sus plagas.
18
Como cuando fueron trastornadas Sodoma y Gomorra, y las ciudades vecinas, ha dicho Jehovah, no Morará Allí nadie, ni la Habitará hijo de hombre.
19
He Aquí que Subirá como un León desde la espesura del Jordán, contra el pastizal perenne. Pero de pronto le haré correr de Allí, y la encargaré a quien sea escogido. Porque, ¿quién es como yo? ¿Quién me Convocará? ¿Quién Será aquel pastor que pueda prevalecer delante de Mí?"
20
Por tanto, Oíd la Decisión que Jehovah ha tomado contra Edom, los planes que ha hecho contra los habitantes de Temán. Ciertamente hasta los Más pequeños del rebaño Serán arrastrados; ciertamente su pastizal Será devastado junto con ellos.
21
La tierra Temblará por el estruendo de su Caída. Gritará, y su voz se Oirá hasta el mar Rojo.
22
He Aquí que como águila Subirá y Remontará vuelo, y contra Bosra Extenderá sus alas. En aquel Día el Corazón de los valientes de Edom Será como el Corazón de una mujer en angustia.
23
En cuanto a Damasco: "Hamat y Arfad fueron avergonzadas, porque oyeron malas noticias. Se derritieron en un mar de ansiedad que no puede sosegarse.
24
Damasco se Debilitó, se Volvió para huir, y el Pánico se Apoderó de ella. Angustia y dolores se apoderaron de ella, como de una mujer que da a luz.
25
¿Cómo es que no ha sido abandonada la gloriosa ciudad, la villa de mi regocijo?
26
Por tanto, sus Jóvenes Caerán en sus plazas; todos sus hombres de guerra Serán silenciados en aquel Día, dice Jehovah de los Ejércitos.
27
Prenderé fuego al muro de Damasco, el cual Devorará los palacios de Ben-hadad."
28
En cuanto a Quedar y a los reinos de Hazor, los cuales Derrotó Nabucodonosor, rey de Babilonia, Jehovah ha dicho Así: "¡Levantaos, subid contra Quedar! ¡Destruid a los hijos del oriente!
29
Sus tiendas y sus rebaños Serán tomados; asimismo, sus carpas y todos sus enseres. Se Llevarán sus camellos, y a causa de ellos Clamarán: '¡El terror Está por todas partes!'
30
"Huid, emigrad lejos, oh habitantes de Hazor; habitad en lugares profundos, dice Jehovah, pues Nabucodonosor, rey de Babilonia, ha tomado una Decisión contra vosotros, y contra vosotros ha hecho un plan.
31
Levantaos, dice Jehovah; subid contra una Nación confiada que vive tan segura que no tiene puertas ni cerrojos, y que vive solitaria.
32
Sus camellos Serán tomados como despojo, y la multitud de sus ganados como Botín. Esparciré por todos los vientos a los que se rapan las sienes. Por todos lados les traeré ruina, dice Jehovah.
33
Hazor Será morada de chacales, perpetua Desolación. No Morará Allí nadie, ni la Habitará hijo de hombre."
34
Acerca de Elam vino la palabra de Jehovah al profeta Jeremías, en el principio del reinado de Sedequías, rey de Judá, diciendo
35
que Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: "He Aquí que yo quiebro el arco de Elam, el principio de su poder.
36
Sobre Elam traeré los cuatro vientos de los cuatro extremos del cielo, y los dispersaré en todas las direcciones. No Habrá Nación a donde no vayan los desplazados de Elam.
37
Haré que Elam se aterrorice delante de sus enemigos y delante de los que buscan su vida. Traeré sobre ellos el mal y el furor de mi enojo, dice Jehovah. Enviaré tras ellos la espada, hasta que los acabe.
38
Sobre Elam pondré mi trono y destruiré Allí al rey y a los magistrados, dice Jehovah.
39
Pero en los últimos Días Acontecerá que restauraré a Elam de la cautividad", dice Jehovah.

Jeremiah 50

1
La palabra que Jehovah Habló por medio del profeta Jeremías acerca de Babilonia y acerca de la tierra de los caldeos:
2
"Anunciad en las naciones y proclamad. Levantad bandera; anunciadlo y no lo Encubráis. Decid: 'Tomada es Babilonia, Bel es avergonzado, Marduc es hecho pedazos. Sus Imágenes son avergonzadas, y sus ídolos hechos pedazos.
3
Porque desde el norte Subirá contra ella una Nación, la cual Convertirá su tierra en objeto de horror. No Habrá nadie que la habite. Tanto los hombres como los animales Huirán; se Irán.
4
"En aquellos Días y en aquel tiempo, dice Jehovah, Vendrán los hijos de Israel, junto con los hijos de Judá. Irán andando y llorando, y Buscarán a Jehovah su Dios.
5
Preguntarán por el camino de Sion, hacia donde Volverán sus caras, y Vendrán y se Unirán a Jehovah en pacto eterno que Jamás Será echado al olvido.'
6
"Ovejas perdidas fueron mi pueblo; sus pastores las hicieron errar. Las descarriaron por las colinas; anduvieron de monte en colina, y se olvidaron de sus prados de reposo.
7
Todos los que los hallaban los devoraban. Y sus enemigos Decían: 'No somos culpables, por cuanto son ellos los que han pecado contra Jehovah, su morada de justicia; contra Jehovah, la esperanza de sus padres.'
8
"Huid de en medio de Babilonia y salid de la tierra de los caldeos. Sed como los carneros que van delante del rebaño.
9
Porque he Aquí que yo levanto y hago subir contra Babilonia una asamblea de grandes naciones de la tierra del norte. Dispondrán batalla contra ella, y desde Allí Será tomada. Sus flechas, como las de un diestro guerrero, no Volverán Vacías.
10
"Caldea Será para despojo. Todos los que la despojen Quedarán saciados, dice Jehovah.
11
Aunque os Alegráis y Gozáis, oh saqueadores de mi heredad; aunque Brincáis como ternera en el pastizal y Relincháis como corceles,
12
vuestra madre se Avergonzará sobremanera. Se Volverá Pálida la que os dio a luz. He Aquí, Será la última de las naciones: desierto, sequedal y tierra árida.
13
Por causa de la ira de Jehovah no Será habitada, y Quedará totalmente desolada. Toda persona que pase por Babilonia se Asombrará y Silbará por causa de todas sus plagas.
14
"Disponed batalla contra Babilonia, alrededor de ella, todos los que Entesáis el arco. Tirad contra ella, no escatiméis flechas; porque ha pecado contra Jehovah.
15
Gritad contra ella en derredor: '¡Se ha rendido!' Han Caído sus torres; sus muros han sido derribados, porque ésta es la venganza de Jehovah. Tomad venganza contra ella; hacedle como ella hizo.
16
Eliminad de Babilonia al sembrador y al que toma la hoz en el tiempo de la siega. Ante la espada opresora, cada cual Mirará hacia su propio pueblo, y cada cual Huirá a su propio País.
17
"Oveja descarriada es Israel; los leones la ahuyentaron. Primero la Devoró el rey de Asiria; y finalmente la Deshuesó Nabucodonosor, rey de Babilonia.
18
Por tanto, Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: He Aquí que yo castigo al rey de Babilonia y a su tierra, como castigué al rey de Asiria.
19
A Israel traeré de nuevo a su pastizal, y Pacerá en el Carmelo y en Basán. En los montes de Efraín y en Galaad se Saciará su alma.
20
En aquellos Días y en aquel tiempo, dice Jehovah, Será buscada la maldad de Israel, y no Aparecerá; los pecados de Judá, y no Serán hallados Más. Porque perdonaré al remanente que yo haya dejado.
21
"Sube contra la tierra de Merataim, y contra los habitantes de Pecod. Desvasta y destruye tras ellos, dice Jehovah; haz conforme a todo lo que yo te he mandado.
22
Estruendo de guerra hay en la tierra, y gran quebrantamiento.
23
¡Cómo fue cortado y quebrado el martillo de toda la tierra! ¡Cómo ha sido convertida Babilonia en objeto de horror en medio de las naciones!
24
Te puse trampas, oh Babilonia. Fuiste tomada, ¡y Tú no lo supiste! Fuiste hallada y también fuiste apresada, porque contendiste contra Jehovah.
25
Jehovah ha abierto su arsenal y ha sacado las armas de su furor, porque ésta es obra de Jehovah Dios de los Ejércitos en la tierra de los caldeos.
26
"Venid contra ella desde los confines. Abrid sus graneros; convertidla en montones y destruidla por completo. ¡Que no le queden sobrevivientes!
27
Destruid todos sus toros. ¡Que desciendan al matadero! ¡Ay de ellos! Porque ha venido su Día, el tiempo de su castigo.
28
¡Voz de los que huyen y escapan de la tierra de Babilonia, para anunciar en Sion la venganza de Jehovah nuestro Dios, la venganza por su templo!
29
Convocad contra Babilonia a los arqueros, a todos los que entesan el arco. Asentad campamentos contra ella en derredor. No haya en ella quien escape; retribuidle Según su obra. Haced con ella conforme a todo lo que hizo; porque contra Jehovah se Insolentó, contra el Santo de Israel.
30
Por tanto, sus Jóvenes Caerán en sus plazas, y todos sus hombres de guerra Serán silenciados en aquel Día, dice Jehovah.
31
"He Aquí, yo estoy contra ti, oh soberbio, dice el Señor Jehovah de los Ejércitos; porque ha llegado tu Día, el tiempo en que te he de castigar.
32
El soberbio Tropezará y Caerá, y no Tendrá quien lo levante. Encenderé fuego en sus ciudades, el cual Devorará todos sus alrededores."
33
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: "Oprimidos Están los hijos de Israel y los hijos de Judá. Todos los que les tomaron cautivos los retuvieron; no los quisieron soltar.
34
Pero su Redentor es fuerte; Jehovah de los Ejércitos es su nombre. Ciertamente Abogará por la causa de ellos para hacer reposar la tierra y turbar a los habitantes de Babilonia.
35
"La espada viene contra los caldeos, dice Jehovah; contra los habitantes de Babilonia, contra sus magistrados y contra sus sabios.
36
La espada viene contra los adivinos, y Serán entontecidos; la espada viene contra sus valientes, y Serán destrozados.
37
La espada viene contra sus caballos y sobre sus carros; viene contra toda clase de gente que hay en medio de ella, y Serán como mujeres. La espada viene contra sus tesoros, y Serán saqueados.
38
Sequedad viene sobre sus aguas, y se Secarán. Porque es tierra de Imágenes, y por sus ídolos horribles se enloquecen.
39
"Por tanto, Allí Morarán las fieras del desierto con las hienas; también Habitarán en ella las avestruces. Nunca Más Será habitada, ni Será poblada de Generación en Generación.
40
Como cuando Dios Trastornó a Sodoma, a Gomorra y a las ciudades vecinas, dice Jehovah, no Morará Allí nadie, ni la Habitará hijo de hombre.
41
"He Aquí que viene un pueblo del norte; una gran Nación y muchos reyes se Despertarán en los confines de la tierra.
42
Empuñan el arco y la lanza. Son crueles; no tienen misericordia. Su estruendo resuena como el mar. Montan sobre caballos y como un solo hombre se disponen para la batalla contra ti, oh hija de Babilonia.
43
"El rey de Babilonia Oyó de su fama, y sus manos se debilitaron. La angustia se Apoderó de él, dolor como de mujer que da a luz.
44
He Aquí que Subirá como un León desde la espesura del Jordán, contra el pastizal perenne. Pero de pronto le haré correr de Allí, y la encargaré a quien sea escogido. Porque, ¿quién es como yo? ¿Quién me Convocará? ¿Quién Será aquel pastor que pueda prevalecer delante de Mí?
45
Por tanto, Oíd la Decisión que Jehovah ha tomado contra Babilonia, los planes que ha hecho contra la tierra de los caldeos: Ciertamente hasta los Más pequeños del rebaño Serán arrastrados; ciertamente su pastizal Será devastado junto con ellos.
46
Ante el grito de que Babilonia ha sido tomada, la tierra se Estremecerá, y su Griterío se Oirá entre las naciones."

Jeremiah 51

1
Así ha dicho Jehovah: "He Aquí que yo levanto un viento destructor contra Babilonia y contra los habitantes de Caldea.
2
Enviaré a Babilonia aventadores que la avienten, y Devastarán su tierra; porque en el Día del mal Estarán contra ella por todos lados.
3
No entese su arco el arquero, ni toque su cota de malla. No perdonaréis la vida a sus Jóvenes. ¡Destruid por completo todo su ejército!
4
"Caerán los muertos en la tierra de los caldeos, y los heridos en sus calles.
5
Porque Israel y Judá no han enviudado de su Dios, de Jehovah de los Ejércitos. Ciertamente su tierra Está llena de culpa contra el Santo de Israel.
6
"¡Huid de en medio de Babilonia! Librad, cada uno su vida, para que no Seáis silenciados a causa de la maldad de ella. Porque es el tiempo de la venganza de Jehovah; él le Dará su Retribución.
7
Una copa de oro fue Babilonia en las manos de Jehovah; una copa que Embriagó a toda la tierra. De su vino bebieron los pueblos, por lo cual se enloquecieron las naciones.
8
De repente ha Caído Babilonia y ha sido quebrantada. Lamentad sobre ella; tomad Bálsamo para su dolor. Quizás Sanará.
9
"Quisimos curar a Babilonia, pero no ha sanado. Abandonadla y vayamos, cada uno a su País; porque el juicio contra ella ha llegado hasta el cielo y se ha levantado hasta las nubes.
10
Jehovah ha sacado a relucir nuestras justas demandas. ¡Venid y contemos en Sion de la obra de Jehovah nuestro Dios!
11
"Afilad las flechas; embrazad los escudos. Jehovah ha despertado el Espíritu de los reyes de Media; porque su Propósito es contra Babilonia, para destruirla. Porque es la venganza de Jehovah, la venganza por su templo.
12
"Levantad bandera contra los muros de Babilonia; reforzad la guardia, poned centinelas, disponed las emboscadas. Porque Jehovah ha hecho un plan y Realizará lo que ha dicho acerca de los habitantes de Babilonia.
13
Oh, Tú que habitas junto a muchas aguas, rica en tesoros, ha venido tu fin, el colmo de tu codicia.
14
Jehovah de los Ejércitos ha jurado por Sí mismo, diciendo: 'Yo te llenaré de hombres como de langostas, y contra ti Levantarán grito de victoria.'
15
"El hizo la tierra con su poder; Estableció el mundo con su Sabiduría y Extendió los cielos con su inteligencia.
16
Cuando emite su voz, se produce un tumulto de aguas en los cielos. Hace subir la neblina desde los extremos de la tierra. Hace los Relámpagos para la lluvia y saca el viento de sus Depósitos.
17
"Todo hombre se embrutece por falta de conocimiento. Todo platero es avergonzado a causa de su ídolo. Porque sus ídolos de Fundición son un engaño, y no hay Espíritu en ellos.
18
Son vanidad, obra Ridícula; en el tiempo de su castigo Perecerán.
19
No es como ellos la Porción de Jacob; porque él es el Hacedor de todo, e Israel es la tribu de su heredad. ¡Jehovah de los Ejércitos es su nombre!
20
"Una maza y un arma de guerra eres Tú para Mí. Por medio de ti destrozo naciones; por medio de ti destruyo reinos;
21
por medio de ti destrozo el caballo y a su jinete; por medio de ti destrozo el carro y a su conductor.
22
Por medio de ti destrozo al hombre y a la mujer; por medio de ti destrozo al anciano y al niño; por medio de ti destrozo al joven y a la joven.
23
Por medio de ti destrozo al pastor y su rebaño. Por medio de ti destrozo al labrador y su yunta; por medio de ti destrozo a los gobernadores y a los dirigentes.
24
"Ante vuestros ojos retribuiré a Babilonia y a todos los habitantes de Caldea, por todo el mal que ellos hicieron a Sion, dice Jehovah.
25
"He Aquí, yo estoy contra ti, oh monte destructor, dice Jehovah, que destruyes toda la tierra. Extenderé mi mano contra ti y te haré rodar de las peñas. Te convertiré en monte quemado.
26
Nadie Tomará de ti piedra para esquina ni piedra para cimiento, porque Serás perpetua Desolación, dice Jehovah.
27
"Alzad la bandera en la tierra y tocad corneta en las naciones. Reunid contra ella a las naciones; convocad contra ella a los reinos de Ararat, de Mini y de Asquenaz. Comisionad contra ella al Capitán; haced subir caballos como langostas erizadas.
28
Reunid contra ella a las naciones, a los reyes de Media y a sus gobernadores, a todos sus dirigentes y a la tierra de su Señorío.
29
La tierra tiembla y se retuerce; porque se ha cumplido todo el plan de Jehovah contra Babilonia, para convertir a Babilonia en una soledad, sin Ningún habitante.
30
"Los valientes de Babilonia han dejado de combatir y han quedado en sus fortalezas. Se ha agotado su valor; se han vuelto como mujeres. Han incendiado sus casas, y sus cerrojos han sido rotos.
31
Un correo sale al encuentro de otro correo, y un heraldo al encuentro de otro heraldo, para informar al rey de Babilonia que su ciudad es tomada de extremo a extremo.
32
Los vados han sido tomados, los carrizales han sido quemados a fuego, y los hombres de guerra Están aterrados.
33
Porque Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: La hija de Babilonia es como una era. Ya es tiempo de trilla. Dentro de poco le Vendrá el tiempo de la siega.
34
"'Nabucodonosor, rey de Babilonia, me ha devorado, me ha causado Confusión. Me ha dejado como un vaso Vacío; me ha tragado como un monstruo Acuático. Ha llenado su Estómago con mis delicadezas y a Mí me ha expulsado.
35
¡Caiga sobre Babilonia la violencia hecha contra Mí y mi carne!', Dirá la moradora de Sion. '¡Caiga mi sangre sobre los habitantes de Caldea!', Dirá Jerusalén.
36
"Por tanto, Así ha dicho Jehovah: He Aquí que yo juzgo tu causa y llevaré a cabo tu venganza. Secaré las aguas de ella y haré que queden secas sus fuentes.
37
Babilonia Será convertida en montones de escombros, en morada de chacales, en objeto de horror y de rechifla, sin Ningún habitante.
38
A una Rugirán como leones; Gruñirán como cachorros de León.
39
Cuando estén en pleno calor les serviré sus banquetes; haré que se embriaguen, de modo que se alegren. Dormirán el sueño eterno y no se Despertarán, dice Jehovah.
40
Los haré descender como corderos al matadero, como los carneros con los machos Cabríos.
41
"¡Cómo ha sido tomada Sesac y fue capturada la que era alabada por toda la tierra! ¡Cómo ha llegado Babilonia a ser objeto de horror entre las naciones!
42
Las aguas han subido sobre Babilonia, y ha sido cubierta por el tumulto de sus olas.
43
Sus ciudades se han convertido en Desolación, en tierra seca y desierta. Es una tierra en la cual nadie Habitará; ni hijo de hombre Pasará por ella.
44
Castigaré a Bel en Babilonia, y sacaré de su boca lo que ha tragado. Las naciones no Afluirán Más a él. ¡El muro de Babilonia ha Caído!
45
"¡Salid de en medio de ella, oh pueblo Mío! Librad, cada uno su vida del ardor de la ira de Jehovah.
46
No sea que desmaye vuestro Corazón y Temáis a causa del rumor que se oye en la tierra. Dentro de un año Vendrá un rumor, y después de otro año, otro rumor. La violencia cunde en la tierra, y gobernante contiende con gobernante.
47
"Por tanto, he Aquí vienen Días en que castigaré los ídolos de Babilonia. Toda su tierra Será avergonzada, y en medio de ella Caerán todos sus muertos.
48
Los cielos y la tierra, y todo lo que en ellos hay, Gritarán de Alegría por lo de Babilonia; porque del norte Vendrán contra ella los destructores, dice Jehovah.
49
"Babilonia misma Caerá por causa de los muertos de Israel; como por causa de Babilonia han Caído los muertos en toda la tierra.
50
Los que escapasteis de la espada, ¡marchaos; no os Detengáis! Acordaos de Jehovah desde lejos, y esté Jerusalén en vuestra memoria:
51
'Estamos avergonzados porque Oímos la afrenta; el oprobio ha cubierto nuestros rostros, porque vinieron extranjeros contra los santuarios de la casa de Jehovah.'
52
Por tanto, he Aquí que vienen Días, dice Jehovah, en que yo castigaré sus ídolos, y en toda su tierra Gemirán los heridos.
53
Aunque Babilonia suba hasta el cielo, y aunque fortifique en alto su baluarte, hasta ella Llegarán de mi parte los destructores, dice Jehovah.
54
"Estruendo de Griterío hay en Babilonia; gran quebrantamiento, en la tierra de los caldeos.
55
Porque Jehovah destruye Babilonia y quita de ella el gran bullicio. Sus olas rugen como caudalosas aguas, y resuena el estruendo de sus voces.
56
Porque el destructor ha venido contra ella, contra Babilonia, y sus valientes son tomados prisioneros. Su arco ha sido hecho pedazos, porque Jehovah es un Dios de Retribución. Ciertamente él Dará la recompensa.
57
"Embriagaré a sus magistrados, a sus sabios, a sus gobernadores, a sus dirigentes y a sus valientes. Dormirán el sueño eterno y no Despertarán, dice el Rey, cuyo nombre es Jehovah de los Ejércitos.
58
Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: La ancha muralla de Babilonia Será demolida por completo. Sus puertas altas Arderán en el fuego. Los pueblos Habrán trabajado para nada, y las naciones se Habrán fatigado Sólo para el fuego."
59
Estas son la palabras que Envió el profeta Jeremías a Seraías hijo de Nerías, hijo de Maasías, cuando iba con Sedequías, rey de Judá, a Babilonia, en el cuarto año de su reinado. Seraías era el jefe de campamento.
60
Jeremías Escribió en un libro acerca de todo el mal que Había de venir sobre Babilonia, todas las palabras que Están escritas contra Babilonia.
61
Jeremías dijo a Seraías: "Cuando llegues a Babilonia, cumple en leer todas estas palabras.
62
Y Dirás: '¡Oh Jehovah, Tú has dicho de este lugar que lo Habrías de destruir, hasta que no quede en él quien lo habite, desde los hombres hasta los animales, y que Sería una perpetua Desolación.'
63
"Cuando acabes de leer este libro, le Atarás una piedra y lo Arrojarás al Eufrates,
64
diciendo: 'Así se Hundirá Babilonia y no se Levantará, a causa del mal que yo traigo sobre ella, de manera que Serán abatidos.'" Hasta Aquí son las palabras de Jeremías.

Jeremiah 52

1
Sedequías Tenía 21 años cuando Comenzó a reinar, y Reinó 11 años en Jerusalén. El nombre de su madre era Hamutal hija de Jeremías, de Libna.
2
El hizo lo malo ante los ojos de Jehovah, conforme a todo lo que Había hecho Joacim.
3
Ciertamente el furor de Jehovah estaba sobre Jerusalén y Judá, hasta que los Echó de su presencia. Sedequías se Rebeló contra el rey de Babilonia.
4
Y Aconteció el 10 del mes décimo del noveno año de su reinado que Nabucodonosor, rey de Babilonia, vino con todo su ejército contra Jerusalén. Luego acamparon contra ella, y construyeron muros de asedio contra ella en derredor.
5
La ciudad estuvo sitiada hasta el año 11 del rey Sedequías.
6
En el noveno Día del mes cuarto, Prevaleció el hambre en la ciudad, y no Había alimentos para el pueblo de la tierra.
7
Entonces se Abrió una brecha en la ciudad, y huyeron todos los hombres de guerra. Salieron de noche de la ciudad, por la puerta que Había entre los dos muros, junto al Jardín del rey, mientras los caldeos estaban junto y alrededor de la ciudad. Se dirigieron hacia el Arabá,
8
pero el ejército de los caldeos Persiguió al rey Sedequías y lo Alcanzó en las llanuras de Jericó; y todo su ejército fue dispersado de su lado.
9
Entonces prendieron al rey y lo llevaron ante el rey de Babilonia, en Ribla, en la tierra de Hamat, y éste Pronunció sentencia contra aquél.
10
El rey de Babilonia Degolló a los hijos de Sedequías en su presencia, y también Degolló en Ribla a todos los magistrados de Judá.
11
Y a Sedequías le Sacó los ojos y le Aprisionó con cadenas de bronce. El rey de Babilonia lo hizo llevar cautivo a Babilonia y lo puso en la Cárcel hasta el Día en que Murió.
12
El 10 del mes quinto del año 19 del reinado de Nabucodonosor, rey de Babilonia, Entró en Jerusalén Nabuzaradán, Capitán de la guardia, que Servía en la presencia del rey de Babilonia.
13
Incendió la casa de Jehovah, la casa del rey y todas las casas de Jerusalén; Incendió todo edificio grande.
14
Todo el ejército de los caldeos que estaba con el Capitán de la guardia Demolió todos los muros alrededor de Jerusalén.
15
Nabuzaradán, Capitán de la guardia, hizo llevar cautivos a algunos de la gente empobrecida y al resto del pueblo que Había quedado en la ciudad, a los desertores que se Habían pasado al rey de Babilonia y al resto de los artesanos.
16
Sin embargo, Nabuzaradán, Capitán de la guardia, hizo quedar una parte de la gente Más pobre de la tierra, como viñadores y labradores.
17
Los caldeos destrozaron las columnas de bronce que estaban en la casa de Jehovah, Así como las bases de las pilas Móviles y la fuente de bronce que estaba en la casa de Jehovah; y se llevaron todo el bronce a Babilonia.
18
También se llevaron las ollas, las palas, las despabiladeras, los cucharones y todos los utensilios de bronce con que Servían.
19
El Capitán de la guardia se Llevó también las copas, los incensarios, los tazones para la Aspersión, las ollas, los candelabros, las cucharas y las tazas, tanto los de oro como los de plata.
20
En cuanto a las dos columnas, la fuente y los doce bueyes de bronce que estaban debajo de ella, y las bases de las pilas Móviles que Había hecho el rey Salomón en la casa de Jehovah, no hubo manera de pesar el bronce de todos estos objetos.
21
En cuanto a las columnas, la altura de cada columna era de 18 codos, y su circunferencia era de 12 codos. Eran huecas, y el espesor de sus paredes era de 4 dedos.
22
El capitel de bronce que Había sobre ella era de 5 codos de alto. Y sobre el capitel alrededor Había una red de granadas, toda de bronce. La segunda columna, con sus granadas, Tenía una labor semejante.
23
Había 96 granadas en cada hilera. Todas ellas sumaban 100, encima y alrededor de la red.
24
El Capitán de la guardia Tomó también a Seraías, el sacerdote principal; a Sofonías, el segundo sacerdote; y a tres guardias de la puerta.
25
Y de la ciudad Tomó a un funcionario que estaba encargado de los hombres de guerra, a siete hombres de los Más íntimos del rey que se hallaban en la ciudad, al escriba principal de la milicia, quien reclutaba al pueblo de la tierra, y a sesenta hombres del pueblo de la tierra que se hallaban dentro de la ciudad.
26
Nabuzaradán, Capitán de la guardia, los Tomó y los Llevó al rey de Babilonia, en Ribla.
27
Y el rey de Babilonia los Hirió y los Mató en Ribla, en la tierra de Hamat. Así fue llevada cautiva Judá lejos de su tierra.
28
Este es el Número del pueblo que Nabucodonosor Llevó en cautividad: En el séptimo año hizo llevar cautivos a 3.023 Judíos.
29
En el año 18, Nabucodonosor Llevó cautivos a 832 personas de Jerusalén.
30
Y en el año 23 de Nabucodonosor, Nabuzaradán, Capitán de la guardia, Llevó cautivos 745 personas de los Judíos. Todas las personas fueron 4.600.
31
Aconteció el 25 del mes duodécimo del año 37 de la cautividad de Joaquín, rey de Judá, que Evil-merodac, rey de Babilonia, en el primer año de su reinado, Indultó a Joaquín, rey de Judá, y lo Sacó de la Cárcel.
32
Habló con Joaquín amigablemente y puso su sitial Más alto que los sitiales de los reyes que estaban con él en Babilonia.
33
Cambió su ropa de Prisión, y Joaquín Comía en la presencia del rey siempre, todos los Días de su vida.
34
Continuamente le fue dada su Ración de parte del rey de Babilonia, cada cosa en su Día, todos los Días de su vida, hasta el Día de su muerte.